Incontinencia urinaria, de la mano con la menopausia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Incontinencia urinaria, de la mano con la menopausia

Miércoles 22 de marzo del 2017, 03:53 pm, última actualización.

La incapacidad para controlar la emisión de orina en la mujer madura se asocia con la disminución en los niveles de ciertas hormonas, y es tan frecuente que la intervención que se requiere para corregirla ocupa el segundo lugar en cirugías ginecológicas de muchos hospitales.

Incontinencia urinaria, de la mano con la menopausia
Incontinencia urinaria, de la mano con la menopausia

Tal como ha sucedido con otras enfermedades asociadas al aumento en la esperanza de vida, la incontinencia urinaria ha adquirido papel protagónico para la mujer debido a que ahora es mucho más fácil que llegue al climaterio (fin de la fase reproductiva) y, en consecuencia, experimente importante déficit hormonal que condiciona la pérdida en el control voluntario de la vejiga. Lo anterior sea dicho sin olvidar que también es muy probable que en la etapa madura, o incluso antes, se sufran las consecuencias de los descuidos del pasado y el embate de enfermedades crónicas (de larga duración), como obesidad o diabetes (elevación de glucosa en sangre).

Hay que decir, en primer lugar, que la expectativa de vida de las mexicanas ronda los 80 años de edad, por lo que puede afirmarse que el climaterio ocupa una cuarta parte de su existencia, ya que según estadísticas, este periodo comienza entre los 38 y los 47 años con la perimenopausia, etapa que se caracteriza por alteraciones menstruales y desequilibrio en la regulación de la temperatura corporal (bochornos).

La menopausia o última menstruación ocurre aproximadamente entre los 47 y 52 años de edad, iniciando con ella el climaterio, fase en que ha concluido el periodo menstrual y se presentan algunas alteraciones fisiológicas y del ánimo. A continuación, y hasta los 64 años, la mujer vive un proceso de adaptación a su nuevo estado, el cual puede experimentarse en plenitud si se sigue una terapia de reemplazo hormonal y se llevan a cabo hábitos de vida saludable.

Durante todo este trayecto se suele experimentar incontinencia urinaria, la cual, además de molesta, es condicionante de otras enfermedades, origina problemas en la autoestima y afecta las relaciones sociales y de pareja.

Opinión autorizada

Vale la pena recordar que la incontinencia se divide, básicamente, en dos tipos. Por un lado encontramos la que se genera por causas anatómicas y es común en quienes han experimentado uno o varios partos, toda vez que durante dicho acontecimiento se distienden o desgarran las fascias (envolturas) que recubren a la vejiga y la vagina.

Por otro, existe la llamada incontinencia “de urgencia”, la cual se experimenta habitualmente cuando la mujer se instala en la etapa del climaterio, ya que a partir de entonces hay una franca disminución de hormonas femeninas, panorama que determina que se atrofie el tejido vaginal y se altere la circulación sanguínea de tal zona.

El Dr. Gerardo Tinoco Jaramillo, jefe del departamento de Ginecología y Obstetricia 2 A (Hospital de Troncoso) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), situado en la Ciudad de México, explica que la incontinencia relacionada con los cambios en la anatomía femenina es conocida como incontinencia de esfuerzo. Es fácil entender el término porque la paciente experimenta imperioso deseo de orinar cuando tose, se ríe, estornuda, sube escaleras o lava la ropa, sin que tenga tiempo suficiente para llegar al sanitario.

Como es de esperarse, dice el médico egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hay algunos padecimientos que coadyuvan para que la incontinencia pueda manifestarse, como la obesidad, que aumenta la presión a la que se somete la vejiga. Además, hay que recordar, señala el entrevistado, que la uretra (conducto por el que fluye la orina al exterior) es muy corta en la mujer (mide entre 2.5 y 4 centímetros), pues en el hombre alcanza longitud de 20 cm.

La diabetes mellitus, verdadero azote de la población mexicana, también causa efectos nocivos en el organismo conforme avanza la edad, sobre todo si la paciente no controla el padecimiento. Esto sucede porque el aumento en el nivel de azúcar en la sangre genera deterioro en el sistema nervioso que se conoce como neuropatía diabética, el cual puede causar falta de fuerza y sensibilidad en la vejiga femenina, afirma el especialista.

Así, el ginecólogo enfatiza que la incontinencia, en general, “es enfermedad muy común entre nuestra población, tanto que en un hospital como el nuestro es el segundo padecimiento más frecuente que atendemos en cuanto a aquellas que requieren cirugía ginecológica, sólo por detrás de los miomas (tumores benignos que se desarrollan al interior del útero) que causan sangrados”.

Humores, infecciones y algo más

La orina puede manifestar la presencia de alguna enfermedad, y en muchas ocasiones no necesitamos acudir a un laboratorio para saber que ocurre algo malo en nuestro organismo. Sin embargo, un olor más intenso que el acostumbrado o cambio en la coloración serán síntomas de alarma para visitar a un especialista.

La mujer, recuerda el Dr. Tinoco Jaramillo, tienen mayor índice de infecciones urinarias que el varón, “simplemente porque cuando inicia su vida sexual, la cantidad de bacterias que entran en contacto con esta zona es muy grande; además, algo similar ocurre cuando se retiene la orina por tiempo prolongado, o si no se toma agua en cantidad suficiente. En el caso de problemas anatómicos, como cistocele (es decir, vejiga caída), se forma una especie de reservorio o ‘bolsa’ de orina que puede originar infección al no haber una evacuación total”, sentencia.

Aunque la evolución en la cultura médica de la población mexicana ha avanzado en años recientes, es evidente que todavía persisten algunos prejuicios e ignorancia.

Con base en su experiencia profesional, dice el también médico adscrito al Hospital Metropolitano de la Ciudad de México, “veo con frecuencia a mujeres que prefieren aguantar o sufrir estoicamente este tipo de problemas, antes que hablar de él. No es algo que se comente fácilmente y muchas eligen colocarse un pañal o llevar consigo un trapo para retener la orina, incluso por años. Claro, a pesar de estos esfuerzos la mayoría acaba por rozarse y lastimarse, hasta que no soportan más y llegan al hospital en muy malas condiciones”, señala.

Los síntomas de la incontinencia afectan muchas esferas de la vida de la paciente y, en ocasiones, le impide desarrollarse socialmente porque no siempre se puede cargar con un desodorante o pañal, u ocultar lo que sucede. Y ni qué decir del impacto en su sexualidad, ya que si la zona colindante con la vagina se encuentra inflamada o muy sensible al tacto, el contacto erótico será prácticamente imposible.

Soluciones a la vista

Las pacientes que sufren este desagradable trastorno pueden buscar ayuda profesional con la seguridad de que desde hace mucho tiempo se tiene plenamente identificada la manera en que debe resolverse. Si se trata de un problema anatómico, existen cirugías rápidas y efectivas para restaurar la zona dañada, con la probabilidad de que sea una operación para toda la vida, siempre y cuando la paciente siga las indicaciones médicas.

Asimismo, en caso de incontinencia de urgencia la afectada deberá aprender a ir al baño en forma programada (cada tres horas, por ejemplo) y a realizar ejercicios en los que intervengan los músculos del piso pélvico (aquellos comprendidos entre glúteos, muslos y pelvis), mismos que permitirán recobrar el control en la emisión de orina y mejorar la irrigación sanguínea de la zona, además de que tendrán impacto positivo en su desempeño sexual.

Finalmente, existe también importante número de medicamentos para la incontinencia, pero todo ello deberá efectuarse bajo la supervisión de un especialista en la materia.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore