Centro de Salud Femenina / Análisis y Estudios de Laboratorio

Perfil hormonal femenino

Uno de los estudios más precisos y útiles para conocer tu salud es el perfil hormonal femenino, el cual permite medir ciertas sustancias (hormonas) en el organismo para determinar las causas de distintas afecciones, desde trastornos ováricos, problemas para lograr el embarazo o de infertilidad, hasta padecimientos de la glándula hipófisis o pituitaria (ubicada en la base del cerebro y encargada de regular numerosas funciones).

Bajo la lupa: hormonas femeninas

Aunque el número de hormonas femeninas estudiadas varía según el laboratorio, la prueba de perfil hormonal regularmente se centra en cinco:

Dependiendo del problema a evaluar, es probable que se necesite más de un perfil hormonal femenino a lo largo del ciclo menstrual, ya que los niveles de hormonas varían y puede requerirse un comparativo entre resultados obtenidos en fechas determinadas. En este sentido, es posible que las pruebas subsecuentes se dirijan a estudiar una o varias hormonas femeninas en particular, en lugar de las ya mencionadas.

¿En qué consiste el perfil hormonal femenino?

Para realizar esta prueba se toma una muestra de sangre a través de una vena (por lo general, de la región interior del codo o dorso de la mano). El sitio a puncionar se limpia con desinfectante y, a continuación, se coloca banda elástica alrededor de la parte superior del brazo para concentrar la irrigación sanguínea en la zona.

Luego se introduce una aguja en la vena y la sangre se recolecta en un frasco hermético o tubo especial. Una vez recogida la muestra, la herida se cubre con algodón para prevenir hemorragia.

Llevar a cabo el perfil hormonal femenino no exige preparación especial, aunque algunos laboratorios recomiendan 8 horas de ayuno previo, pero esto es, más bien, requisito de rutina.

¿Hay riesgos por someterse a esta prueba?

El procedimiento que requiere este perfil hormonal es seguro, pero es probable que algunas pacientes sufran inconvenientes durante la extracción de sangre, como mareo, desmayo y hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel que provoca moretón).

Hay que recordar que la aguja a utilizar debe ser estéril y desechable, ya que así se evita la propagación de infecciones como las causadas por los virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o los de la hepatitis B ó C (generan daño al hígado y condicionan formación de cáncer).

Resultados del perfil hormonal femenino

Las cifras esperadas de estradiol son de 30 a 400 pg/mL (picogramos por mililitro) en mujeres antes de la menopausia (última menstruación) y de 0 a 30 pg/mL después de esta etapa.

Los niveles por encima de lo habitual pueden ser síntoma de tumores ováricos, en tanto que las bajas concentraciones se asocian a síndrome de Turner (afección genética en la que una mujer no tiene el par normal de cromosomas X), insuficiencia ovárica y baja producción de estrógenos vinculada con pérdida de peso acelerada o escasa grasa corporal, entre otras afecciones.

En cuanto a la progesterona, los rangos típicos pueden variar según la fase del ciclo menstrual, embarazo o etapa de vida:

Los especialistas estiman que las concentraciones superiores a lo normal pueden deberse a embarazo, tumores ováricos o padecimientos de las glándulas suprarrenales, en tanto que los niveles bajos pueden indicar amenorrea (ausencia de ciclo menstrual), embarazo ectópico (fuera el útero), incapacidad para ovular, muerte fetal o riesgo de aborto espontáneo.

Por su parte, las cifras normales de hormona folículoestimulante también variarán de acuerdo con la edad:

Los trastornos que se pueden asociar con resultados anormales de la hormona folículoestimulante son, entre otros, actividad anormal de la glándula pituitaria anterior, ya sea disminuida (hipopituitarismo) o a la alza (hiperpituitarismo); afecciones del ovario (hipofunción, quistes, cáncer), síndrome de Turner y anorexia, todas ellas alteraciones que dañan la vida y salud de la mujer.

Asimismo, los valores normales de hormona luteinizante en sangre son 5 a 25 UI/l (unidades internacionales por litro), y cuando están por encima de estas cifras, pueden ser indicadores de hipofunción ovárica, menopausia, ovario poliquístico y síndrome de Turner. En cambio, los niveles por debajo de lo normal pueden indicar hipopituitarismo.

Por último, se estima que los valores normales de prolactina en mujeres no embarazadas registran 2 a 29 ng/mL (nanogramos por mililitro), y en embarazadas, 10 a 209 ng/mL.

La elevación de la prolactina se asocia habitualmente con traumatismo o irritación de la pared torácica, enfermedad del hipotálamo, actividad disminuida de la tiroides (hipotiroidismo), afecciones renales, tumor de la hipófisis (prolactinoma) y toma de ciertos medicamentos, como antidepresivos y anticonceptivos. Los niveles reducidos, en cambio, no se relacionan con alguna afección.

La interpretación de los resultados del perfil hormonal femenino corresponderá exclusivamente al médico tratante, quien realizará el diagnóstico tomando en cuenta la historia clínica, signos y síntomas de la paciente, así como otros análisis, entre ellos examen de hormonas tiroideas y estudios de imagen.

Mereces vida y salud plena, así que no descartes este estudio si tu médico lo solicita.

Fuentes:



Artículos Relacionados

Perfil hormonal femenino infantil
Análisis de hormona folículo estimulante en sangre