Menorragia: menstruación excesiva - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Menorragia: menstruación excesiva

Miércoles 29 de marzo del 2017, 12:26 pm, última actualización.

De acuerdo con estimaciones, entre 10 y 20% de las mujeres sufren menorragia, es decir, sangrado uterino prolongado y abundante, aunque con ciclos regulares. Sus causas son muy variadas, de modo que su diagnóstico y atención requerirán siempre consulta ginecológica.

Menorragia, Sangrado menstrual abundante
Menorragia: menstruación excesiva

De acuerdo con el Dr. Ignacio Ronsón, médico cirujano con especialidad en Ginecología y Obstetricia, "la menorragia se define clínicamente como la pérdida de sangre total superior a 80 ml por ciclo o, en su defecto, como la menstruación que dura más de una semana. Cabe señalar que el periodo menstrual, en promedio, tiene una duración de 21 a 35 días, con sangrado de 7 días y flujo de 25 a 80 ml".

En la práctica es complicado realizar la medición de la pérdida de sangre menstrual, de modo que el diagnóstico suele basarse en la apreciación subjetiva de la paciente. Por ello, es probable que episodios poco frecuentes de menorragia sean confundidos por algunas mujeres, aunque éstos no conlleven riesgos graves para su salud.

No obstante, explica el Dr. Ronsón, "las pacientes que pierden más de 80 ml de sangre, especialmente en forma repetitiva, corren el riesgo de sufrir secuelas médicas, ya que pueden desarrollar anemia (falta de glóbulos rojos sanos) por deficiencia de hierro como consecuencia de dicho flujo. Cabe decir que toda mujer en edad reproductiva que está menstruando puede desarrollar menorragia, aunque la mayoría de las pacientes con este problema son mayores de 30 años".

Síntomas y origen

Entre los síntomas de menorragia se encuentran flujo menstrual abundante, mismo que hace que la paciente empape sus productos sanitarios (toallas higiénicas o tampones) y requiera cambiarlos de manera continua durante el día. Además, se considera que el sangrado menstrual es prolongado cuando dura más de siete días.

Para conocer el origen de este padecimiento se debe investigar la abundancia y características del sangrado. "El tema de la cantidad es muy subjetivo, pues las estimaciones de los médicos dependen de la única fuente disponible, que es la paciente, y de mediciones aproximadas; por ejemplo, sabemos que un tampón tiene capacidad en promedio de 5 ml, mientras que la toalla absorbe de 5 a 15 ml, aproximadamente, dependiendo de si es delgada, normal o nocturna. En cuanto a la calidad, nos referimos a si la hemorragia presenta coágulos y cuál es su tamaño", explica el experto que también cuenta con especialidad en Medicina Materno Fetal. 

Algunas de las causas de menorragia más comunes son:

  • Desequilibrio hormonal.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria (infección del útero, trompas de Falopio y estructuras pélvicas cercanas).
  • Fibromas uterinos (tumores no cancerosos).
  • Embarazo anormal, como aborto espontáneo o ectópico (fuera del útero).
  • Infecciones, formación anormal de tejidos o pólipos en la cavidad uterina.
  • Uso de algunos dispositivos intrauterinos (DIU).
  • Enfermedades de las plaquetas y trastornos de la coagulación.
  • Nivel elevado de prostaglandinas (sustancias producidas por el organismo con variadas e importantes funciones en la inflamación y coagulación).
  • Alta concentración de endotelinas (sustancias químicas que ayudan a dilatar los vasos sanguíneos en el cuerpo).
  • Enfermedades en el hígado, riñón o tiroides.

Diagnóstico de menorragia

"Éste comienza con la evaluación ginecológica de la historia clínica y un examen físico completo de la paciente, incluyendo análisis pélvico. Sólo se puede estar seguro de un diagnóstico de menorragia cuando el especialista descarta otros desórdenes menstruales, antecedentes médicos o medicamentos que pueden causar o agravar la condición", asegura el Dr. Ronsón.

Otros procedimientos para diagnosticar menorragia son:

  • Exámenes de sangre. Tienen la finalidad de detectar concentración de hormonas u otras sustancias en la sangre.
  • Papanicolaou. Examen microscópico de las células recogidas del cuello del útero o matriz que permite descartar la presencia de tejidos anormales que pudieran alterar la menstruación.
  • Ultrasonido. Técnica de obtención de imágenes del interior del cuerpo humano mediante ondas sonoras de alta frecuencia.
  • Biopsia endometrial. Procedimiento con el cual se extraen muestras del tejido que cubre al útero por dentro (endometrio) para examinarlas bajo el microscopio.
  • Histeroscopía. Examen visual del canal del cérvix y del interior del útero usando instrumento especial (histeroscopio) para observar la presencia de posibles anormalidades.

Soluciones

De acuerdo con el Dr. Ronsón, el tratamiento de menorragia debe adaptarse a cada paciente por lo que, para el más indicado, se debe considerar:

  • Edad de la mujer, estado general de salud e historia clínica.
  • Enfermedad o padecimiento que causa la menorragia y el grado de avance.
  • Coexistencia de otras enfermedades médicas.
  • Si la paciente desea tener hijos.
  • Costo de la medicación.
  • Tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias, y los efectos adversos que pudieran ocasionar.
  • La opinión o preferencia de la consultante.

Asimismo, el tratamiento puede incluir lo siguiente, de acuerdo con el criterio médico y características del caso:

  • Suplementos con hierro, cuando la menorragia está acompañada de anemia.
  • Medicamentos que inhiban las prostaglandinas, por ejemplo, los antiinflamatorios no esteroideos, como ácido acetilsalicílico, paracetamol o ibuprofeno, pues reducen los calambres y sangrados.
  • Anticonceptivos orales, ya que inhiben la ovulación.
  • Ablación endometrial, que es procedimiento para destruir el revestimiento del útero (endometrio).
  • En casos severos y luego de profunda evaluación puede sugerirse la histerectomía, que es la extirpación quirúrgica del útero. Implica perder la posibilidad de tener hijos.

"Se debe proporcionar a la mujer toda la información posible sobre las causas del sangrado, así como el tratamiento de elección, incluyendo las expectativas y los efectos adversos", concluye el Dr. Ignacio Ronsón.

SyM - Adriana Nolasco

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

El ponche mexicano contiene tantos nutrientes (minerales, vitaminas y calorías), que se ha incluido en la dieta de los astronautas que habitan la Estación Espacial Internacional.




Comscore