Congestión en los senos: dolorosa lactancia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Congestión en los senos: dolorosa lactancia

Martes 28 de marzo del 2017, 09:52 am, última actualización

La ingurgitación o exceso de leche en las mamas es un problema que genera inflamación local y numerosas molestias para la madre, sobre todo cuando es primeriza. Aunque esta condición puede hacer que la progenitora piense en dejar de amamantar a su bebé por la incomodidad que siente, tal decisión podría ser contraproducente.

Ingurgitación, Congestión en los senos
Congestión en los senos: dolorosa lactancia

Dolor en los senos por amamantar

Para algunas personas puede parecer una exageración, pero muchas mujeres opinan que alimentar al recién nacido puede ser una experiencia tan agobiante como el mismo embarazo y alumbramiento. Los motivos que sustentan dicha afirmación suelen ser la aparición de heridas diminutas o grietas en los pezones, la obstrucción de los conductos por donde circula la leche y su dolorosa acumulación de leche en el pecho, mismos que no sólo afectan a la mujer, sino que en ocasiones impiden que el niño se alimente en forma adecuada.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) reconoce que esta situación es motivo común por el que numerosas madres abandonan la lactancia materna y prefieren alimentar a su hijo con biberón y fórmula láctea. Empero, el mismo organismo internacional señala que este hecho priva al pequeño de anticuerpos contra enfermedades que sólo obtiene de la leche materna, además de que reduce la posibilidad de crear un lazo afectivo estrecho.

Aunado a lo anterior, cabe señalar que uno de los factores que ocasionan la ingurgitación es, precisamente, que el niño no toma suficiente leche y, por tal motivo, ésta se acumula y comienza a generar molestias en los senos. Así, lo que podría parecer una solución ideal (dejar de dar pecho al bebé) es en realidad una causa del mismo problema que se desea erradicar.

La recomendación de los especialistas es, en este sentido, que la mujer procure que la leche materna sea la base de la alimentación de su hijo durante sus primeros seis meses de vida y, a la par, que si llega a presentar congestión en los senos, dé atención al padecimiento con la ayuda de su ginecólogo y de una serie de sencillos consejos.

Hábitos y hormonas

Cabe señalar que la ingurgitación no es una enfermedad, sino un síntoma o señal natural del cuerpo femenino para advertir que los senos producen mayor cantidad de leche que la utilizada; por ello se vuelven muy duros y dolorosos. Dicho problema se presenta con rapidez, usualmente entre el segundo y cuarto día después del parto, pero es posible que ocurra hasta el séptimo día.

La congestión en los senos se debe a una serie de hechos que se presentan en forma escalonada, y ante todo en madres que no han tenido la experiencia de amamantar (primerizas):

  • Luego del alumbramiento se incrementa el nivel de hormona prolactina, sustancia que indica al organismo de la madre que la producción de las glándulas mamarias debe iniciar.
  • La leche puede empezar a acumularse, ya sea porque la generación de alimento es muy abundante, el recién nacido tiene problemas para succionar, no toma el pecho con la periodicidad ideal o por una combinación de estos factores.
  • Esta ingurgitación leve se acompaña de inflamación de los senos, misma que hace que los pezones de la madre se aplanen y hagan más difícil el trabajo de alimentación para el bebé, ya que no puede sujetarlo en su boca ni succionar.
  • Debido a que el pequeño toma una cantidad de leche menor a la que desea, el sobrante del alimento permanece dentro del seno materno. Como consecuencia, la inflamación, junto con las molestias que le caracterizan, aumentan.

Contrario a lo que pueda pensarse, el mejor recurso para evitar la ingurgitación no es dejar de alimentar al recién nacido con el pecho, sino que consiste en amamantar con frecuencia. Durante el día, la toma debe ocurrir cada 2 ó 3 horas, mientras que de noche se deberá despertar al pequeño si ha dormido durante cinco o más horas entre una alimentación y otra. El bebé debe succionar ambos senos al menos 10 minutos en cada una de las comidas, y en total debe ingerir leche entre 8 y 10 veces por cada 24 horas.

Siguiendo estos pasos, el cuerpo femenino se demorará unos cuantos días en saber la cantidad aproximada de leche que toma el bebé, de modo que comenzará a producir sólo la necesaria. La ingurgitación debe ser mucho menor aproximadamente a una semana del nacimiento (entre 3 y 4 días después de que se presentó el problema), de modo que el alimento fluirá con facilidad y el niño lo aprovechará sin mayor dificultad.

Para una buena lactancia

En caso de que ya se presente cierto grado de congestión en los senos, la madre puede efectuar sencillas medidas encaminadas a disminuir hinchazón y molestias, a la vez que evitarán que el pezón se aplane o hunda.

Primeramente, se aconseja que la mujer permanezca bajo ducha tibia o coloque compresas calientes sobre sus senos durante 10 minutos antes de amamantar, ya que así estimulará el reflejo de eyección de leche o "bajada”", el cual hace que dicho líquido fluya con prontitud.

Cuando la areola (área oscura que rodea a los pezones) esté demasiado plana para permitir que el niño se acople, la madre puede extraer un poco de leche antes de proporcionar el alimento; para ello, puede ejercer presión con sus dedos, formando una "c" (el dedo pulgar debe estar en la parte superior de la areola, mientras que índice y medio en la inferior) mediante movimientos circulares, o con ayuda de un tiraleche (pequeñas "bombas" que se amoldan a la mama y permiten extraer el líquido). No se debe sentir temor al eliminar pequeña parte del alimento cuando hay ingurgitación, ya que esto no estimulará su sobreproducción.

Una vez que se retira el excedente, la alimentación del recién nacido será más sencilla. La madre debe ponerse cómoda y sujetar a su bebé con un brazo, mientras que con su mano libre vuelve a realizar la "c" en la areola y ejerce ligera presión, no para extraer la leche, sino para que el pezón salga un poco más.

A continuación debe tocar la mejilla del niño con los dedos o el pezón para que éste gire la cabeza hacia el pecho. En ese momento, la madre acercará el seno y colocará la mayor parte posible de la areola dentro de la boca del pequeño, lo que permitirá que el bebé utilice sus labios, encías y músculos de la mejilla para obtener todo el alimento y evitará su acumulación. También es de utilidad que, mientras su hijo succiona, la madre frote suavemente las áreas duras o congestionadas de la mama.

Una vez que termina el amamantamiento, la madre puede extraer el resto del alimento con un tiraleche, siempre y cuando sus senos permanezcan llenos. Como hemos dicho, el organismo se encargará de corregir este problema una vez que el bebé regule su consumo.

Otros consejos sobre cómo amamantar que pueden ser de utilidad para la madre son:

  • Para disminuir el dolor y la hinchazón, puede colocarse compresas frías entre cada toma de alimento (fuera de las horas de amamantamiento).
  • Es recomendable utilizar sostén o brassiere que ajuste, pero no que apriete, ya que puede generar molestias o empeorar los síntomas.
  • La madre debe descansar y alimentarse adecuadamente, ya que sólo de esta forma podrá amamantar a su hijo sin problemas.
  • Se debe consultar al médico antes de tomar cualquier medicamento para el dolor producido por la congestión, y sólo el especialista podrá determinar la dosificación y periodicidad.

Finalmente, es muy importante recordar que en caso de que la ingurgitación o congestión de los senos se acompañe de escalofríos, dolor muscular y presencia de una zona sensible, enrojecida o caliente en alguno de los senos, se debe consultar de inmediato al ginecólogo, ya que estos síntomas pueden revelar la presencia de una infección (mastitis), misma que debe atenderse a la brevedad.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore