Dolor durante el coito en la menopausia, dispareunia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Coito doloroso en la menopausia? No es normal

Miércoles 22 de marzo del 2017, 04:03 pm, última actualización.

El dolor durante el coito (penetración del pene en la vagina) es de los síntomas más comunes después de la menopausia (última menstruación), es decir, durante el climaterio, pero hoy puede resolverse con éxito prácticamente en todos los casos.

¿Coito doloroso en la menopausia? No es normal
¿Coito doloroso en la menopausia? No es normal

El envejecimiento es proceso de la vida que modifica nuestras capacidades físicas y mentales, pero ello no quiere decir que debamos renunciar al goce que nos brinda la sexualidad. Todo está, como dicen los partidarios del optimismo, en ver la cara amable de cada situación y atender los factores que puedan afectar nuestro potencial.

Es cierto que en la madurez los hombres pueden sufrir disfunción eréctil (incapacidad repetida para lograr o mantener una erección firme que permita tener relación sexual satisfactoria), originada por cuadro de diabetes (elevada concentración de azúcar en la sangre por la incapacidad del organismo para aprovecharla) o problema cardiovascular (del sistema circulatorio), o bien, que las mujeres experimenten disminución del deseo sexual y falta de lubricación, pero aun en estos y otros casos hay mucho por hacer.

La dispareunia es el término científico que se aplica al coito doloroso, aunque es justo aclarar que también puede aplicarse a las molestias que en ocasiones aparecen antes o después del acto sexual. La queja puede ser superficial si se produce al inicio de la relación sexual, pero es evidente que también puede presentarse en la penetración profunda.

Aunque hay diferentes clasificaciones para este trastorno, lo más significativo es encontrar la causa que lo origina y las incomodidades específicas que presenta cada paciente. Se puede hablar, entonces, de dolores leves, medianos o graves en la zona genital externa, en la región media de la vagina, o bien, en la porción pélvica abdominal.

De acuerdo con investigaciones, el problema es tan extenso que puede afectar a más de 40% de las mujeres sexualmente activas. Las causas son muy diversas, pero destacan:

  • Trastornos pélvicos crónicos.
  • Himen (membrana de la entrada vaginal) no perforado.
  • Anormalidades del aparato urogenital.
  • Mutilación genital.
  • Vaginitis (inflamación vaginal que produce enrojecimiento, hinchazón, irritación y comezón en el tejido vaginal).
  • Climaterio (finalización de la capacidad reproductiva).
  • Estimulación sexual inadecuada.
  • Quistes o tumores en los ovarios.
  • Cistitis (inflamación de la vejiga).
  • Trastornos de la libido, excitación y el orgasmo.
  • Abuso sexual infantil.
  • Mala educación sexual.
  • Violencia física o psicológica.
  • Características culturales.
  • Problemas de interrelación.

Dispareunia y otros problemas

Mónica Braun, especialista en letras hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, en el Distrito Federal), publicó recientemente Sexo sin dolor, obra en la que aborda a profundidad  los problemas sexuales más comunes en las mujeres: vaginismo y dispareunia.

La escritora establece que, aunque no hay estadísticas confiables en México, se estima que el número de mujeres que padecen dispareunia es mayor a 40%. Por sí misma, esta cifra debería ser permanente llamada de atención para las mujeres y sus parejas.

Si bien es cierto que esta condición tiende a recrudecer en la tercera edad, hay un número indeterminado de mujeres que la padecen durante toda su vida y que no hacen nada por superarla. Parece increíble, pero todo comienza por una cuestión cultural, “ya que este tipo de temas se encuentran vedados y socialmente aceptamos como algo normal que la mujer tenga dolor durante las relaciones sexuales”, explica Braun.

Por su parte, Alma Aldana, expresidenta del Instituto Mexicano de Sexología y coautora del libro citado, establece que la dispareunia tiene muchos grados (desde soportable hasta intolerable), y que en la mayoría de los casos se origina por aspectos psicológicos y culturales. Claro que, dice la sexóloga, el problema se relaciona estrechamente con el vaginismo, condición que debe entenderse como la contracción involuntaria de la vagina que impide la penetración del pene.

Este trastorno puede ser tan alarmante que, en ocasiones, una mujer puede ser incapaz de introducir en su vagina un tampón, un óvulo, o uno de sus dedos, asevera la experta.

Causas emocionales

Las autoras del libro afirman que dentro de las principales causas emocionales de la dispareunia se encuentran: ansiedad por temor al fracaso, miedo a ser lastimada física o psicológicamente, rechazo hacia los hombres, sentimientos de culpa y la fantasía de seguir siendo una niña, entre otras.

“Las mujeres no estamos acostumbradas a ver y aceptar nuestro cuerpo, y eso se ve con mucha claridad cuando se pide a una paciente que dibuje su figura desnuda en un papel. Es muy frecuente que describan sus genitales muy pequeños, lo que nos hace pensar que ellas se sienten niñas y que quieren prolongar su infancia el mayor tiempo posible”, dice Aldana.

Mónica Braun se encuentra en franca concordancia con este comentario y añade que buena parte de las mujeres nunca han explorado su cuerpo y genitales. “Tenemos una desventaja en relación con los hombres, puesto que nuestro aparato reproductor no se encuentra expuesto, a la vista. No obstante, deberíamos conocerlo y resulta que no es así; de hecho, hay innumerable cantidad de mujeres que nunca ha observado entre sus piernas”.

Abunda la escritora: “No nos vemos porque se considera pecaminoso y algo ajeno a nosotras. Tal parece que la vagina es una especie de enemiga, cuando debiéramos entender que conocerla mejor es el primer paso para superar el dolor”.

Sí hay solución

Braun y Aldana refieren que las mujeres que sufran esta disfunción deben buscar apoyo profesional. Eso sí, advierten, el tratamiento de dispareunia es un tanto largo y al menos se prolongará seis meses.

El espejo juega papel fundamental en la superación de este trauma, pero de igual importancia será el cumplimiento puntual de los ejercicios, lo cual, en conjunto, hará que las mujeres lleguen al final de la ruta y pongan en práctica ciertas posturas sexuales que faciliten la penetración sin que haya dolor de por medio.

“El tratamiento implica el reaprendizaje de la sexualidad, la reconciliación con una misma y con la pareja. El dolor no es normal porque el sexo debe ser placentero; no hay motivo para sufrir, ya que la dispareunia se puede superar en 100% de los casos”, señalan Braun y Aldana.

Historia clínica y acción médica

Se sabe que la dispareunia suele acompañarse de ciertos síntomas que deben detectarse mediante interrogatorio detallado o directo. Si la paciente expresa voluntariamente que el problema principal es el dolor durante el coito, el especialista habrá recorrido  buen trecho de la ruta hacia la recuperación del trastorno.

No obstante, es muy frecuente que ocurra lo contrario porque las mujeres sienten vergüenza de hablar de su vida sexual con alguien a quien no le tienen suficiente confianza. Por ello, lo mejor será consultar a un experto (ginecólogo, sexólogo o gerontólogo) que no sólo conozca bien cómo debe tratarse esta condición, sino también que comprenda que la sexualidad puede ser una actividad tan normal en la tercera edad como lo fue en la primera juventud.

En términos generales, los expertos aconsejan a las mujeres maduras que tomen con mayor tranquilidad la fase previa a la penetración, lo cual implica dar mayor tiempo a la fase de excitación y lubricación. También se recomienda evitar posiciones sexuales que ocasionan dolor y eliminar factores complementarios que promuevan la dispareunia, así como usar lubricantes fabricados a base de agua.

En muchos casos, el tratamiento de remplazo hormonal, que normalmente se recomienda tras la menopausia, podría ser sumamente efectivo para evitar el dolor vaginal, de tal suerte que no habrá necesidad de hacer algo más.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore