Cirugía para levantar los senos y la autoestima - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Levanta tus senos y tu autoestima

Jueves 20 de abril del 2017, 11:05 am, última actualización

El paso del tiempo, lactancia y herencia determinan pérdida de firmeza en los senos y cedan ante la ley de la gravedad, lo que produce baja autoestima en muchas mujeres. ¿Hay solución?

Mastopexia, Cirugía para levantar los senos, Mamas, Autoestima

Hace unos años el mundo conoció la imagen de la checoslovaca Eva Herzigova, quien fue la modelo elegida para el lanzamiento de la campaña publicitaria del brassiere Wonder bra, cuyas virtudes consisten en levantar y juntar los senos, lo que definitivamente hace que éstos luzcan impecables y espectaculares.

Lo cierto es que, de forma natural, es difícil tener dichas características, pues hay que puntualizar que las mamas no contienen músculo, sino que están formadas en alto porcentaje por grasa. Es por ello que las mujeres con senos voluminosos, así como las que pasan por el embarazo (etapa en que se incrementa su tamaño debido a cambios hormonales) y las que toman pastillas anticonceptivas presentan mayor flacidez y pérdida de consistencia en los senos.

Debido a lo anterior los ejercicios para reafirmar el busto se dirigen a dar fuerza a los músculos pectorales, que son los responsables de sostener a los senos, lo que no incidirá en el aumento o reducción de su tamaño. A continuación algunos ejercicios recomendados por especialistas médicos:

Ejercicios para mantener senos firmes

  • Aprieta las palmas de las manos una contra la otra hasta que sientas la tensión muscular; repite el ejercicio varias veces a lo largo del día.
  • Recuéstate en el piso boca abajo, con el cuerpo estirado y las piernas juntas. Trata de levantar su peso estando sostenida por las puntas de pies y dedos de las manos, levanta la cabeza y dóblala hacia atrás, pero sin esforzarte. Repite el mayor número de veces que puedas.
  • Cruza los brazos y ejerce presión con las manos, es decir, pon tu mano derecha en el brazo izquierdo y la izquierda en el derecho, a la altura del bíceps de cada brazo, sin moverlas; empuja como si quisieras subir las mangas de tu blusa.
  • Sujeta el antebrazo izquierdo (debajo del codo) con la mano derecha y el antebrazo derecho con la mano izquierda, presiona e intenta jalar fuertemente como si quisieras separarlos, pero sin lograrlo.
  • Coloca los dedos de la mano derecha en el pecho, junto al hombro izquierdo, y muévelos circularmente de adentro hacia fuera, sin despegarlos del cuerpo y haciendo presión. Haz lo mismo en el lado opuesto.

¡Ojo! para que los ejercicios sean más efectivos es recomendable aplicar crema hidratante y rociar el área con una loción tonificante; si acabas de parir, considera el uso de un buen sujetador de lactancia, tanto de noche como de día, aun cuando no des pecho a tu bebé.

Sin embargo, aunque este tipo de ejercicios pueden ser benéficos hay que estar plenamente conscientes que no son una solución permanente, por lo que las mujeres que se sientan inconformes con el estado de sus senos podrán recurrir a una intervención quirúrgica que las haga sentirse seguras, e inclusive admiradas.

Mastopexia o elevación de la mama

La ciencia médica ofrece una opción que cada vez encuentra más seguidoras: la mastopexia, procedimiento quirúrgico para elevar y mejorar la forma de las mamas caídas, lo que ocurre a consecuencia del paso de los años, y tras embarazolactancia y fuerza de la gravedad.

En esta intervención, similar a la de reducción mamaria, la supresión de tejidos es mínima, ya que se aprovechan (a veces con la ayuda de una prótesis) para darle volumen y proyección adecuada a la mama, una vez que ésta se ha reacomodado en su posición ideal. La mastopexia también puede reducir el tamaño de la areola (parte más oscura alrededor del pezón) cuando es muy grande.

Si has pensado en modificar esta parte de tu cuerpo, es conveniente que sepas que las candidatas ideales para someterse a una cirugía de mamas deben ser mujeres sanas y emocionalmente estables que comprendan los resultados que se pueden obtener tras este procedimiento. Muchas mujeres, por ejemplo, deciden someterse a esta intervención después de un embarazo o periodo de lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho, pero hay que tener en cuenta que las mamas pueden sufrir una recaída tras una nueva gestación.

Planificando la cirugía

Ante todo, hay que decir que una mujer que quiera someterse a esta operación deberá haber terminado su crecimiento (aproximadamente a los 18 años). Superado este requisito, durante la primera consulta el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y tu estado general de salud. Se realizará además una exploración de los senos y, en algunos casos, se solicitará un estudio mamográfico.

La paciente deberá ser informada de las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán sus mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para ella. Asimismo, la mujer expondrá sus expectativas de manera sincera, para que el cirujano plástico le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. También se le explicará cuál es el tipo de anestesia que se empleará, los días que permanecerá internada y, por supuesto, los costos de la intervención.

Por su parte, es importante que el especialista conozca si la candidata fuma o toma alguna medicación o vitamina, así como el número de embarazos previos, si piensa volver a quedar encinta y si, en este caso, amamantaría a su bebé. Estos datos le permitirán al médico tener la certeza de que la paciente entenderá el objetivo de la cirugía y que no habrá posibilidad de que se forme falsas expectativas sobre los resultados de la misma.

Manos a la obra

Una vez que se ha elaborado la historia clínica, y dependiendo de cada caso, se deberán seguir ciertas instrucciones previas a la cirugía, que incluyen lineamientos sobre el consumo de alimentos y líquidos, tabaco, así como la ingesta o supresión de medicamentos, vitaminas y suplementos de hierro, de acuerdo a la opinión del médico.

Asimismo, siete días antes de la intervención se recomienda evitar el frío intenso y el calor sofocante (no se debe ir a la playa o tomar baño sauna), y dos días antes se debe tener cuidado en depilar la areola. No se requiere transfundir sangre durante la operación.

La mastopexia se practica en un quirófano, y generalmente se realiza bajo anestesia general, aunque en determinados casos se opta por anestesia local más sedación (procedimiento más barato y, para algunos, menos peligroso). De cualquier forma, la hospitalización dura aproximadamente entre 1 y 2 días.

El proceso quirúrgico tarda entre 2 y 3 horas y media, y consiste en realizar varias incisiones o cortes en la parte de la mama que se va a retirar, así como en la zona donde se colocará el pezón y la areola (en una posición más elevada). Las suturas se colocan alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo y a lo largo del surco debajo de la mama. En determinados casos, cuando la mama es pequeña y está poco caída la incisión se hace sólo alrededor de la areola.

Asimismo, en mamas con poco volumen puede ser necesario colocar una prótesis (de silicona rellena de gel) debajo del tejido mamario o del músculo pectoral; después de la cirugía se coloca un vendaje.

Cuidado posoperatorio

Tras la cirugía es normal encontrarse algo cansada durante unos días, pero podrá hacerse vida casi normal transcurridas 48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por el cirujano plástico, aunque las mamas pueden doler un par de semanas. El vendaje será retirado después de 5 días, y será sustituido por un sujetador especial que deberá colocarse de la manera que lo indique el médico. Es normal tener sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas.

Es frecuente la disminución de sensibilidad en los pezones, situación que generalmente es temporal, aunque excepcionalmente puede ser definitiva. Los puntos se retiran al transcurrir entre 7 y 14 días y el edema (inflamación de la zona por acumulación de líquidos) desaparece completamente cuando transcurren entre 3 y 6 semanas.
Tras la mastopexia podrá volver a realizar sus actividades normales en pocos días, aunque hay que seguir al pie de la letra las instrucciones del especialista acerca de los ejercicios que puede realizar; se evitará levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas, así como tomar baños de Sol.

Igualmente, como las mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, se debe evitar contacto físico excesivo hasta que haya transcurrido un mes de la operación. Finalmente, es interesante que sepas que las cicatrices estarán rosadas (aspecto que mejorará continuamente a partir de la sexta semana), y que los controles mamográficos rutinarios para cada mujer pueden seguir realizándose.

Riesgo controlado

La mastopexia es una técnica segura, siempre y cuando sea practicada por un cirujano plástico calificado. Sin embargo, como en cualquier operación, pueden llegar a presentarse complicaciones asociadas, como el manejo de la anestesia, ausencia de cicatrización por alergia a la sutura, así como infecciones o sangrado por cortar erróneamente un vaso sanguíneo. Cuando se coloca una prótesis existe, además, el riesgo de que haya rechazo a la misma debido a cuestiones alérgicas.

Esta intervención deja cicatrices permanentes y visibles, aunque disimulables bajo el sujetador o bikini; sin embargo, se ha comprobado que los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadoras.

Es importante saber que algunas pacientes pueden experimentar disminución parcial y, en ocasiones, total de la sensibilidad del pezón.

Por todo lo expuesto debe estar consciente de que los efectos de la mastopexia no son permanentes, pues depende de factores como nuevos embarazos y variaciones de peso y edad, entre otros, aunque resulta evidente que si le colocan una prótesis el efecto será más duradero. Sin embargo, se puede concluir que esta cirugía te puede ayudar a sentirte mejor contigo misma, pues seguramente hará que más de uno admire tu estética figura.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore