Epotilonas, medicamentos contra el cáncer de mama - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Epotilonas, contra el cáncer de mama

Jueves 16 de marzo del 2017, 01:00 pm, última actualización

En México ya está disponible nueva clase de medicamentos, llamados epotilonas, que mejoran la vida de quienes tienen el infortunio de padecer cáncer de mama en su fase metastásica, es decir, cuando se ha diseminado.

Cáncer de mama

El cáncer de mama sigue siendo objeto de investigación, ya que es problema de salud pública mundial, responsable del mayor número de muertes en las mujeres de entre 30 y 54 años de edad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se detectan 1.38 millones de nuevos casos y fallecen 458 mil personas por esta causa. En México, las cifras proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en octubre de 2014, a propósito del Día Internacional contra el Cáncer de Mama (19 de octubre), esta enfermedad fue la principal neoplasia que presenta la población mexicana de 20 años y más en el año 2012, principalmente en mujeres.

Sobre este tema, el Dr. Rogelio Martínez Macías, expresidente de la Sociedad Mexicana de Oncología (SMO), señala que el cáncer de mama ha aumentado de manera significativa en nuestro país durante los últimos lustros, con la particularidad de que en México existe una tendencia a que aparezca en mujeres menores de 50 años.

El especialista, jefe del Servicio de Oncología del Hospital General de México, ubicado en la capital de la República Mexicana, establece que la mayoría de mujeres mexicanas desconoce cómo deben explorarse para descubrir posible lesión mamaria. “Según mi experiencia —advierte el oncólogo— son muy pocas quienes están enteradas al respecto, ya sea porque son supervisadas por un médico especialista, o bien, se informan a través de alguno de los medios de difusión”.

En realidad, la cultura en torno a la Oncología es sumamente escasa, asevera el experto, y ello repercute en el retraso de la atención, lo que permite, eventualmente, el crecimiento del un tumor maligno hasta etapas sumamente peligrosas.

“Es importante señalar que lo ideal es encontrar un posible tumor antes de que pueda palparse, por lo que es todavía mejor que las mujeres se realicen una mastografía (placa de rayos X de los senos) a partir de los 40 años de edad, independientemente de sus síntomas y de sus antecedentes familiares. Al hacer un diagnóstico precoz existe mayor posibilidad de evitar el avance del cáncer”, enfatiza el especialista.

Diseminación

Martínez Macías explica que el cáncer de mama sigue cierto patrón, y tras anidarse en la zona pectoral es frecuente que avance hacia los ganglios (áreas empleadas por el sistema inmunológico para combatir infecciones) de las axilas, o bien, hacia los de las supraclaviculares o los infraclaviculares (encima y debajo de ésta, respectivamente). En efecto, dice el oncólogo, siempre existe la posibilidad de que el tumor se traslade hacia el pulmón, huesos, cerebro o cualquier otro lado a través del flujo sanguíneo.

“El éxito de todo tratamiento contra el cáncer de mama se basa en la etapa en la que detectamos el tumor. Así, al encontrar un cáncer no palpable a tiempo podemos detener su evolución y evitar que se disemine hacia otros lados”, explica el entrevistado

Generalmente, abunda, si el cáncer se encuentra en la etapa 1 ó 2 es operable, y si la lesión es pequeña se puede optar por tratamiento conservador. “En caso contrario, quizá haya que recurrir a mastectomía (extirpación del seno). Depende de cada paciente, porque si ya se ha diseminado a otros órganos, entonces no se hablaría de tratamiento quirúrgico sino de otro basado en quimioterapia (medicamentos)”.

Respecto a la metástasis hay datos que llaman la atención de inmediato, por ejemplo, que más de 60% de los casos de cáncer de mama diagnosticados se detectan tardíamente, lo que implica menor probabilidad de recuperación y supervivencia.

Es cierto, la sobrevida media de las pacientes ha aumentando en los últimos años, pero la diseminación de esta clase de tumores es una condición difícil de tratar y un desafío permanente para los oncólogos. Así lo determinan los siguientes datos:

  • Entre 5 y 10% de las mujeres presentan cáncer mamario metastásico (CMM) al momento del diagnóstico.
  • De 20 a 50% de quienes fueron diagnosticadas en etapas más tempranas pueden llegar a desarrollarlo.
  • De las mujeres que se someten al tratamiento en las primeras etapas, 40% finalmente derivarán en CMM en un lapso de 3 años.
  • La media de supervivencia es tan sólo de 2 a 3 años.
  • La tasa de supervivencia a los 5 años es sólo de 26%.

Nueva clase terapéutica

La Dra. Gabriela Hernández Rivera explica que los medicamentos para tratar el cáncer de mama (quimioterapia) son, básicamente, los llamados citotóxicos, que se suelen aplicar por vía intravenosa, aunque algunos se administran oralmente.

Los más utilizados en el cáncer de mama, dice la especialista formada en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el Distrito Federal, son las antraciclinas, taxanos y capecitabina, que se prescriben de acuerdo a la etapa en que se encuentre el tumor.

Si el tumor es muy pequeño (no rebasa 1 cm) y no hay otras áreas fectadas, es probable que la paciente no requiera medicación; en dicha situación es común que la mujer supere la enfermedad con cirugía y radioterapia (radiación similar a los rayos X, pero de mayor intensidad). De modo contrario, dice la también hematóloga por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), “cuando la enfermedad se encuentra en fase avanzada (mayor a 1 cm) y aunque no haya lesión en los ganglios, se recomienda someterse a quimioterapia para asegurarse de que las células malignas residuales desaparezcan”.

Cuando el tumor es grande pero se encuentra localizado en la mama o la axila, es posible aplicar quimioterapia, lo cual se recomienda para buscar que la lesión disminuya y sea operable. Ahora bien, si se sabe que hay metástasis en sitios alejados del sitio original, “el medicamento se administra no para buscar una curación, pues sabemos que esto no es posible, sino para quitar el dolor, controlar el sangrado local e impedir el daño a otros órganos”.

Resistencia a la quimioterapia

Hablamos de resistencia a la medicación cuando los fármacos no tienen el efecto esperado. Existen dos tipos: intrínseca, cuando no hay respuesta al tratamiento inicial con un agente de quimioterapia específico, y adquirida, cuando el procedimiento es bien aceptado en primera instancia, pero luego deja de ser efectivo.

La frecuencia de este fenómeno es alta en las pacientes de las que hemos hablado con anterioridad, a tal grado que es responsable del fracaso del tratamiento en 90% de los casos.

La nueva clase terapéutica basada en epotilonas forma parte de las recomendaciones recientes del panel de expertos mexicanos para actualizar los esquemas quimioterapéuticos del cáncer de mama diseminado. “Son medicamentos sumamente novedosos y han demostrado su eficacia en tumores resistentes, además de que cuentan con perfil de seguridad manejable en pacientes con enfermedad localmente avanzada o metastásica que no habían respondido previamente al tratamiento”, dice el Dr. Cristian Villanueva, especialista argentino adscrito al Hospital Universitario de Besançon, Francia, durante su participación en un encuentro avalado por la Sociedad Mexicana de Oncología.

Voz autorizada

La Dra. Hernández Rivera, quien es transpantóloga especializada en células progenitoras o madre, explica que las epotilonas actúan cuando el cáncer se ha diseminado, pero también son útiles en caso de enfermedad localmente avanzada, es decir, cuando el tumor se encuentra dentro de la mama o tejidos cercanos y es muy grande.

Hay quienes preguntan si vale la pena hacer este esfuerzo en personas casi desahuciadas, y a ellas responde la Dra. Hernández Rivera: “Todo ser humano tiene derecho a la salud, lo que significa que una paciente sin cura, a pesar de su condición, debe tener la posibilidad de vivir de la mejor manera el tiempo que le quede de vida. Los medicamentos de los que hablamos cumplen con esta premisa, pues permiten sobrevivir con síntomas menores”.

Las pacientes susceptibles de recibir las epotilonas son quienes ya no tienen más opciones, porque han desarrollado resistencia a los tratamientos habituales. “Se ha demostrado fehacientemente —concluye la entrevistada— que las epotilonas funcionan en etapas avanzadas de la enfermedad, lo que nos hace pensar que también puedan ser efectivas en fases tempranas. Sin embargo, no hay nada concluyente porque apenas se realizan los estudios pertinentes”.

SyM - Gaby Matus

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore