Bazo: funciones y posibles problemas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

10 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Bazo: funciones y posibles problemas

Martes 28 de marzo del 2017, 03:22 pm, última actualización

El bazo es un órgano esponjoso, suave y color púrpura situado en la parte superior del abdomen, cuyas funciones son eliminar materiales de desecho de la sangre y defender al organismo de agresiones externas. Hay ocasiones en que su funcionamiento se altera y es necesario extirparlo.

Funciones y problemas del bazo

¿Para qué sirve el bazo?

Es importante saber que el bazo está constituido por dos tipos de tejido denominados pulpa blanca y roja. El primero de ellos tiene la labor de producir linfocitos (células sanguíneas que forman parte de los glóbulos blancos), los cuales participan de manera activa en la lucha contra infecciones.

Por su parte, la llamada pulpa roja contiene otros glóbulos blancos (fagocitos) que se encargan de "ingerir" elementos que pueden ser perjudiciales o que ya no le sirven al organismo, como bacterias o células defectuosas presentes en la sangre. Pero ahí no termina la labor de dicha porción del bazo, ya que también controla a los glóbulos rojos; determina cuáles son demasiado viejos o anormales y los destruye.

Al respecto, el cirujano Jesús Reyes Zamorano refiere que "el bazo es un órgano situado justo debajo de las costillas, el cual pesa entre 100 y 250 gramos y, pese a sus labores de defensa y purificación, hay ocasiones en que estas funciones pueden verse afectadas debido a la existencia de trastornos en la sangre, ruptura del bazo a causa de accidentes o golpes severos y enfermedades que generan hiperesplenismo, trastorno que ocasiona que el bazo trabaje exageradamente y, por ende, destruya células sanguíneas sin control. Ante tal situación se hace necesaria la extirpación del órgano".

"Cabe destacar que con la extirpación del bazo, el organismo pierde parte de su capacidad para producir anticuerpos y eliminar bacterias de la sangre, lo que en consecuencia hace más susceptible al paciente a adquirir infecciones. No obstante, con el paso del tiempo, el hígado, principalmente, aumenta sus defensas para compensar dicha pérdida y ello impide que se sufran este tipo de padecimientos".

Ubicación del bazo

Problemas del bazo

Entre los diversos problemas que este órgano presenta, está el aumento del tamaño del bazo, el cual puede ser generado por cáncer en sangre e infecciones crónicas. Cuando lo anterior ocurre, dicho órgano incrementa su capacidad de atrapar y almacenar células sanguíneas, lo que puede reducir la cantidad de glóbulos rojos y blancos, así como las plaquetas (encargadas de la coagulación) presentes en la circulación.

En el momento en que el bazo agrandado atrapa gran cantidad de células sanguíneas anormales, éstas lo obstruyen e interfieren en su funcionamiento, pues cuantas más estructuras celulares captura, más crece.

Es necesario tomar en cuenta que cuando el bazo elimina demasiadas células sanguíneas de la circulación se pueden presentar diversos padecimientos, por ejemplo, anemia (escasa cantidad de glóbulos rojos), infecciones frecuentes (debido al reducido número de glóbulos blancos) y trastornos hemorrágicos (por falta de plaquetas). Finalmente, el bazo demasiado agrandado también atrapa células sanguíneas normales y las destruye junto con las anormales.

¿Cuándo es necesaria la extirpación del bazo?

A la cirugía mediante la cual se extirpa el bazo se le llama esplenectomía, procedimiento que forma parte del arsenal terapéutico en aquellas enfermedades de la sangre donde el bazo se convierte en el órgano de destrucción predominante de las células del vital líquido.

De acuerdo al Dr. Reyes, además de las afecciones antes descritas hay otras condiciones en las que se puede requerir la extirpación del bazo, por ejemplo:

En caso de emergencia:

  • Lesión importante en el órgano con sangrado incontrolable.
  • Ruptura del bazo espontánea.

En caso electivo (cuando hay tiempo de elegir el tratamiento):

  • Anemia hemolítica. Trastorno en el cual los glóbulos rojos de la sangre se destruyen más rápido de lo que la médula ósea (tejido esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos) puede producirlos.
  • Esferocitosis hereditaria. Enfermedad que afecta a la membrana de los glóbulos rojos, de modo que las células más dañadas se destruyen fácilmente y ello da lugar a anemia grave.
  • Linfomas. Tumores cancerosos que invaden al sistema que se encarga de transportar las defensas a todo el organismo, al cual se le denomina linfático.
  • Púrpura trombocitopénica idiopática. Enfermedad que se caracteriza por disminución considerable de plaquetas (elementos que intervienen en la coagulación de la sangre), por lo cual se presentan hemorragias en la piel que forman manchas de color violeta, como los populares moretones (equimosis), o diminutos puntos rojos debajo de la piel que son el resultado de hemorragias muy pequeñas (petequias).
  • Trombosis de los vasos sanguíneos del bazo. Formación de coágulos en venas y arterias que impiden que la circulación sanguínea del órgano se efectúe adecuadamente.

Para detectar dichos padecimientos es preciso que el médico palpe el bazo, el cual en muchas ocasiones puede sentirse agrandado, lo que deberá apoyarse con una radiografía del abdomen; en algunos casos se puede solicitar la realización de una tomografía, estudio que proporciona imagen más detallada (muestra lesiones o ruptura del órgano). Por otra parte, también es fundamental efectuar análisis de sangre para determinar si hay reducción en el número de las células que la conforman, además de examen de médula ósea debido a que puede detectar la presencia de cáncer en la sangre.

Una vez confirmado el diagnóstico se procede a la esplenectomía o extirpación del bazo, intervención quirúrgica que se realiza con el paciente bajo anestesia general en la que se hace una incisión en el abdomen, se ubica al órgano y se separa de sus adherencias a las estructuras circundantes. Luego de ello, se retira el bazo del abdomen, se vigila la hemorragia y se cierra el corte abdominal.

Cabe destacar que la extirpación del bazo puede efectuarse mediante cirugía abierta y laparoscópica; esta última consiste en hacer cuatro orificios, a través de los cuales se introducen unas pinzas especiales y pequeña cámara que le permiten al médico intervenir al paciente vigilando el proceso a través de un monitor.

Aunque las indicaciones son prácticamente las mismas para cirugía abierta o de invasión mínima, "la principal ventaja entre ambos procedimientos quirúrgicos es el beneficio cosmético (por el tamaño de la herida), ya que no hay diferencias significativas, como en el tiempo de recuperación y complicaciones, aunque sí la hay en el costo. El mejor candidato es aquel paciente con bazo pequeño, mientras que en individuos con bazos de grandes proporciones el beneficio de una cirugía laparoscópica es más cuestionable", advierte el cirujano.

La recuperación del paciente tras la intervención quirúrgica suele ser rápida y requiere un periodo de hospitalización menor a una semana (1 a 2 días en caso de esplenectomía laparoscópica) y la curación completa se llega a presentar en un lapso de 4 a 6 semanas.

Es muy importante tener en cuenta que la extirpación quirúrgica del bazo aumenta la susceptibilidad a ciertas infecciones, particularmente las causadas por neumococos y meningococos. "Por esta razón los pacientes que se someten a esplenectomía, sobre todo niños, se deben vacunar contra estos gérmenes antes (cuando el procedimiento es electivo) o después (cuando se trata de un caso de emergencia). Asimismo, se requiere tratamiento con antibióticos a manera de prevención antes, durante y después del procedimiento", indica el doctor Reyes Zamorano.

Ahora bien, después de la cirugía el organismo puede reaccionar de diversas maneras por la ausencia del bazo, lo cual puede incluir trombocitosis (aumento del conteo de plaquetas, que puede causar coágulos sanguíneos), hemólisis (destrucción de glóbulos rojos) y aumento de la susceptibilidad a infecciones severas, problemas a los que se les debe dar un manejo especial mientras el cuerpo logra adaptarse.

Queda por decir que el resultado de la esplenectomía varía dependiendo de la enfermedad que se padezca o de la extensión de otras lesiones, no obstante, en la mayoría de los casos el paciente logra recuperarse completamente.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore