Carotenemia: la piel cambia de color - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Carotenemia: la piel cambia de color

Martes 28 de marzo del 2017, 01:26 pm, última actualización.

Aunque se encuentra en deliciosas frutas y verduras de color naranja y rojo (naranjas, zanahorias, pimientos, fresas, calabazas, moras o arándanos, por ejemplo), el betacaroteno es un pigmento vegetal que puede alterar el color de tu piel si lo consumes en exceso, condición llamada carotenemia. Conoce las causas de este trastorno, también llamado carotenodermia o carotenosis, y cómo tratarlo.

Carotenemia, Coloración amarillenta de la piel
Carotenemia: la piel cambia de color

Tono de piel amarillo o anaranjado

Las enfermedades de la piel llaman poderosamente la atención porque a menudo revelan algún desorden "superficial" y frecuente, por ejemplo, acné o algunas alergias, o bien, se relacionan con problemas de salud internos, como es el caso de la carotenemia, alteración en la que el tono epidérmico se torna amarillo o anaranjado, preocupando de sobremanera a quien la padece.

A pesar de su espectacularidad, se trata de un estado que casi siempre es pasajero e inofensivo, de modo que en la mayoría de pacientes las consecuencias son puramente visuales y estéticas.

Betacaroteno en frutas y verduras

El origen de esta alteración se encuentra en los carotenos, que son responsables de la coloración anaranjada o rojiza que caracteriza a ciertas verduras, frutas y hasta algunos alimentos de origen animal.

Se conocen aproximadamente 600 compuestos de esta familia, pero los más conocidos son el betacaroteno (excelente antioxidante utilizado por el organismo para elaborar vitamina A) y el licopeno (agente que le proporciona su tono característico a los jitomates).

Es importante señalar que presentar carotenodermia es consecuencia de comer gran cantidad de vegetales y frutas (como lo hacen los vegetarianos), o ingerir dosis considerablemente elevada de productos vitamínicos que contengan carotenos. Lo más común, en todo caso, es que aparezca la coloración amarilla o anaranjada en piel de manos y pies.

Cabe mencionar que este desequilibrio también puede ser síntoma de anorexia (pérdida de peso por dejar de comer) y vigorexia (realizar ejercicio físico de manera obsesiva), enfermedades en las que el individuo sufre distorsión de la percepción de su constitución física, lo cual genera su consumo de grandes cantidades de vegetales y frutas.

¿Carotenemia o ictericia? ¡No confundas!

Otras alteraciones relativas a la hiperpigmentación de la piel podrían confundirse con carotenemia. La más semejante es ictericia o coloración amarillenta de la piel, provocada por la acumulación de bilirrubina, un subproducto de los glóbulos rojos viejos y que suele vincularse con diversos trastornos del hígado, como la hepatitis (inflamación ocasionada casi siempre por infecciones virales).

Sin embargo, la carotenosis sólo afecta la coloración de la piel y las mucosas, mientras que la ictericia involucra la región blanca de los ojos (esclera o esclerótica). Por ello, este síntoma suele ser empleado por los médicos para establecer una diferenciación en el diagnóstico entre una y otra condición.

Mención aparte merece la xantomatosis, padecimiento en el que se producen depósitos de material graso amarillento en la piel (sobre todo en palmas de las manos y plantas de los pies), órganos internos y sistema en donde se producen los anticuerpos (mononuclear fagocítico o reticuloendotelial). Se caracteriza porque los valores de lipoproteínas, en particular de colesterol LDL o "malo", aumentan con la edad y ocasionan alto índice de infartos (se estima que 85% de los hombres con este trastorno han experimentado un ataque cardiaco antes de cumplir 60 años).

Otra enfermedad que altera la pigmentación de la piel es argiria, que se caracteriza por coloración gris-azulada a consecuencia de la ingesta excesiva de plata. Los individuos que cursan con este padecimiento son consumidores habituales de fármacos o complementos vitamínicos que contienen grandes cantidades de sales de este mineral, así como trabajadores de la industria metalúrgica.

Si esto te resulta extraño, más lo será enterarte de otro padecimiento llamado crisiasis, que se refiere a la acumulación de oro en los tejidos; en esta enfermedad la piel adquiere pigmentación similar a la del caso anterior.

Una más de estas inusuales afecciones es metahemoglobinemia, identificada por la coloración azul de la piel (cianosis). En este caso, cierta alteración de la hemoglobina se traduce en la incapacidad de los glóbulos rojos para transportar el oxígeno. La persona puede adquirir este extraño padecimiento congénitamente (de nacimiento) o bien, por consumir algún fármaco o tóxico.

Causas de carotenemia

El individuo con hipotiroidismo, padecimiento caracterizado por funcionamiento lento de la glándula tiroides (ubicada en el cuello), puede presentar múltiples signos, sobre todo cuando el trastorno ha sido de larga evolución y no se ha sometido a tratamiento. Además de los síntomas clásicos como fatiga, aumento de peso y caída de cabello, los pacientes frecuentemente reportan piel seca y amarilla o anaranjada, es decir, carotenemia.

Los niveles de betacarotenos en quienes sufren hipotiroidismo se elevan porque la velocidad con que el cuerpo realiza cada uno de sus procesos es más lenta de lo normal; por tanto, el organismo tarde más en transformar los carotenos en vitamina A, lo cual genera la coloración amarilla o anaranjada en piel de cara (pliegues nasales), manos y pies, e incluso, en el paladar.

Cabe mencionar que, aunque en menor medida, la carotenodermia también ocurre en pacientes con diabetes mellitus (elevada concentración de azúcar en sangre debido a la incapacidad del organismo para aprovecharla) y enfermedades del hígado o del riñón.

Betacarotenos, Pigmentación dérmica

Tratamiento para carotenemia

Si piensas que el tratamiento para este tipo de alteración es complejo, largo y costoso, ¡te equivocas! En la mayoría de casos basta disminuir el consumo de alimentos con betacarotenos y en pocas semanas se recupera la coloración de la piel.

No obstante, cuando se sospecha o detecta la presencia de algún padecimiento como desencadenante de carotenemia, será necesario llevar a cabo exámenes de diagnóstico (casi todos mediante muestra de sangre, aunque en algunos casos se pueden requerir estudios de imagen) y el abordaje médico correspondiente a su condición.

Por ejemplo, en caso de hipotiroidismo el tratamiento consiste básicamente en reponer o sustituir la hormona tiroidea afectada; en cambio, en la diabetes se debe modificar la dieta (debe basarse en frutas, verduras, cereal integral, pescado y carnes blancas), practicar ejercicio con regularidad y, de ser preciso, utilizar medicamentos u hormona insulina.

Ahora que conoces más a fondo esta alteración en la coloración de la piel, puedes hacer cambios en tu alimentación para prevenir la carotenosis, desde luego, sin olvidar que una dieta saludable es aquella en la que está presente la mayor variedad de sabores y nutrimentos posible.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore