Sarcopenia, pérdida involuntaria de masa muscular - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sarcopenia, envejecimiento que puedes prevenir

Miércoles 21 de junio del 2017, 08:42 pm, última actualización.

La pérdida involuntaria de músculo asociada al envejecimiento es trastorno que afecta a 1 de cada 4 adultos mayores de 65 años de edad y, en casos graves, puede producir discapacidad. Existen diferentes opciones para el tratamiento de sarcopenia, pero sólo una para prevenirla. ¿Quieres saber cuál es?, ¡da clic! 

Sarcopenia, Discapacidad, Envejecimiento, Masa muscular
Sarcopenia, envejecimiento que puedes prevenir

Sarcopenia: pérdida involuntaria de músculo

Un adulto que pierde estatura con la edad o se convierte en persona frágil que depende de los demás para realizar sus actividades cotidianas tiene grandes posibilidades de sufrir sarcopenia, trastorno que consiste en la pérdida gradual de masa, fuerza y función de los músculos esqueléticos relacionada con el envejecimiento.

Según estadísticas, entre los mayores de 65 años afecta a 1 de cada 4 individuos, pero una vez superada la octava década de vida, el problema se presenta en la mitad de ellos. Esto explica el elevado riesgo que enfrentan los adultos de la tercera edad de sufrir caídas y fracturas.

Entre sus causas se incluyen factores del propio músculo y cambios del sistema nervioso central, además de factores hormonales y de estilo de vida. Diversas hormonas y sustancias inflamatorias afectan la función y masa muscular, por ejemplo, la reducción de testosterona y estrógenos que acompaña a la vejez, acelera la pérdida de masa muscular.

Envejecimiento no significa discapacidad

A partir de la cuarta década de vida, la masa muscular del ser humano disminuye 1 a 2% por año, en tanto la fuerza muscular registra reducción anual de 1.5% entre los 50 y 60 años de edad, y posteriormente el descenso es de 3% cada año.

Por tanto, para evitar esta condición que resta fuerza y funcionalidad, los médicos recomiendan practicar ejercicio de manera constante y, sobre todo, adecuado a las necesidades y características del individuo.

Según estudio reciente de la Universidad de Alabama, en Birmingham, Estados Unidos, la movilidad es indicador clave de un envejecimiento sano, es decir, en la medida en que una persona aumente su actividad física, en igual forma vivirá la tercera edad con salud y sin riesgo de discapacidad.

De hecho, los investigadores advierten que los problemas para moverse con libertad con frecuencia son señal de un declive funcional inminente entre adultos mayores, lo que puede afectar su capacidad de ser individuos independientes e, incluso, causar depresión.

Ejercicios para mejorar resistencia

Muchos estudios han comprobado que en adultos de edad avanzada la actividad física ofrece múltiples beneficios. Por ejemplo, los ejericcios de resistencia, aquellos que ponen los músculos, articulaciones y tejidos circundantes bajo estrés de alta intensidad y corta duración (levantamiento de pesas o estiramiento con ligas, por ejemplo), contrarrestan la pérdida muscular relacionada al envejecimiento porque fortalecen brazos, pantorrillas y rodillas luego de varias semanas (al menos, doce) de entrenamiento.

Igualmente, seguir rutina de ejercicios 2 ó 3 veces a la semana se traduce en incremento significativo de la fuerza muscular, velocidad de marcha y capacidad de ponerse de pie de una silla sin ayuda o, incluso, de evitar el elevador para subir uno o dos niveles.

Así que mantenerse activo es una de las mejores medidas para prevenir la sarcopenia y la fragilidad que caracteriza al ser humano en edades avanzadas. Mejor aún, si estás en buena condición física antes de un accidente o de una enfermedad, la práctica de ejercicio te ayudará a recuperarte más rápidamente.

Nutrición, clave para fortalecer los músculos

Finalmente debemos señalar la importancia de combinar una dieta saludable con actividad física y mental regular durante la edad adulta.

Muchas personas mayores no consumen la cantidad de proteína que su organismo requiere, ya que en su menú diario incluyen cada vez menos leche, queso, yogurt, carnes (de ave, pescado y ternera), huevos o nueces.

Sin embargo, deben hacerlo si quieren evitar la sarcopenia. Para ello, es preciso que acudan al médico para conocer la mejor forma de elevar su ingesta proteica e, incluso, saber si es necesario que recurran al uso de suplementos de proteínas y/o vitaminas para fortalecer su masa muscular.

SyM - Eduardo J. Ruiz

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore