Mujeres independientes emocionalmente - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Matrimonio, hoy le huyen las mujeres

Lunes 06 de marzo del 2017, 09:52 am, última actualización

El hecho de que la mujer elija voluntariamente su soltería es un fenómeno cada vez más común en la historia moderna, el cual implica gran salto en la lucha por los derechos de las mujeres que, a la postre, redundará en mayor superación y libertad.

Matrimonio, hoy le huyen las mujeres

"Te vas a quedar para vestir santos" y "Rézale a San Antonio puesto de cabeza para que te mande marido" son frases con las que hace décadas se apresuraba a las mujeres para casarse (aunque apenas tuvieran 15 años de edad), pues entonces se consideraba al matrimonio la única "carrera" que ellas podían elegir, debido a que se tenía la fuerte convicción de que eran incapaces de hacer algo sin la compañía de un hombre. No obstante, la situación ha cambiado al grado que hoy muchas conservan la soltería más allá de los 25 ó 30 años, todo ello en ambiente que contribuye a lograr su libertad femenina y pleno desarrollo personal, social y económico.

Al respecto, el destacado psiquiatra y psicoanalista italiano Giuseppe Amara Pace refiere en entrevista exclusiva para saludymedicinas.com.mx que "en la actualidad, para 30% de las mujeres retrasar o descartar el matrimonio representa estilo de vida propio de los países desarrollados (como los europeos y Estados Unidos), tendencia que en México comienza a hacerse presente".

En este contexto, añade, "adquiere importancia la evolución que ha tenido la formación y convivencia en pareja al paso de los años, ya que antiguamente ellas eran 'obligadas' a contraer nupcias a muy temprana edad (entre 12 y 18 años), costumbre que se mantuvo hasta la década de 1960; sin embargo, las mujeres empezaron a liberarse de dicha situación en forma progresiva, lo que se refleja en que hoy permanecen solteras por más tiempo, y el matrimonio no es su prioridad".

Esta nueva visión femenina del mundo encuentra ciertas dificultades respecto a la diferencia de objetivos de ambos géneros en torno a la pareja, ya que la mujer tiende a ser más apegada a sus afectos y anhela que sus vínculos amorosos perduren, capacidad que está condicionada por la hormona llamada oxitocina (favorece los lazos amorosos), la cual también es generada en el organismo del varón, pero en menor cantidad respecto a ellas, y despierta el afán de unión durante el orgasmo.

En cuanto al hombre, suele ser inconstante en sus relaciones afectivas, por lo que no resulta extraño que ande "revoloteando" de un lado a otro. "Estas discrepancias emocionales han repercutido considerablemente en la ideología femenina —sobre todo en lo referente a sus motivos para tener cónyuge—, pues aunque entre ellas el amor sigue siendo importante, ahora son más selectivas en la búsqueda de su compañero y no se adaptan tan fácilmente a convivir con varones inestables, sino que observan y analizan con lujo de detalle los rasgos y características de la futura pareja con el objeto de deducir cómo se comportará más allá del enamoramiento inicial", explica el entrevistado.

Asimismo, en la actualidad la mujer ya no pretende casarse para "establecerse", tener base social sólida y contar con los ingresos del marido, pues conforme pasa el tiempo se constata que ella es cada vez más autosuficiente; además, en sus lazos maritales el amor se destaca sólo como estímulo que excita la idea de compartir la vida con alguien, así que si bien aún busca compromiso, lo hace con mayor prudencia.

Evolución femenina

En el sistema de vida mexicano, que ha sido conservador durante decenios, las mujeres prácticamente no han sido libres, pues antes para salir a cualquier lugar debían hacerlo acompañadas, situación que ha ido declinando y ahora les permite tener mayor oportunidad de conocer y convivir con más personas. "Además, la sociedad se ha percatado de que restringir a las mujeres y dejarlas todo el día en casa para, más tarde, vincularlas con individuos que apenas conocen, conduce a múltiples desencantos y desengaños posmatrimoniales, los cuales tienen marcadas repercusiones de frustración, amargura, depresión y agresión", señala el Dr. Amara Pace.

La importancia del nuevo rol social y económico femenino radica en que la mujer adquiere creciente libertad, incluso en cuestiones académicas y laborales (basta observar el gran número de egresadas de universidades, muchas de ellas con estudios de posgrado). Ahora bien, en considerable porcentaje, estas damas no tienen pareja y tampoco ven al matrimonio como meta, sino como eventualidad a la que sabrán adaptarse en caso que se presente.

"Esta independencia de las mujeres contrasta en gran medida con la forma de pensar del hombre latino, quien suele ser inseguro, tímido y machista, características que le impiden aceptar que su 'media naranja' lo supere profesionalmente, además de que le causa temor que ella goce de algún tipo de poder", advierte el especialista.

En la actualidad, no pocas mujeres rebasan a los varones en capacidad intelectual, formación universitaria y bienes económicos; incluso, muchas refieren que a pesar de que desean encontrar pareja sentimental no consiguen hallar a alguien con su mismo nivel de preparación o estilo de vida. Aún más, la mayoría de las mujeres independientes indican que no les asusta la soledad y se sienten muy bien por no depender de un hombre.

"También es preciso considerar que la mujer que está realizando sus estudios profesionales y/o trabaja sabe que al contraer matrimonio y tener hijos, tarde o temprano tendrá que interrumpir dichas actividades. Frecuentemente, lo anterior sucede durante las últimas fases del embarazo y en los primeros años de vida del niño; por último, cuando ella pretende reintegrarse al ámbito académico y/o laboral suele ser demasiado tarde debido a que se siente 'desconectada' de los cambios y renovaciones ocurridos, dado que en cuestiones de empleo generalmente ha sido reemplazada y superada por otra persona (por lo regular, del mismo sexo)", menciona el Dr. Amara Pace.

Por otra parte, se encuentran aquellas que llevan solas las "riendas" del hogar (divorciadas o madres solteras), quienes ya no aspiran al matrimonio debido a las insatisfactorias experiencias vividas con anteriores compañeros o porque se dan cuenta de que son autosuficientes y pueden representar dignamente el papel de madre y padre al mismo tiempo.

De igual modo, se aprecia que algunas mujeres ya no están dispuestas a tolerar la violencia dentro de la familia, excesivo control del marido e infidelidad, por lo que deciden optar por la separación; ante esta situación los varones se preguntan con cinismo y temor: "¿Qué les pasa?, o bien, mujeres conservadoras opinan que ellas "deberían aguantar a su pareja hasta que la muerte los separe".

Aunque la superación de las mujeres está todavía en fase crítica, es un hecho que reclamar sus derechos a aprender, pensar y superarse genera a muchas conflictos en su relación de pareja, especialmente cuando el compañero pretende seguir ejerciendo el papel de "amo y señor" mientras ella debe supeditarse y atenderlo como si fuera vocación religiosa. Lamentablemente, infinidad de hombres aún se resisten a aceptar que parte de sus responsabilidades directas incluyen ayudar en el hogar y cuidar a los hijos.

"Esto último refleja que los varones no han evolucionado notablemente, ya que considerable porcentaje de ellos se desentiende de sus obligaciones hacia la familia, tienen aventuras amorosas y llegan a obstinarse en maltratar a su esposa. El creciente número de estos casos revela que a muchos 'caballeros' les cuesta trabajo abandonar su afán de soltería para dedicarse a 'alimentar' su relación de pareja; además, pocos respetan a la mujer y construyen con ella una familia en la que ambos tienen derechos y obligaciones", explica el psiquiatra-psicoanalista.

Ahora bien, si comparamos la tendencia actual con las relaciones amorosas duraderas del pasado, no es posible concluir que estas últimas fueron mejores, sino que la mujer estaba convencida de que no tenía más opción de vida que permanecer al lado de su cónyuge a pesar de su descontento. Además, el hecho de que las parejas llegaran a 50 años de casados no significaba que su vínculo matrimonial fuera perfecto, pues era común hacer creer a los demás que nada pasaba, aunque hubieran problemas.

"El mundo ha cambiado a velocidad vertiginosa y hoy la mujer que desea independizarse encuentra en la unión marital más obstáculos que estímulos; no obstante, quien opta por ella debe acordar con su pareja que durante los primeros años de vida en común conviene retrasar el embarazo para que puedan convivir solos, conocerse más y tener libertad para desarrollar proyectos personales y en pareja. La vocación femenina consiste en aportar amor al vínculo y constancia al contacto, lo que representa necesidad continua de unión, pero siempre a condición de que ella no tenga que renunciar a su individualidad, ya que si bien necesita afecto, protección y compartir su existencia al lado del ser amado, es mejor hacerlo conservando su libertad de acción y pensamiento", acota el Dr. Amara Pace.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore