Formas de alcanzar el orgasmo femenino - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Descifrando el orgasmo femenino

Martes 08 de noviembre del 2016, 02:21 pm, última actualización

Ya sea a través de caricias, estimulación oral, coito e incluso la voz, la mujer puede alcanzar el clímax erótico cuando se le estimula adecuadamente. El secreto para lograrlo: jugar, experimentar y no presionarse por alcanzar el orgasmo.

Descifrando el orgasmo femenino

Hablar del orgasmo femenino es apasionante, sea cual sea el género al que pertenezcamos, y es un tema que siempre ha despertado polémica entre los estudiosos de la sexualidad humana. Por ejemplo, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, afirmaba que la vagina era el centro de la respuesta sexual de la mujer madura, y que el pene era primordial para el placer erótico femenino. Por ello, le recomendó a muchas mujeres “neuróticas” que carecían de orgasmos vaginales, que se sometieran a sesiones de psicoanálisis.

Así lo explica la Dra. Jennifer Berman, especialista estadounidense en urología femenina, disfunción sexual y cirugía reconstructiva del suelo pélvico (músculos comprendido entre glúteos, muslos y pelvis que se encargan de proporcionar sostén a la parte baja del abdomen), quien además relata que los legendarios sexólogos William H. Masters y Virginia E. Johnson opinaban que todos los orgasmos femeninos eran esencialmente clitoridianos (del clítoris). “Según ellos, incluso durante el coito la fricción de la pelvis contra la cubierta (opérculo) de dicho órgano, o bien, la caricia expresa sobre esta zona, son lo que hacen que una mujer alcance el orgasmo”.

En cambio, afirma la especialista, “ahora dos tipos de orgasmos femeninos: los del clítoris y los del suelo de la pelvis. Los primeros proceden de la estimulación directa del clítoris y tejido circundante, mientras que los segundos incluyen los del punto G y los que se alcanzan gracias a la presión en el cérvix, la pared anterior de la vagina, o ambos”.

Por su parte, la Dra. Laura Berman, hermana de la Dra. Jennifer y quien encabeza la Red para la Excelencia en Salud Sexual de la Mujer (Network for Excellence in Woman's Sexual Health), afirma que “el clímax también puede ser combinación de ambos tipos, pero siempre hay que hacer hincapié en que ninguno es mejor que otro y que los orgasmos no tienen por qué ser algo primordial en la satisfacción sexual de una mujer. Para muchas parejas, la intimidad, exploración, sensualidad y compenetración que ofrece el sexo pueden perderse si se concentran u obsesionan sólo en alcanzar esta experiencia suprema”.

Voces sensuales

Algunas expertas han estudiado la anatomía femenina y la respuesta que se presenta ante un estímulo sexual. Es el caso de las doctoras Marcia y Lisa Douglass, autoras del libro El sexo que tú quieres, en el que reconocen la importancia de lo que denominan “cligeva”, es decir, la combinación del clítoris, el punto G, la uretra y la vagina.

El término “cligeva” se eligió debido al orden con el que la mayoría de las mujeres disfrutan en el momento de la estimulación sexual: clítoris, punto G, penetración vaginal y utilización de los músculos pubococcígeos (situados en el suelo de la pelvis). Asimismo, no hay que pasar por alto el llamado punto U, es decir, la zona que rodea a la uretra, como región erógena que debe tomarse en consideración, dicen las expertas.

Siendo más detalladas, las hermanas Berman establecen en el libro Sólo para mujeres que “muchas sólo tiene orgasmos clitoridianos, mediante la excitación manual u oral, y necesitan mayor estimulación del clítoris además de las embestidas del pene”.

Aunque a la mayoría de las mujeres les satisfacen los orgasmos clitoridianos, añaden, “algunas pacientes acuden a nosotras preocupadas porque sólo alcanzan el orgasmo a través del clítoris y consideran que es anormal. Nuestro cometido es asegurarles que esto es de lo más normal, pero también se sugiere practicar distintas posiciones para tener relaciones, así como la localización del punto G, y cómo intensificar su respuesta y satisfacción.

“También recomendamos los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico, rutina que consiste en contraer la vagina y las nalgas como si se quisiera detener el paso de la orina. Además de prevenir y aliviar los síntomas de incontinencia urinaria, estas contracciones mejoran la respuesta orgásmica y permiten orgasmos vaginales”, aseveran.

Orgasmo al microscopio

Muchos no estarán de acuerdo pero, además de lo antes dicho, algunas investigaciones han documentado que existen al menos siete formas que permiten alcanzar el orgasmo femenino.

  • Punto G. Se llama así por la letra inicial del apellido del médico alemán Ernst Grafenberg, quien en los años 60 del siglo XX lo describió como sutil protuberancia en el tejido vaginal. El punto G no supera el tamaño de una moneda pequeña y se localiza encima del hueso púbico, en la pared frontal de la vagina. Manualmente, el punto G puede alcanzarse con presiones firmes con el dedo introducido en la vagina. Una vez localizado y estimulado, el movimiento ha de ser el mismo que si llamaras a alguien. Si es en el coito, lo mejor son las posturas en las que hombre se coloca detrás, ya que los ángulos de penetración favorecen que el pene presione esta zona.
  • Senos y pezones. Resulta complicado ponerse de acuerdo en el porcentaje de mujeres que puede experimentar un orgasmo a partir de la estimulación de los senos y pezones. Los informes Kinsey y de Masters y Johnson hablan de escaso 1%, pero el Dr. Herbert Otto, que realizó estudio al respecto sobre más de 500 voluntarias, sitúa a las privilegiadas en 29%. Lo ideal es combinar técnicas orales y manuales para alcanzar el clímax, de tal forma que haya variedad para no perder sensibilidad y mantener la excitación. Se puede empezar con movimientos circulares y alternarlos con pequeños tirones o mordiscos, con los labios húmedos rozando la piel. Si se busca este orgasmo, se necesitará paciencia.
  • Boca. Se cree que 20% de la población ha experimentado un orgasmo mediante sesión de besos apasionados, aunque es una realidad que para muchas mujeres practicarle sexo oral a su pareja las eleva al máximo placer.
  • Punto U (de uretra). Esta región es la misma por donde se expulsa la orina y quizá por ello es que haya sido poco explorada como un punto de placer. Los especialistas piensan que la cercanía de la uretra con el clítoris hace que se pueda experimentar orgasmo superlativo. Si se usan las manos, la presión sobre esta parte debe ser suave y con caricias circulares de arriba hacia abajo, similar a la estimulación que se realiza sobre el clítoris. Si tu pareja gusta de llegar hasta allí, entonces recomiéndale que separe los labios vaginales para descubrir la zona uretral y que te acaricie con la punta de la lengua. También puede estimularte rozándote con el labio inferior, mientras con la lengua y el resto de la boca da placer al clítoris. Ahora bien, si quiere estimular la uretra durante el coito, y ella está encima de él, debe inclinarse mucho hacia su cuerpo, con las piernas bien separadas, para que el contacto y el ángulo faciliten el roce con la zona uretral.
  • Ano. Mucha gente no gusta de este tipo de satisfacción, pero en el amor todo se vale mientras haya respeto y conformidad de ambas partes. Lo primero, es aceptar que el miedo al dolor o a ejecución poco hábil por parte del varón puede hacer que se desista de esta técnica. Es un hecho que la penetración anal puede proporcionar orgasmos muy intensos, ya que la zona está llena de terminaciones nerviosas. Sin embargo, es imprescindible buena lubricación y mucho tiempo de juegos previos para que la mujer se relaje.
  • Clítoris. El clítoris no tiene más función que proporcionarle placer a la mujer (sola o acompañada). Como dato curioso, cabe señalar que en 1998 la cirujana-uróloga Helen O’Conell sorprendió al mundo al revelar que el verdadero tamaño del clítoris es diez veces mayor de lo que se creía, ya que todas las mediciones anteriores se limitaban al glande, la parte visible.
  • Mente. Se refiere al hecho de tener un orgasmo que surja de las fantasías sexuales, sin que exista estimulación alguna a los genitales o las zonas erógenas. Mucha gente piensa que esto es imposible, pero los expertos avalan que es una realidad. En 1992, los investigadores Odgen, Whipple y Komisaruk realizaron una serie de observaciones con ayuda de instrumentos de medición en el laboratorio, y la conclusión fue que el “orgasmo mental” genera la misma respuesta física que cualquier otro: se incrementa la presión sanguínea, se acelera el ritmo cardiaco y se dilatan las pupilas.

Como puede apreciarse, la mujer tiene muchas formas de alcanzar el clímax erótico, mismas que, además, no se excluyen entre sí. Para aprovecharlas debe explorar sus sensaciones corporales y su sexualidad, además de dejarse llevar por las emociones que experimente con su pareja. Ello no siempre es fácil, pero sí muy satisfactorio.

Más dinero, más orgasmos

Recientemente se publicó controversial estudio de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), dirigido por el psicólogo Thomas Pollet, quien concluyó que las parejas de los hombres con altas posibilidades económicas suelen tener más orgasmos. 

Esto no significa que estos varones tengan mejores técnicas amatorias, sino que habría razones vinculadas con la evolución y adaptación. El profesor Daniel Nettle, coautor de la investigación, sostiene que el orgasmo femenino es adaptación evolutiva que conduce a las mujeres a elegir y retener parejas prósperas con el fin de continuar su linaje. Por tanto, mientras más protegidas económicamente se sienten, tienen mayor capacidad para alcanzar el clímax. 

Para llegar a estas conclusiones los científicos utilizaron como base la Encuesta China sobre Salud y Vida Familiar, sondeo realizado entre más de 5,000 personas. 

Por su lado, David Buss, profesor de Psicología en la Universidad de Texas, Estados Unidos, ha planteado en su libro La evolución del deseo que los orgasmos “podrían promover la vinculación emocional con varón exitoso como señal de que la mujer está satisfecha sexualmente y, por tanto, no buscan sexo con otros hombres”. Es como si los orgasmos fueran el reflejo de la lealtad femenina y disposición a la procreación.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore