Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hipotiroidismo: la tiroides se rehúsa a trabajar

Martes 04 de febrero del 2014, 03:50 pm, última actualización.

Cuando la tiroides, ubicada en el cuello, no funciona adecuadamente genera escasa cantidad de hormonas, lo que ocasiona que diversas funciones del organismo fallen; entre estas se encuentran regulación de temperatura corporal, frecuencia cardiaca y presión arterial.

Hipotiroidismo: la tiroides se rehúsa a trabajar

Quienes padecen hipotiroidismo o deficiencia de hormonas tiroideas, ya sea bebés, niños, adultos o ancianos, suelen presentar aumento de peso, son incapaces de tolerar el frío, manifiestan pérdida de cabello, piel seca y escamosa, hormigueo en manos, pulso lento (secuencia de los latidos cardiacos), voz ronca, párpados caídos, inflamación en rostro y, en algunos casos, falta de memoria.

Pese a que los síntomas de hipotiroidismo pueden ser fácilmente identificados por el endocrinólogo (especialista en glándulas de secreción interna), el desarrollo del padecimiento es muy lento y no siempre es posible identificar de inmediato las manifestaciones del trastorno.

Ahora bien, la situación contraria está constituida por el hipertiroidismo, alteración en la que la glándula tiroides produce excesiva cantidad de hormonas, lo que ocasiona que el afectado tenga mayor sensibilidad al calor y pierda peso aunque coma más de lo habitual. Asimismo, se dificulta conciliar el sueño a pesar de estar fatigado y, a veces, se experimentan temblores en las manos o ritmo cardíaco fuerte o irregular. Cuando la condición del paciente se torna grave puede presentarse dificultad para respirar, dolor en el pecho, debilidad muscular y ataque cardiaco.

¿Por qué?

La causa más frecuente de hipotiroidismo es la carencia de yodo en la dieta, pues este elemento es fundamental para que la glándula tiroides pueda producir hormonas, pero si no lo obtiene incrementa su tamaño y reduce su rendimiento. Sin embargo, no es la única razón que da lugar a la enfermedad, ya que también tenemos:

  • Autoinmunidad. Por razones desconocidas, el organismo reconoce erróneamente como peligrosas a las células que constituyen la tiroides, por lo que produce anticuerpos que las atacan; en consecuencia, dicha estructura se agranda y deteriora.
  • Tratamiento previo con I-131. Cuando se padece hipertiroidismo (la tiroides trabaja aceleradamente produciendo excesiva cantidad de hormonas) suele prescribirse un medicamento llamado yodo radiactivo para controlar el problema; pese a ello, al mismo tiempo se destruyen células tiroideas y ello puede dar lugar a hipotiroidismo.
  • Tiroidectomía. Extirpación de una parte o toda la glándula tiroides en caso de tumor.

Cabe destacar que hay ocasiones en que desde la vida embrionaria puede padecerse hipotiroidismo, lo que regularmente se debe a anomalías en la glándula tiroides o a que esta estructura no se desarrolla. Cuando esto ocurre, las hormonas tiroideas de la madre atraviesan la placenta y ayudan al desarrollo del producto; no obstante, después del nacimiento (en caso de no detectarse el problema) tal deficiencia puede derivar en lento desarrollo mental y crecimiento físico, así como afecciones cardiacas.

Anatomía

La tiroides es pequeña estructura de aproximadamente 5 centímetros de diámetro que está situada en el cuello; está constituida por dos partes (lóbulos) que se conectan por el centro (istmo) como si formarán la letra "H". Normalmente, este órgano no puede verse y apenas es posible sentirlo mediante palpación.

Dicha glándula secreta las llamadas hormonas tiroideas, las cuales se encargan de estimular a casi todos los tejidos del cuerpo a producir proteínas y aumentar la cantidad de oxígeno que las células utilizan; para que tales sustancias puedan formarse, la tiroides necesita yodo (elemento contenido en alimentos y agua).

Por otra parte, el organismo se sirve de complejo mecanismo para ajustar la concentración de hormonas tiroideas, para lo que es preciso contar con la ayuda del hipotálamo (ubicado en cerebro), pues éste secreta la hormona liberadora tirotropina. Ésta, a su vez, induce la producción de sustancias que estimulan a la glándula tiroides, mismas que dan lugar a las hormonas tiroideas, las cuales se encuentran en dos formas: tiroxina o T4 (producida en tiroides) y triyodotironina o T3 (se forma cuando la tiroxina se convierte en activa, es decir, si no está unida a las proteínas de la sangre).

Es importante saber que dichas hormonas cumplen con funciones indispensables para el organismo, las cuales incluyen:

  • Correcto crecimiento y desarrollo.
  • Regulación de la temperatura corporal.
  • Aumento en el consumo de oxígeno.
  • Estimulación del aprovechamiento proteínico.
  • Digestión de las grasas.
  • Intervención en la utilización del azúcar.
  • Formación de vitamina A.
  • Desarrollo del sistema nervioso.
  • Contracción muscular y movimiento intestinal.
  • Desarrollo y erupción dental.
  • Regulación de frecuencia cardiaca y presión arterial.
  • Control de la tasa metabólica del organismo, es decir, la velocidad con la que la comida se convierte en energía.

¿Cómo anda la tiroides?

Cuando el endocrinólogo sospecha que el funcionamiento de la glándula tiroides es anormal, solicita análisis de sangre para medir la concentración de las hormonas estimulantes de sustancias tiroideas y/o verificar si hay anticuerpos que la estén atacando; asimismo, mediante observación y palpación determina si dicha estructura ha aumentado de tamaño.

Cuando se percibe crecimiento anormal de la glándula, el endocrinólogo llega a solicitar un ultrasonido, procedimiento que utiliza ondas de sonido que traspasan al órgano para que en un monitor se aprecie si el agrandamiento es sólido o contiene líquido. Una vez que se confirma el diagnóstico de hipotiroidismo, el especialista puede recomendar terapia a base de administración oral de yodo nuclear y sustitución de hormonas tiroideas, las cuales deberán tomarse durante toda la vida.

En la actualidad es posible tratar con éxito el hipotiroidismo, pero es fundamental someterse a tratamiento temprano para evitar que se presenten padecimientos cardiacos que puedan poner en peligro la vida. 

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...


Cada minuto perdemos aproximadamente de 30 mil a 40 mil células muertas de la superficie de la piel o epidermis.

Logo Comscore