Formas de besar a tu pareja: la ciencia detrás del beso - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Lo que hay detrás de un beso

Lunes 19 de junio del 2017, 10:53 am, última actualización

La magia de los besos radica en que encarnan la unión de dos personas enamoradas o atraídas. Pero, ¿hay alguna razón médica que explique su encanto? Sigue leyendo para conocer la ciencia detrás del beso, así como distintos tipos de besos para añadir a tu repertorio, ¡sorprende a tu pareja!

Cómo mejorar mis besos

¿Qué pasa cuando damos un beso?

Cuando dos personas juntan sus labios todo su cuerpo reacciona, de inmediato experimentan los efectos de los besos: cierto grado de excitación, temblores y emociones placenteras que los "trasladan a otra dimensión" al provocar que el corazón esté a punto de "salir del pecho".

Las parejas perciben esto como símbolo de unión, comunicación del deseo o promesa de mayor intimidad. Pero pocas veces se preguntan "¿por qué nos sentimos bien cuando besamos?". Ante ello, neurólogos (especialistas encargados del estudio del sistema nervioso) han comprobado que los efectos de los besos desencadenan "tormentas" bioquímicas (secreción de diversas sustancias) en el cerebro, como:

  • Dopamina. Neurotransmisor o "mensajero" de las células nerviosas que participa en el control del movimiento y manejo de la depresión.
  • Endorfinas. Hormonas que aportan efecto analgésico (alivian el dolor) y placentero. Se producen en el sistema límbico, es decir, zona cerebral donde se generan las emociones.
  • Adrenalina y noradrenalina. Neurotransmisores que aceleran la frecuencia cardiaca y presión arterial.
  • Oxitocina. Hormona que "despierta" la necesidad de unión con nuestra "media naranja".
  • Testosterona. Hormona que activa el deseo sexual.

Está comprobado que estos cambios químicos proporcionan satisfacción, bienestar y relajación, factores clave para manejar adecuadamente situaciones causantes de estrés. Estos efectos, en conjunto, pueden alargar la esperanza de vida hasta en cinco años.

Mantente en forma ¡besando!

Por si fuera poco, diversas investigaciones internacionales revelan que besar seguido y apasionadamente ayuda a mantenerse en forma. Así lo expuso la Dra. Martine Mourier, en su tesis de doctorado, "los besos apasionados requieren el trabajo de 29 músculos, genera presión de hasta 12 kilos sobre la pareja y puede elevar la frecuencia cardiaca de 70 a 140 latidos por minuto".

Gracias a este descubrimiento, científicos británicos recomiendan a personas que desean adelgazar que prueben la "dieta kiss" (dieta del beso). Si bien no es régimen indicador de qué comer, se considera método efectivo para quemar calorías besando; sólo es necesario dedicar todos los días un tiempo para besar a la pareja.

Por otra parte, consideremos que todo en la vida tiene puntos a favor y en contra, dicha práctica no es la excepción. Investigaciones sobre los riesgos de los besos indican que son importante factor de caries dentales, ya que un simple beso en la boca es capaz de transmitir 500 mil estreptococos y 10 mil lactobacilos (microorganismos pertenecientes al género de las bacterias).

Tipos de besos y cómo darlos

Como bien sabemos, el beso se conoce y practica en todas las culturas; de hecho, se le puede calificar como "medio de comunicación universal", independientemente de que existen diferentes formas de dar un beso:

  • Piquito. Consiste en apoyar suavemente los labios sobre los de la pareja, lo que en algunos países es utilizado como saludo común entre amigos, sean hombres o mujeres, sin ninguna implicación sexual. En México, los besos de piquito denotan ternura, especialmente en relaciones amorosas "recién nacidas".
  • Invasivo. En estas formas de besar, quien empieza a besar prácticamente se apodera de la boca del otro, hasta dejarlo casi sin respiración. Demuestra indudable pasión y es considerado símbolo de relación sexual, ya que revela el intenso deseo de poseer a la contraparte.
  • Cazador. El que lo da muestra desbordante pasión y muerde (sin lastimar) los labios de su pareja, quien percibe los besos con mordida como anhelo de ser "devorado".
  • Ardiente. Es inevitable que con este estilo se incremente la temperatura de los enamorados, ya que ambos se olvidan del mundo e invaden con la lengua la boca del otro.
  • De película. Se impuso en cintas de la década de 1950 y se convirtió en todo un "clásico", pues mientras el varón besa a la mujer la inclina hacia atrás, como invitándola a estar más cómoda. Por cierto, no se practica con frecuencia.
  • En el cuello. Ésta es una de las zonas más sensibles y eróticas del cuerpo, por ello los besos en el cuello complementan a otros estilos e implica mayor intimidad entre los amantes.

Parece que el beso es la mejor estrategia para mantener comunicación no verbal en la pareja, debido a que permite transmitir emociones más internas y, al mismo tiempo, percibir las suyas. De hecho, gran cantidad de hombres o mujeres comienzan relaciones amorosas mediante besos apasionados, sin tener que recurrir a la frase "¿quieres ser mi novia?", que por muchos ya se considera anticuada.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore