Adictos a las selfies, reflejo de la calidad de la vida sexual - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Lo que dicen las selfies de tu vida sexual

Miércoles 05 de abril del 2017, 03:56 pm, última actualización

A los autorretratos que habitualmente publicamos en redes sociales se les conoce como selfies. Esta palabra se ha hecho tan popular que incluso diccionarios como el Oxford de la lengua inglesa la han aceptado tras extenderse su uso a nivel mundial. Pero ¿por qué la gente se toma selfies?, ¿con ellas se manifiesta necesidad de aprobación?, ¿qué aspectos psicológicos y sexuales revelan?

Adictos a las selfies, Autorretratos, Qué dicen tus selfies sobre tu vida sexual
Lo que dicen las selfies de tu vida sexual

Exceso de selfies, ¿por qué su éxito?

En la actualidad, cualquier persona puede tomarse fotografías con el celular y compartirlas por Internet; el arte de la imagen pasó de ser simple conservador de la memoria a medio para mantener o incrementar el flujo de información (se calcula que cada día sólo los usuarios de Instagram publican hasta 60 millones de fotos). Por tanto, publicar autorretratos a diario es la forma de decirles a otros: "estoy aquí, soy parte de la información global".

Hay quienes aseguran que las selfies son la evolución lógica de los llamados emoticons, los cuales ayudan a expresar emociones en los mensajes de texto, pues en lugar de agregar una simple animación, se envía una imagen real que permite mostrar a los “amigos” nuestro estado de ánimo.

Las selfies ofrecen también la oportunidad de mostrar la mejor de nuestras caras y aproximarla a la imagen que deseamos proyectar, es una forma de gustarse más a uno mismo para ser aceptado por la gente; funcionan como un espejo que puede descartar la imagen propia que no se ajusta a las expectativas personales.

¿Qué dicen tus selfies sobre tu vida sexual?

Un estudio elaborado por la Universidad Wageningen de Holanda (“La fotografía de las dificultades y la soledad”) determinó que el exceso de selfies es un síntoma que presentan personas con baja actividad sexual.

Dirigida por el holandés Christyntjes Van Gallagher con la finalidad de hallar los motivos para exponer la privacidad en redes sociales, aun en temas sexuales, la investigación analizó autorretratos y los comparó con la realidad de sus protagonistas. Se observó que muchas personas suelen tomarse fotos con el celular para ocultar su personalidad insegura y su falta de sexo.

En total se analizaron a 800 adictos a las selfies; 83% de ellos no tenía una vida sexual activa, contradiciéndose con sus perfiles de redes sociales, en donde se definían como "sexys" y "desead@s".

Además, el estudio señaló que por cada 45 fotografías cargadas al mes, las personas sólo mantuvieron 2 relaciones sexuales. “Publicar selfies en Internet puede ser una forma de liberar la insatisfacción sexual“, señaló Gallagher.

Selfies eróticas

Quienes publican autorretratos en redes sociales no sólo se han conformado con mostrar parte de su vida pública, también exhiben sus momentos íntimos con selfies sexuales previas o posteriores a sus relaciones (selfies aftersex). Incluso existen aplicaciones especialmente diseñadas para compartir selfies eróticas, ya que las redes sociales tradicionales censuran este tipo de contenidos.

Hombres y mujeres que recurren a las selfies sexuales alegan que son un estímulo para la relación, pues la naturalidad del autorretrato hace que la fantasía parezca mucho más cercana a la realidad.

Selfies y vida sexual se mezclan entonces para que la pareja experimente sensaciones similares a las de incorporar a un tercero a la relación, pero con menor riesgo: todos los ven, pero nadie participa con ellos.

En cierta forma, convergen en conductas que van desde el exhibicionismo hasta la necesidad de llenar vacíos emocionales. “Todos tenemos un ego y un componente narcisista que nos lleva a dejar en evidencia algo que nos haga más atractivos”, asegura Luis Fernando Orduz, presidente de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis.

Otros expertos en Psicología consideran que el afán de algunas personas por “destaparse” excesivamente obedece a necesidad de aceptación propia: querer ser protagonistas siempre y, con tal de lograrlo, buscar formas de llamar la atención sin importar el precio a pagar.

Adictos a las selfies tienen algo más qué decir

Diversos sociólogos y psicólogos han coincidido en que la gente exhibe solamente lo que quiere mostrar en redes sociales, construyendo una imagen “ideal” que ponen a consideración de los demás como necesidad de aprobación, lo que por un lado podría hablar de personas con baja autoestima o, por el otro, referirse a actos de vanidad que indican narcisismo, pues ser reconocido, amado o admirado genera placer. Así, las selfies sólo son un instrumento para satisfacer esta conducta.

El narcisismo es un desorden de la personalidad que involucra preocupación por la propia imagen y por cómo es percibida por los demás. Los narcisistas buscan la gratificación de la vanidad y la admiración de sus atributos físicos e intelectuales.

Estos individuos, por ejemplo, actualizan con frecuencia su perfil de Facebook varias veces al día, publican selfies y utilizan frases o calificativos para vanagloriarse (según estudios realizados por Facebook a usuarios de esta red social entre los 18 y 25 años de edad, basados en la escala Rosenberg de autoestima y del Narcissisim Personality Inventory, NPI). Si bien la gente joven usa este medio para ampliar su círculo de amigos y enriquecer sus puntos de vista, los puede llevar a sobrevalorar su opinión.

Prestar demasiada atención a las fotografías publicadas, a quiénes las ven, les agradan o las comentan, es síntoma de que las selfies están causando un problema de adicción.

El uso excesivo de las redes sociales podría derivar en afecciones mentales, especialmente aquellas relacionadas con falta de confianza hacia uno mismo y tanto si no se obtiene el efecto deseado como si las respuestas son numerosas:

  • Déficit de atención e hiperactividad.
  • Depresión.
  • Trastornos obsesivos-compulsivos.
  • Paranoia (desconfianza y recelo de los demás en exceso).
  • Trastorno de personalidad narcisista.
  • Hipocondría (creencia de que síntomas físicos son consecuencia de un padecimiento grave, incluso sin haber datos médicos que respalden la presencia de enfermedad).
  • Adicción.

Que las parejas intercambien selfies sexuales puede ser práctica muy excitante y recomendable para encender el deseo (las tendencias más fuertes al respecto son las imágenes que muestran los órganos sexuales). Sin embargo, exponer la privacidad en redes sociales es asunto que amerita realizar acto de conciencia sobre las razones que nos llevan a hacerlo: narcisismo, exhibicionismo, baja autoestima, entre otras.

El problema no es tomarse fotos con el celular, sino descubrir si somos adictos a las selfies, si tenemos algún conflicto por resolver, y entender que Internet es basta vía de comunicación, por lo que no sabemos en manos de quién pueden caer los autorretratos exponiendo nuestra intimidad física y emocional.

SyM - Jenny Ramírez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore