Tipos de chantaje sentimental para manipular a los demás - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Chantaje sentimental, aprende a decir no

Martes 21 de marzo del 2017, 04:45 pm, última actualización

En alguna ocasión hemos sido partícipes de este tipo de manipulación, ya sea como víctima o victimario. Dicha situación se convierte en grave problema si habitualmente representa una estrategia para satisfacer caprichos, lograr objetivos o detener las imposiciones de otros.

Chantaje sentimental, aprende a decir no

Ante ello, es recomendable tomar en cuenta que la mejor forma de frenar al chantajista es no cediendo a sus peticiones. De esta manera, evitaremos la creación de un círculo vicioso, porque si uno es débil, lo único que se consigue es reforzar la conducta nociva de ese individuo, quien aprovechará la situación para conseguir sus fines mediante amenaza, llanto o intimidación.

Por otra parte, si uno es el que tiene la costumbre de manipular a los demás, debe considerarse que con el tiempo esta conducta nos creará conflicto, pues llegará un momento en que las artimañas mencionadas no surtirán efecto, lo que, en consecuencia, hará que ganemos el desprecio de la gente que nos rodea.

Hay que tener presente que cuando una persona accede a las exigencias de la pareja, familiares o amigos sin que realmente quiera hacerlo es común que le invada un sentimiento de culpa, pero de no aceptarlas siente insatisfacción porque cree que les ha fallado. Por tanto, es muy importante aprender a decir no, lo cual en un principio es difícil, pero a la larga es la mejor estrategia para vencer el chantaje.

Tipos de chantaje

Los niños, regularmente, recurren al llanto para conseguir lo que quieren, lo cual suele considerarse normal porque en la infancia temprana los pequeños tienden a pelear por lo que desean. Sin embargo, esto no significa que se deban cumplir todos los caprichos de hijos o sobrinos, pues de hacerlo se les reforzaría la idea de que el chantaje es una práctica aceptable; es necesario enseñarles a la brevedad que no siempre es posible obtener lo que se anhela. Asimismo, hay adultos que, al igual que los infantes, también consideran al llanto la mejor manera de manipular.

Otra forma de llevar a cabo el chantaje es mediante el abuso de superioridad, lo cual puede ser ejercido por los padres, incluso sin darse cuenta, por ejemplo, al decir frases como “si no haces lo que te digo, ya no te voy a querer”. Debe considerarse que castigar a los hijos con la falta de amor es un grave error que les genera inseguridad y tendencia a la ansiedad, lo que en el futuro convertirá a los pequeños en individuos temerosos con la costumbre de ceder para evitar ser despreciados, o bien, en chantajistas por miedo al abandono.

Por otro lado, hay personas que han sido traicionadas por su pareja y aprovechan la situación para chantajearla frecuentemente, de tal manera que fingen haber perdonado al cónyuge, pero a partir de ese momento se le imponen los deseos como obligaciones. Cuando al afectado le parece intolerable la situación y se queja, la víctima de la infidelidad le reprocha el engaño; para frenar una situación como ésta, lo mejor es terminar la relación.

Asimismo, hay quienes retiran el habla para ejercer presión, lo cual es característico en personas con problemas afectivos o dificultad para socializar. Interactuar con este tipo de individuos suele ser insoportable, ya que prevalece el temor de que cualquier cosa le moleste y, a manera de castigo, deje de hablarnos. En estos casos, es recomendable responder con indiferencia y controlar la ansiedad de permanecer al lado de él o ella.

Pero eso no es todo, también existe el chantajista denominado autocastigador, que recurre a frases como “si me dejas, me mato”. Se caracteriza por inmadurez emocional y no asume las consecuencias de sus actos, por lo que acostumbra acercarse a gente que se siente responsable de su felicidad, como los padres, hijos o pareja. Para acabar con este tipo de acciones, hay que ignorar las amenazas y enfrentarse al manipulador haciéndole ver que el único responsable de lo que pasa en su vida es él mismo.

Otras personas encuentran formas de presionar a los demás con expresiones como las siguientes: “si me dejas, no volverás a ver a los niños”, “no te vayas, siento que me voy a morir”, “si sigues saliendo con tus amigos, terminamos”, “si no tienes relaciones sexuales conmigo, considérate desempleada”. Ante ello, es indispensable perder el miedo y negarse a complacer al chantajista enfrentándose a éste con valentía.

Toma en cuenta que quienes recurren al chantaje son individuos inseguros y con altos niveles de ansiedad, tienen miedo a sentirse débiles y a las reacciones de los demás, por eso manipulan.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore