Mayor placer sexual con ejercicios para fortalecer la vagina - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Mayor placer sexual con ejercicios para la vagina

Viernes 07 de abril del 2017, 10:02 am, última actualización

¿El parto te dejó sin fuerza muscular en la vagina? Los ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos ayudan a recuperarla a fin de gozar nuevamente del placer sexual.

Ejercicios pélvicos para mujeres favorecen el placer sexual, Ejercicios de Kegel, Ejercicios para fortalecer la vagina

Debilidad muscular del suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior; su trabajo consiste en sostener los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Tomando en cuenta que no es una estructura rígida sino dinámica para adaptarse al movimiento y los cambios posturales del cuerpo, existen factores que pueden debilitar la tensión requerida para sujetar vejiga, útero y recto dentro de la pelvis.

Así, la caída del suelo pélvico es condición que puede provocar incontinencia urinaria, prolapsos (caída de los órganos intraabdominales), dolor de espalda e, incluso, molestias durante el sexo (disfunciones sexuales), razón de sobra para buscar alternativas que vuelvan a "poner todo en su lugar".

Vagina y placer sexual

Tener el músculo pubococcígeo (el principal del suelo pélvico) funcionando de manera adecuada incrementa el roce entre las paredes vaginales y todo lo que se inserte entre ellas, de ahí que el coito vaginal se vuelva más satisfactorio para ambos miembros de la pareja.

Además de experimentar mayor placer durante la penetración, el fortalecimiento de los músculos de la pelvis ayuda a prevenir cualquier incomodidad durante el proceso, pues se ha comprobado que apretar y relajar estos tejidos antes de la relación sexual, incrementa la lubricación vaginal y el control que se tiene de la vagina; igualmente, facilita la penetración y, al estar mejor lubricada, se reduce el riesgo de dolor o incomodidad en el acto.

Otra ventaja de practicar ejercicios para fortalecer la vagina es que la mujer logra orgasmos memorables. Los especialistas aseguran que la intensidad del orgasmo depende de qué tan fuerte se contraiga el útero y el músculo que envuelve la vagina, es decir, mientras más fortalecido se encuentra, las contracciones orgásmicas son más intensas.

Ejercicios de Kegel

Algunas mujeres descubren que el nacimiento de un hijo transforma la vida, y no hablamos sólo de la dinámica en la pareja o la familia, también el organismo materno experimenta cambios. Uno de ellos tiene relación con el suelo pélvico, ya que durante el embarazo esta musculatura debe soportar el aumento de peso que conlleva el bebé, lo que afecta la tensión que normalmente posee, por lo que a menudo la "nueva" mamá padece pérdidas de orina (pueden prolongarse, incluso, después del alumbramiento).

Cuando llega el gran momento del parto, esta musculatura debe estirarse tanto que sin los mecanismos de defensa del propio embarazo, el daño sería irreparable. Además, si el parto se complica con la intervención de instrumental o una episiotomía (corte en la zona del perineo para ampliar el canal del parto y prevenir desgarre muscular), la lesión será mayor.

Para ayudar a recuperar la tonicidad muscular en la vagina después del parto, los ejercicios de Kegel son valiosa ayuda, además de que pueden realizarse en cualquier momento, es decir, acostada, de pie, en la oficina, mientras estás leyendo este artículo, manejando o descansando por la tarde.

Si quieres practicar los ejercicios para fortalecer la vagina, el primer paso es encontrar los músculos que pondrás en movimiento.

Los ejercicios pélvicos para mujeres consisten en apretar y relajar determinados tejidos; en pocas palabras, se trata de "fingir" que tienes necesidad de orinar y luego te detienes. Al hacerlo, estás relajando y tensando los músculos que controlan el flujo de orina y, al mismo tiempo, también estás practicando ejercicios para lograr una vagina estrecha.

Cabe señalar que estos movimientos, que llevan el nombre del ginecólogo que los recomendó en la década de 1940 (Arnold Kegel), fortalecen los músculos del suelo pélvico en cualquier momento. Esto significa que si practicas los ejercicios de Kegel en el embarazo, el riesgo de presentar caída del suelo pélvico después del parto se reducirá, al tiempo que te ayudará a protegerte contra un prolapso a futuro.

¿Cómo hacer los ejercicios de Kegel?

Por regla general, se recomienda esperar 6 semanas después de un parto natural, y entre 8 y 10 semanas si el bebé nació por cesárea. Sin embargo, cada mujer es distinta, por lo que podrás iniciar los ejercicios de Kegel una vez que el médico haya corroborado que tu cuerpo está listo para ello.

Una vez que hayas identificado los músculos a trabajar, conviene practicar la rutina tres veces por día tomando en cuenta ciertos puntos:

  • Asegúrate de que la vejiga esté vacía, luego siéntate o acuéstate. Si lo deseas, puedes colocar una pelota para ejercicios (body ball) bajo tus piernas, esto aumentará el esfuerzo.
  • Aprieta los músculos del suelo pélvico durante varios segundos (cuenta de 6 a 8).
  • Relaja los músculos y cuenta hasta 10.
  • Repite 10 veces, tres veces al día (mañana, tarde y noche).
  • Respira profundamente y relaja el cuerpo cuando estés haciendo estos ejercicios. Además, verifica que no estés apretando el estómago, muslos, glúteos (nalgas) ni los músculos del pecho.

Regularmente, después de 4 a 6 semanas de trabajo para el fortalecimiento de los músculos de la pelvis, se experimenta mejoría durante la actividad sexual y menos síntomas de incontinencia urinaria.

Sin embargo, es importante no practicar los ejercicios de Kegel en el momento en que estés orinando, ya que podrías causar debilitamiento de los músculos del piso pélvico con el tiempo. Igualmente, hacerlos de manera incorrecta o con demasiada fuerza puede provocar que los músculos vaginales se tensen demasiado y se experimente dolor durante las relaciones sexuales.

Un consejo adicional: practica los ejercicios después de amamantar a tu bebé, pues el estado de sensibilidad en que se encuentran los senos antes de dar el pecho podría ocasionar pérdidas de leche al hacer algún esfuerzo.

Como cualquier rutina para fortalecer músculos, los ejercicios pélvicos para mujeres brindan mayores beneficios si se consulta al médico antes de iniciarlos, a fin de asegurarse de que el cuerpo de la nueva mamá está listo para este tipo de esfuerzos.

SyM - Andrea de María

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore