Pomuloplastia, cirugía estética para realzar los pómulos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

10 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cirugía de pómulos, para resaltar el rostro

Miércoles 22 de marzo del 2017, 01:18 pm, última actualización

Cada vez más personas recurren a la cirugía estética para mejorar su apariencia e incrementar su autoestima. Una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentes es la que permite realzar los pómulos, la cual puede cambiar asombrosamente el aspecto del rostro.

Cirugía de pómulos, para resaltar el rostro

Cuando los pómulos (también denominados huesos malares) no son lo suficientemente sobresalientes, el rostro puede parecer plano y sin definición, característica física que puede tener como causa la herencia familiar o el envejecimiento, pues este último ocasiona que las estructuras faciales pierdan su forma.

Antes de la operación

Los pacientes que se someten a alguna intervención quirúrgica deben seguir al pie de la letra las indicaciones recomendadas por el cirujano, en primer lugar, es preciso cuidar su alimentación y no consumir café ni bebidas alcohólicas. Igualmente, es fundamental dejar de fumar al menos un mes antes de la operación, ya que la nicotina ocasiona que los vasos sanguíneos se estrechen y, por ende, la circulación de la sangre sea deficiente, lo que da lugar a insuficiente oxigenación de los tejidos con el consecuente riesgo de que éstos mueran.

En cuanto a los medicamentos, durante las dos semanas previas a la intervención quirúrgica no deben administrarse ácido acetilsalicílico ni vitamina E debido a que interfieren con el proceso de coagulación. Asimismo, en la mayoría de los casos se aconseja, al menos 15 días antes de la cirugía, no exponerse al Sol ni usar cosméticos.

Además de lo anterior, es obligatorio que el cirujano plástico realice una revisión preoperatoria, la cual incluye análisis de sangre, electrocardiograma (estudio que mide la actividad del corazón) y radiografía del tórax, a lo que se suma la toma de fotografías del rostro para poder hacer comparaciones de la apariencia antes y después de la intervención quirúrgica.

También es importante la preparación psicológica, en este sentido quien se quiere someter a cirugía estética debe estar consciente de que tras la operación necesitará tiempo para poder apreciar objetivamente los resultados, ya sin moretones, vendas o heridas.

Procedimiento

La cirugía de pómulos o pomuloplastia puede ser realizada con anestesia general, o con local más sedación (sólo se aplica un anestésico en el área a intervenir y se administra un calmante para tener relajado al paciente), independientemente si el procedimiento para aumentar los huesos malares se realiza de las siguientes maneras:

  • Prótesis de pómulos. Se introducen a través de incisiones intraorales (dentro de la boca) o, en algunos casos, en los mismos cortes que se utilizan en la intervención de párpados inferiores (blefaroplastia), es decir, centímetros debajo de éstos. Posteriormente, se sutura o cose la zona con material que el organismo es capaz de absorber, y se coloca un vendaje.
  • Injerto de grasa en pómulosConsiste en aportar volumen a los pómulos y modificar su contorno mediante la inyección de grasa proveniente del abdomen del paciente, sustancia que previamente es sometida a proceso de depuración (se filtran los elementos que pudieran se dañinos para el rostro).

Cabe destacar que los huesos malares no sólo son intervenidos para aumentar su volumen, pues aunque este procedimiento es el más común, llega a haber personas que los tienen demasiado desarrollados y requieren que dichas estructuras sean reducidas mediante especie de "limado".

Ahora bien, en cualquier caso, posterior a la cirugía se presenta inflamación, la cual suele disminuir con el paso de los días y desaparecer por completo a las dos semanas, aunque en ocasiones puede persistir pequeño edema (acumulación de líquido) durante un par de meses. Por estas razones se recomienda aplicar compresas frías en la zona y evitar cualquier tipo de ejercicio físico durante un mes.

Por otra parte, es necesario tener presente que los primeros días del periodo posoperatorio pueden sentirse molestias al abrir la boca o mover los labios, por lo que conviene seguir dieta blanda (constituida por caldos, gelatina, frutas y vegetales cocidos). Asimismo, debe evitarse recibir besos en el área intervenida y dormir sobre las mejillas, así como exponerse al Sol, ya que estas acciones pueden incrementar la inflamación.

Además, para que los resultados sean óptimos también se requiere seguir al pie de la letra las indicaciones del cirujano en cuanto a higiene de la herida, reposo, administración de medicamentos (analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos) y acudir a todas las revisiones.

Por último, considera que no hay que tener miedo a la cirugía estética si está destinada a eliminar complejos, pero es necesario informarse al respecto y, sobre todo, acudir a un especialista altamente calificado y certificado por la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, pues esta área de la Medicina llega a ser practicada por personas poco éticas.

SyM - Lorena Rodríguez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore