Hiperprolactinemia, producción de leche fuera de la lactancia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hiperprolactinemia, producción de leche fuera de la lactancia

Miércoles 09 de noviembre del 2016, 05:01 pm, última actualización

Tumoración en la glándula hipófisis y uso de anticonceptivos son algunas de las causas de hiperprolactinemia que también se manifiesta con infertilidad, ausencia de menstruación, disminución del apetito sexual y dolor de cabeza. Conoce más sobre este padecimiento y las soluciones con que cuenta la Medicina.

Hiperprolactinemia, producción de leche fuera de la lactancia

La hipófisis o pituitaria es una glándula del tamaño de un chícharo que se sitúa justo debajo de la cabeza y la cual se encuentra protegida por diminuta formación ósea denominada "silla turca". En contraste con sus reducidas dimensiones, tiene la responsabilidad de coordinar el funcionamiento de otras estructuras encargadas de generar hormonas, como tiroides (localizada en la garganta y que produce sustancias que controlan el crecimiento y funcionamiento del organismo), suprarrenales (pequeñas formaciones localizadas encima de cada riñón; crean químicos necesarios para regular niveles de sales, respuesta al estrés y otras funciones) y ovarios y testículos (segregan hormonas sexuales femeninas y masculinas, respectivamente), entre otras.

Asimismo, la también llamada glándula principal tiene a su cargo la síntesis de prolactina, hormona que cumple un papel primordial en la lactancia materna debido a que estimula el crecimiento de las mamas y la producción de leche luego del alumbramiento, sin olvidar que desencadena alteraciones en la menstruación (o ausencia de ésta, llamada amenorrea) con la finalidad de que la madre no sea fértil durante algunos meses y atienda cabalmente a su bebé recién nacido.

La elevación de los niveles de prolactina es llamada por los médicos hiperprolactinemia, y su presencia es, entonces, completamente normal para el amamantamiento; sin embargo, otras causas son capaces de desencadenar aumento en la cantidad de este químico en la sangre, entre ellas estrés y ejercicio excesivos, uso de medicamentos (los utilizados para tratar enfermedades psiquiátricas y presión arterial elevada), anticonceptivos y, sobre todo, tumoración en la hipófisis que recibe el nombre prolactinoma o adenoma láctotropo.

Como es de suponer, el tratamiento de hiperprolactinemia puede ser delicado, de modo que siempre requerirá de evaluación médica a fin de conocer sus causas y determinar las medidas a seguir para lograr su erradicación.

Síntomas y causas

Los síntomas de hiperprolactinemia varían en cada caso, pero los más frecuentes son:

  • Amenorrea e infertilidad. Se define como la falta de menstruación en un período de aproximadamente 90 días o más, durante la madurez sexual de la mujer. De manera paralela, se suspende la maduración de óvulos, por lo que el embarazo no es posible.
  • Galactorrea. Producción de leche fuera del período de lactancia materna. Puede aparecer en forma espontánea o mediante la manipulación de las mamas, en uno o en ambos senos.
  • Falta de lubricación vaginal, que es causa de molestias durante una relación sexual.
  • Sensación similar a la que se genera en el síndrome premenstrual, es decir, intensos dolores de cabeza, irritabilidad y malestar general.
  • Disminución del apetito sexual.
  • Aumento en la cantidad o grosor del vello corporal, debido a desórdenes hormonales asociados.
  • Problemas de visión y pérdida parcial de la visión periférica (la que nos permite ubicarnos adecuadamente en el espacio), ya que al crecer la pituitaria puede ejercer presión sobre los nervios ópticos.

Ahora bien, las causas de hiperprolactinemia  son más fáciles de comprender cuando se tiene conocimiento del mecanismo "de cascada" que regula a la ovulación (generación de óvulos cada 28 días) y al embarazo, y que puede resumirse en los siguientes puntos:

  • El hipotálamo, glándula localizada en la región cerebral, genera a la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), que estimula a la hipófisis.
  • Cuando la hipófisis detecta a la GnRH, produce hormonas foliculoestimulante (FSH) y luteinizante (LH).
  • Las hormonas FSH y LH viajan por la sangre y le indican al ovario que debe madurar un óvulo y enviarlo hacia el útero.
  • Paralelamente se liberan dos hormonas más, estradiol y progesterona, que preparan al útero y cuerpo femenino en caso de embarazo.
  • Si no hay fecundación, los niveles de estradiol y progesterona bajan, de modo que su estímulo desaparece, dando lugar a la menstruación.
  • Cuando hay fecundación, estradiol y progesterona aumentan, con lo que avisan al hipotálamo que deje de generar GnRH, a la vez que inicia la producción de factor liberador de prolactina (PRF).

Así pues, cuando la mujer se somete a excesivo estrés, ejercicio muy intenso, dietas rigurosas, duerme inadecuadamente o incluso cuando padece anorexia (pérdida de peso por dejar de comer y someterse a exhaustivas rutinas deportivas) o bulimia (episodios repetidos de abundante consumo de alimentos seguidos de vómito o uso de laxantes), disminuye la producción de GnRH, hecho que es malinterpretado por la hipófisis, que inicia la generación de prolactina.

Algunos fármacos contra presión elevada, de uso psiquiátrico y antiácidos, como la cimetidina, también alteran este ciclo en uno de sus eslabones, sea porque aumentan los niveles de estradiol y progesterona o porque reducen la cantidad de GnRH, con lo cual, de nueva cuenta, la pituitaria recibe una señal errónea.

Por su parte, cabe señalar que los anticonceptivos se valen precisamente de la interrupción de este mecanismo para inhibir la producción de óvulos, pues incrementan los niveles de las hormonas generadas por el aparato reproductor femenino durante el embarazo para que el hipotálamo deje de generar GnRH. Sin embargo, una dosis elevada de estos medicamentos, sean inyectables o en pastilla, pueden desencadenar la producción de PRF.

Mención aparte merecen los problemas en la tiroides, ya que se sabe que la baja producción de hormona tiroidea hace que el hipotálamo segregue sustancias que estimulan a las glándulas mamarias. Asimismo, un tumor en la hipófisis o prolactinoma, al alterar directamente a la estructura de la glándula principal, da origen a excesiva producción de prolactina, sin importar que el proceso hormonal funcionara bien con anterioridad.

Aunque este padecimiento afecta principalmente a las mujeres, también es probable observarlo en hombres, en quienes ocasiona, por lo general, disminución de la función de las hormonas sexuales masculinas. Este hecho se traduce en disfunción eréctil, infertilidad y apetito sexual disminuido.

Diagnóstico y tratamiento

Análisis de sangre y pruebas de mapeo son los recursos utilizados para determinar la causa de este padecimiento; los primeros se requieren para conocer los niveles de prolactina, estrógenos y hormonas luteinizante y foliculoestimulante, mientras que entre las segundas pueden realizarse tomografía computarizada (sistema de rayos X capaz de tomar imágenes múltiples del interior del organismo en "rebanadas" o "cortes") o resonancia magnética (método que se vale de poderosos electroimanes y ondas de radio para producir imágenes del cuerpo) para revelar la presencia de prolactinomas.

Las distintas terapias se basan en el tratamiento o erradicación de la causa desencadenante de hiperprolactinemia. Así, de identificarse algún medicamento como responsable del problema. deberá suspenderse su administración de inmediato, quedando a criterio del médico su reemplazo o ajuste de la dosis (esto último en el caso de anticonceptivos, principalmente).

En caso de que el padecimiento sea consecuencia de otras enfermedades, éstas deberán recibir atención adecuada para erradicar sus consecuencias. El tratamiento de desórdenes alimenticios, como anorexia y bulimia requiere del abordaje multidisciplinario encabezado por nutriólogos y psicólogos, en tanto que las deficiencias en la tiroides (casi siempre hipotiroidismo, es decir, funcionamiento disminuido de esta glándula) se atienden mediante la administración de hormonas.

Cuando los exámenes muestren alta concentración de prolactina en la sangre y la exploración con imágenes determina que no hay tumoración o que el prolactinoma es muy pequeño (microadenoma), es posible prescribir medicamentos especiales (bromocriptina, cabergolina) que restablecen los niveles hormonales, desaparecen los síntomas y hacen posible el embarazo cuando la mujer así lo desee. Además, la mayoría de los expertos recomiendan estudios anuales con tomografía computarizada o resonancia magnética, mínimo durante dos años, para asegurarse de que el tumor no crezca demasiado.

Pacientes con tumores más grandes (macroadenomas) deben ser tratados con medicamentos, y sólo en casos extremos, es decir, cuando los fármacos no dan resultado, se recurrirá a cirugía o radioterapia (emisión de radiaciones para destruir tejidos anormales), pues el crecimiento excesivo de la pituitaria acentúa los síntomas y afecta a la visión en forma notable.

La intervención quirúrgica exige el esfuerzo coordinado de un radioterapeuta, un neurocirujano y un endocrinólogo, y a pesar de que inicialmente normaliza los niveles de prolactina, en casi todos los casos reaparece el prolactinoma. La radioterapia ofrece resultados más duraderos, pero tampoco garantiza que el tumor no vuelva a aparecer. El pronóstico de los macroadenomas, cabe recordar, no es tan favorable como en los casos anteriores.

Finalmente, te recordamos que la mejor atención a este padecimiento es posible cuando su detección se da en etapas tempranas, por lo que es muy recomendable acudir a evaluación con un ginecólogo o endogrinólogo en cuanto se presenten síntomas como galactorrea y amenorrea, a fin de someterse a revisión oportuna.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore