Rinoplastia, cirugía estética en la nariz - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cirugía de nariz, cuestión de vanidad

Miércoles 22 de marzo del 2017, 01:17 pm, última actualización

La nariz capta información imperceptible a ojos y oídos (por ejemplo, una fuga de gas), y es filtro del aire que respiramos. Pese a sus funciones, su forma no siempre es agradable para algunas personas, quienes buscan cambiarla mediante cirugía estética.

Cirugía de nariz, cuestión de vanidad

Bien dicen que nunca estamos a gusto con lo que tenemos, pues quien es alto desearía poseer menor estatura, el de cabello lacio quiere rizarlo y el delgado aspira a ganar peso, por sólo mencionar algunos ejemplos. Lo mismo les ocurre a las personas que se sienten inconformes con su nariz, ya sea porque la consideran pequeña, grande, chata, aguileña, corta o alargada, motivo por el cual recorren consultorios y clínicas en busca de un cirujano plástico calificado que corrija lo que consideran defectuoso.

Por lo anterior, ha adquirido gran popularidad la rinoplastia, que es la intervención quirúrgica que se practica para corregir deformidades y modificar estructuras óseas y cartilaginosas en nariz, con lo que se puede mejorar la armonía en las facciones del rostro. Cabe destacar que durante la misma cirugía puede arreglarse, si fuera el caso, la desviación del tabique nasal (lámina de hueso y cartílago que separa internamente a la nariz en dos fosas nasales) para mejorar la función respiratoria.

Intervención

Es importante que quienes deseen someterse a rinoplastia se fijen metas realistas, es decir, que sólo busquen mejorar la apariencia de su nariz para adquirir mayor confianza en sí mismos y no pretendan que ésta sea completamente perfecta o distinta, pues dicha intervención quirúrgica no tiene como fin lograr que el paciente parezca otra persona. Al respecto, el cirujano plástico propondrá diversas opciones, las cuales se ajustarán a la forma del rostro y facciones.

Ahora bien, al igual que en toda cirugía, es necesario comprobar que el estado de salud del paciente es óptimo, lo cual se constata mediante auscultación física y análisis de laboratorio (sangre y orina). Posteriormente, el médico proporciona diversas indicaciones, entre las que destacan evitar fumar por lo menos desde una semana antes de la cirugía y acudir a ésta con 12 horas de ayuno.

Una vez en el quirófano, se aplica anestesia general, o bien, de tipo local más sedación (administración de medicamento que evita que el paciente perciba estímulos físicos), para posteriormente realizar pequeñas incisiones a través de los orificios de la nariz que permiten levantar la piel. Mediante éstas el cirujano corta y modela el hueso y cartílago nasal para conseguir la forma deseada (en ocasiones se requieren injertos de tejido óseo provenientes de la misma persona o algún material sintético) y, finalmente, ajusta y fija la epidermis con algunos puntos.

Cuando la intervención quirúrgica finaliza, se coloca sobre la nariz especie de enyesado que ayudará a mantener su nueva forma, asimismo, para impedir que se presente sangrado se colocan tapones en ambos orificios nasales, los cuales se retiran después de 1 ó 2 días.

Y después...

Tras la cirugía y, sobre todo, durante las primeras 24 horas, se manifiesta inflamación en rostro, hay molestias en nariz y dolor de cabeza, malestares que ceden mediante la administración de analgésicos y antiinflamatorios prescritos por el cirujano; de igual forma es necesario permanecer acostado con la cabeza elevada durante el primer día.

Conforme pasan las horas el paciente puede percibir mayor inflamación y moretones alrededor de los ojos, síntomas que disminuyen significativamente después de dos semanas, tiempo que también debe transcurrir para retirar enyesado y puntos. Por otra parte, es necesario saber que durante los primeros días se produce ligero sangrado nasal, ante lo cual es muy importante limpiar la zona con suma delicadeza.

Para prevenir complicaciones (por ejemplo, hemorragias e infecciones) es indispensable seguir dieta baja en grasas y evitar por al menos 6 u 8 semanas actividades extenuantes (correr, caminar apresuradamente o practicar ejercicio), movimientos bruscos, fumar y asolearse.

Considera que cuando la rinoplastia es realizada por un cirujano plástico altamente calificado es poco frecuente que se presente alguna dificultad que ponga en riesgo la salud del paciente y que se tengan problemas relacionados con cicatrices notorias (normalmente son muy finas y se encuentran en el interior de la nariz).

En cuanto a los resultados, toma en cuenta que no se puede emitir juicio inmediatamente después de la intervención quirúrgica, ya que es preciso que transcurra hasta un año para que los tejidos se estabilicen. Y no olvides que la intención de esta cirugía no es proporcionarte nueva nariz que llame la atención, sino armonizarla con el resto de tus facciones.

SyM - Lorena Rodríguez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore