Dogging, sexo en lugares públicos o espacios abiertos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Dogging, sexo en lugares públicos

Jueves 16 de marzo del 2017, 01:43 pm, última actualización

Ocurrencia importada del Reino Unido, el dogging se abre paso como una nueva forma de experimentar la sexualidad en espacios públicos. En México ya existen adeptos a este erotismo callejero fomentado a través de algunos foros y páginas en Internet.

Dogging, Sexo en lugares públicos

Desde hace algunos años la libertad sexual ha tomado tintes que algunos consideran libertinaje. En la década de 1950 era un sueño imaginar que las minorías sexuales tuvieran voz y voto en los congresos legislativos, o que las oficinas de mercadotecnia pensaran en los consumidores homosexuales al diseñar campañas publicitarias.

Cierto, el mundo ha cambiado y las expresiones eróticas y sexuales retan a la imaginación. Es el caso del dogging, que se refiere al hecho de tener relaciones sexuales en espacios abiertos (con o sin espectadores de por medio) como una manera de romper la monotonía de la pareja y alcanzar el máximo éxtasis.

Así lo resumen los expertos en sexualidad, quienes también reconocen que estos encuentros pudieran tener un lado criticable porque es frecuente que los participantes del juego sean desconocidos, lo cual genera preocupación por el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.

Había una vez...

Diversos informes señalan a Londres, Inglaterra, como el lugar de nacimiento del dogging. El nombre se debe a que el comportamiento entre los humanos se asemeja al que tienen los perros (dogs), que no reparan en normas de conducta cívica cuando sacian su instinto sexual.

El dogging pudo surgir por casualidad, pero lo practican personas jóvenes en su mayoría, que ven en esta conducta una manera de rebelarse contra la autoridad y expresar que un estilo de vida sin orden ni estructura es lo único valioso en un mundo lleno de desesperanza y falta de perspectivas.

La sexóloga Carolina Londoño, experta graduada en el Instituto Mexicano de Sexualidad (Imesex), en la Ciudad de México, afirma que este tipo de placer no puede considerarse un acto exhibicionista. “Los aficionados a esta relación buscan un espacio de intimidad con la complicidad del ambiente, lo cual los hace alcanzar grados superiores de satisfacción sexual”, apunta la experta.

Sin embargo, es pertinente mencionar que, como en toda actividad sexual, lo verdaderamente importante es que exista respeto mutuo y que las reglas sean claras. No se vale, por tanto, engañar y poner en riesgo a una de las personas que participan en el juego, sino que desde el principio se debe ser claro.

Evaluar los riesgos es una regla que hay que cumplir, no sólo porque hay que protegerse de una posible infección o enfermedad de transmisión sexual, sino también porque es evidente que la autoridad puede reprimir esta acción. De hecho, en México estos actos se castigan con una multa que puede llegar a 5,000 pesos (450 dólares aproximadamente) o la reclusión en una cárcel por 72 horas.

El respeto que se debe dar entre los participantes incluye la abierta aceptación del acto sexual, pero también la conciencia de que tener relaciones sexuales con alguien menor de 18 años (estupro) puede tener consecuencias penales (en México, cárcel entre tres meses y cuatro años).

Cabe señalar que de acuerdo con los expertos en sexualidad no se pueden catalogar al dogging como una enfermedad, sino como “un gusto por”, siempre y cuando no haya coerción, engaño o seducción.

¿Hay reglas?

Es difícil decir si existen reglas en estos devaneos, y aún más complicado establecer una especie de “decálogo de buen comportamiento” mientras se realiza un encuentro dogging.

Sin embargo, diferentes foros y sitios de Internet mencionan algunas señales básicas que deben atender los protagonistas del encuentro erótico y también los curiosos. Por ejemplo, existen algunas pistas cuando el acto amoroso se desarrolla dentro de un automóvil estacionado:

  • Encender las luces intermitentes es señal inconfundible de lo que sucede en el interior.
  • Si la luz interna se encuentra encendida, el mensaje es: “¡Queremos que nos vean!”
  • Dejar la puerta o la ventana abierta significa que los mirones pueden tocar a los participantes.
  • Si la puerta del auto está abierta por completo, la invitación a tomar parte del juego es explícita.

Existen otros códigos e incluso señales de advertencia de los voyeuristas hacia los amantes de ocasión (por ejemplo, cuando se detecta una patrulla cercana, la presencia de niños o la petición abierta de participar en el juego). Sin embargo, lo más común es que estas manifestaciones sean conocidas sólo por un grupo reducido, como los que pertenecen a un club de internautas o quienes “lanzan una botella al mar” mediante un mensaje a través de teléfonos celulares mientras viajan en algún transporte colectivo o visitan una plaza comercial.

Finalmente, no podemos dejar de hacer hincapié en la importancia de reflexionar sobre los riesgos de tener relaciones sexuales con desconocidos, pues la falta de protección abre la posibilidad de contraer alguna infección de transmisión sexual.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore