Vaginoplastia, cirugía para rejuvenecer la vagina - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Rejuvenece tu vagina mediante cirugía

Miércoles 22 de marzo del 2017, 01:23 pm, última actualización

Vinculada directamente al placer y a la reproducción a través del proceso de parto, la vagina puede sufrir modificaciones estructurales que afecten sus funciones. Ante ello, la ciencia médica no se ha quedado de brazos cruzados y ofrece restituir su condición mediante sencilla intervención quirúrgica: vaginoplastia.

Rejuvenece tu vagina mediante cirugía

Una de las principales lesiones en la vagina se llama prolapso, es decir, pérdida de tonicidad y elasticidad de los músculos que la rodean, producida en 95% de los casos por partos largos y difíciles o en elevado número; el porcentaje restante se debe a razones genéticas o cuando la mujer se ha sometido a esfuerzos excesivos y constantes. El inconveniente radica en que al perder su tensión, músculos de vejiga, útero y los que forman el piso pélvico -entre ellos los esfínteres del ano y uretra (conducto por donde se elimina la orina)-, van debilitándose paulatinamente llegando incluso a perder elasticidad, fuerza y control, en lo que se conoce popularmente como ensanchamiento o relajamiento vaginal.

Bajo estas circunstancias, la vagina ya no se encuentra en su estado fisiológico óptimo, sus diámetros interno y externo aumentan y los músculos del perineo (área entre la hendidura vulvar y el ano, cuya piel está poblada por numerosas terminaciones nerviosas que producen placer) son débiles y no tienen suficiente soporte.

De lo anterior se derivan dos problemas: incontinencia urinaria; debido a la pérdida de firmeza de la vejiga es posible que involuntariamente la retención de orina ceda y ésta se expulse, especialmente cuando la mujer tose, estornuda o realiza esfuerzos exagerados; el otro es la paulatina ausencia de placer sexual, propio y de su pareja, al no sentir el roce suficiente en las paredes vaginales.

Para determinar el estado de la tonicidad muscular, el ginecólogo deberá hacer un examen físico de la vagina e historia clínica de la paciente, de manera que se conozca el número de hijos por parto natural, el tiempo de cada proceso, así como tamaño y peso de cada bebé, pues éstos son factores que incidirán en la condición del órgano genital femenino, antecedentes que deberán complementarse con información de las actividades rutinarias de la mujer, ya que si permanece mucho tiempo de pie o realiza esfuerzos reiterados propiciará que los músculos vaginales también pierdan tonicidad.

Con y sin bisturí

Existen dos tratamientos para el prolapso vaginal: el primero se refiere a los llamados ejercicios de Kegel, que datan de 1950 y fueron desarrollados para tonificar los músculos del piso pélvico. Para ello deben contraerse de manera sostenida dichos músculos por espacio de 10 a 15 segundos, 15 a 20 veces por día, aunque algunos especialistas recomiendan hacerlos hasta 50 a 100 veces por día, dependiendo de la severidad del caso. Las prácticas se pueden llevar a cabo en cualquier momento, así sea manejando el auto o simplemente sentada en la oficina.

Por otra parte, es importante mencionar la reconstrucción vaginal por medio de intervención quirúrgica, vaginoplastía, operación que consiste en recortar la mucosa vaginal sobrante, de manera que se recupera en algún grado su tensión original. En casos de prolapso extremo, la cirugía corrige la condición de todos los músculos de la zona.

La intervención es recomendada para mujeres que han decidido no tener más hijos, aunque esta no es impedimento para volver a dar a luz. No es considerada de alto riesgo y sólo requiere una convalecencia de dos días en el hospital, un par de semanas en casa, y no más de dos meses de abstinencia sexual.

Ahora bien, esta misma operación puede tener un sentido estético más que ginecológico, y cumplirá más con los deseos de recuperar el placer sexual que se ha perdido por el prolapso vaginal. Esta técnica emplea rayo láser, anestesia local y puede ser específica para cierta región o bien combinada; las más recurrentes son: 

  • Labioplastía reductora. Este procedimiento puede modelar los labios menores de la vagina que son demasiado grandes, o de longitudes desiguales. La técnica también puede reconstruir la fuerza de estos tejidos que se ha perdido debido al proceso de envejecimiento, partos o posibles lesiones.
  • Labioplastía de aumento. Los labios mayores pueden adquirir una apariencia más juvenil al transplantar grasa proveniente de la misma paciente, obtenida mediante la extracción en alguna otra parte del organismo (lipoescultura). 
  • Lipoescultura vulvar. Consiste en obtener grasa del monte de Venus (tejido graso blando que cubre el hueso pelviano y que en la pubertad se cubre de vello) y de las partes superiores de los labios mayores, logrando un contorno estéticamente atractivo.
  • Perineoplastía. Puede rejuvenecer el perineo flojo o envejecido, y también mejorar los labios mayores (externos) y los labios menores relajados. Este procedimiento puede proporcionar una vulva de apariencia más juvenil. 
  • Himenoplastía o reconstrucción del himen, es decir, la membrana delgada de tejido que cubre el canal vaginal, y que puede ser rota por contacto sexual. Este procedimiento puede repararlo y dejarlo como si nunca hubiera sido tocado.

A recuperar placer

Según los sexólogos de reconocimiento mundial Masters y Johnson, la satisfacción sexual femenina no radica únicamente en la estimulación del clítoris, sino también en la cantidad de fricción generada por los músculos vaginales, lo cual se mejora notablemente al restituir tono, fuerza y control muscular de la zona. La vaginoplastía lo permite, pues a través de ella también disminuye el diámetro interno y externo del canal vaginal, remueve el exceso de mucosa vaginal y reconstruye completamente el perineo, aumentando así su potencial para producir el orgasmo.

Es de vital importancia que si has decidido recurrir a la vaginoplastía, consultes a tu ginecólogo de confianza o al cirujano plástico que pueda comprobar experiencia en este tipo de intervenciones, pues se trata de una zona muy delicada que no debe ponerse en manos de cualquier oportunista.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore