Cuando el sexo provoca dolor: dispareunia femenina - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cuando el sexo provoca dolor

Jueves 22 de junio del 2017, 12:01 pm, última actualización

El coito doloroso, también llamado dispareunia femenina, es una de las disfunciones sexuales femeninas más comunes y contra lo que muchas personas piensan, puede tratarse. ¡Infórmate y disfruta del sexo sin dolor!

Coito doloroso, Dispareunia femenina, Sexo sin dolor

Dolor durante el coito

Por prejuicios, falta de información o porque les apena hablar de ello, muchas mujeres experimentan dolor genital al principio, durante o al final de sus relaciones sexuales. Lejos de ser placentero, el momento en que son penetradas por su pareja resulta molesto y suponen que nada puede cambiar la situación, de ahí que difícilmente busquen ayuda profesional.

De acuerdo con el Centro Médico para la Sexualidad Femenina de Estados Unidos, generalmente los problemas sexuales son resultado de factores físicos (orgánicos) y emocionales (psicológicos), por lo que para superarlos, es necesario conocer a fondo sus causas.

A menudo el hecho de que la coitalgia, como también se le llama, sea parte de los trastornos sexuales dolorosos, lleva a que algunas mujeres la confundan con vaginismo; sin embargo, conviene aclarar que son condiciones distintas.

La dispareunia femenina es sinónimo de coito doloroso, mientras que en el vaginismo, la contracción involuntaria de los músculos de la vagina hace que la penetración vaginal sea muy difícil y dolorosa o no se produzca (aunque puede tratarse de una respuesta relacionada con la anticipación del dolor).

Relaciones sexuales dolorosas

Cada persona define su experiencia de manera distinta cuando se trata de disfunciones sexuales femeninas; algunas nunca han experimentado el sexo sin dolor en tanto otras pueden haber tenido relaciones sexuales placenteras antes de comenzar a sufrir coito doloroso con preocupante frecuencia.

En general, los médicos distinguen los siguientes tipos de dispareunia:

  • Primaria: el trastorno se sufre desde la adolescencia, y la mujer nunca ha experimentado sexo sin dolor.
  • Secundaria: la persona ha podido mantener encuentros íntimos sin dolor antes, pero invariablemente ahora experimenta relaciones sexuales dolorosas.
  • Situacional: ocurre cuando la mujer es capaz de ser penetrada sin molestias por ciertas parejas o ciertos objetos, pero con otras personas el sexo provoca dolor (es extremadamente rara).

Asimismo, el dolor genital puede ocurrir de múltiples formas y, a su vez, generar diversos síntomas de dispareunia como:

  • Dolor superficial o sensibilidad en la vulva.
  • Sensación de ardor, picor o escozor en la vulva.
  • Sensación de dolor o presión detrás del hueso púbico.
  • Dolor y sensación de desgarre en la entrada vaginal durante la penetración.
  • Dolor y ardor en la parte media de la vagina durante la penetración.
  • Sensación de sequedad e irritación vaginal.
  • Dolor agudo en la vagina durante la entrada y salida del pene.

Causas de dispareunia

La visita al médico (ginecólogo) es de gran ayuda para una mujer que sufre coito doloroso, pues es el primer paso para encontrar la manera de superarlo.

Por principio, el especialista examina a la paciente a fin de identificar cualquiera de las numerosas causas físicas que pueden generar el problema:

  • Enfermedades de transmisión sexual: clamidia, gonorrea, herpes vaginal, sífilis, tricomoniasis, vaginosis bacteriana, entre otras.
  • Afecciones como cáncer, quistes, pólipos o endometriosis.
  • Infecciones en la zona pélvica, uretra, vejiga o vulva.
  • Malos hábitos (como que el hombre penetre a la mujer antes de que ésta haya lubricado convenientemente).
  • Dolor postparto (generalmente sólo durante unas semanas).
  • Operaciones (cicatrices o daños en nervios causados por cirugía en la pelvis u otras).
  • Menstruación (calambres o espasmos).
  • Menopausia o fin de la menstruación.

En la mente, el principal problema

El posible origen orgánico del trastorno es sólo una parte del problema, pues los expertos aseguran que las causas psicológicas son las principales responsables de dispareunia femenina (hablan de 95% de los casos), y entre ellas se encuentran:

  • Temor a los propios genitales y a la penetración. Muchas mujeres tienen miedo de que su vagina pueda ser penetrada por el pene de su pareja o algún objeto, por ejemplo, juguete sexual.
  • Culpabilidad. Sentimientos de culpabilidad, en ocasiones motivados por creencias religiosas o una idea equivocada del sexo (al que se considera sucio o pervertido), desencadenan una sensación de rechazo a las relaciones íntimas; con frecuencia, esta idea se encuentra bajo muchos problemas de pareja por dispareunia.
  • Abusos sexuales. Quienes han sido violadas o abusadas sexualmente pueden desarrollar dispareunia; en este caso la coitalgia constituye mecanismo de autodefensa contra futuros abusos que el organismo desarrolla para evitar nuevos traumas.
  • Malas experiencias sexuales. Malos hábitos de la pareja o sufridos en relaciones anteriores pueden generar reducción del deseo sexual y causar dispareunia femenina, como sucede, con hombres que penetran demasiado fuerte, prolongadamente o con mucho vigor hasta el punto de causar dolor.

Consejos para evitar un coito doloroso

Acudir a un ginecólogo es un paso definitivo para iniciar el tratamiento de la dispareunia; sin embargo, el primero es reconocer que experimentamos relaciones sexuales dolorosas y que necesitamos ayuda.

El médico pueda identificar las causas (físicas y emocionales) y prescribir medicamentos, por ejemplo, en caso de infecciones o cualquiera que sea el origen, además de sugerir a la paciente que busque orientación psicológica.

Asimismo, si lo considera necesario, el especialista puede aconsejar también el uso de lubricantes vaginales para reducir el dolor genital en caso de falta de lubricación, así como realizar cambios en los hábitos alimenticios, a fin de que la mujer lleve una dieta equilibrada que incluya la mayor variedad de nutrientes y el consumo de abundantes líquidos, todo con el propósito de lograr la adecuada hidratación de su cuerpo.

De manera simultánea, conviene establecer un diálogo sincero con la pareja a través del cual se busquen alternativas para superar los síntomas de dispareunia que están afectando la relación; probablemente una plática honesta, sin prejuicios, también sea de gran ayuda para gozar del sexo sin dolor.

SyM - Cecilia Jiménez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore