Micropigmentación de seno, para recuperar la autoestima - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Micropigmentación de seno, para recuperar la autoestima

Viernes 11 de noviembre del 2016, 01:37 pm, última actualización

A través de esta cirugía es posible dar una apariencia más natural y estética a los senos de mujeres que han sido reconstruidos luego de la extirpación de tumores cancerígenos, a la vez que se contribuye a mejorar la autoestima de dichas pacientes; descubre sus virtudes.

Micropigmentación de seno, para recuperar la autoestima

Las mujeres que han sido sometidas al proceso ginecológico denominado mastectomía radical (consiste en retirar por completo uno o ambos senos) a causa de cáncer de mama, y posterior al proceso de reconstrucción (digamos, “relleno”) y su cicatrización, pueden lucir pecho estético gracias al rediseño de areola y pezón (aquella es la zona que rodea a este último) mediante micropigmentación paramédica (intervención para mejorar la apariencia, no la funcionalidad), método que consiste en introducir moléculas de pigmento utilizando un aparato llamado dermógrafo, el cual está provisto de motor, contenedor de tinta y agujas, mismas que se mueven en forma trepidatoria (similar al mecanismo de las máquinas de coser) e “inyectan” el color.

“Como técnica, dicho procedimiento surgió hace miles de años en China, empleándose con fines cosméticos, pues las personas de alta jerarquía delineaban sus ojos con afilada rama de bambú y tintas; posteriormente se extendieron sus aplicaciones y se usó en cejas y labios. Fue hacia el final del siglo XIX cuando los médicos se interesaron en el método y, a nivel experimental, comenzaron a ‘colorear' el iris de los ojos de personas con ceguera y observaron que el organismo humano era receptivo a los pigmentos, lo que posibilitó darle uso médico”, expresa el Dr. Héctor Guisa de Alba, quien se desempeña como director del Instituto de Investigación y Capacitación en Micropigmentación, cuya sede se encuentra en la Ciudad de México.

El especialista menciona en entrevista con saludymedicinas.com.mx que “dicho procedimiento, en su vertiente paramédica, incluye el camuflaje de cicatrices, para lo cual se recurre al dermógrafo sin colorante, a fin de atenuar bordes en pieles quemadas y con injertos; de igual modo, brinda tono uniforme a la epidermis cuando existen lunares o manchas de nacimiento en rostro o cuello y, desde luego, en pezón y areola”.

Opciones y procedimiento

Es importante tener presente que la micropigmentación de seno puede realizarse con fines estéticos y de ayuda; el primer caso incluye a mujeres que desean aumentar el tamaño de la areola, para lo cual se requiere aplicar tinta acorde al color natural de la zona y en un área no mayor a 5 cm de diámetro. También se practica cuando se tienen porciones blancas o claras y lo que se necesita es, simplemente, ‘teñir' el resto de la región anatómica para darle forma redonda.

“La segunda clasificación se efectúa previa autorización del médico oncólogo, y tiene como fin incrementar la autoestima de la mujer que ha sobrevivido al cáncer y sufrido extirpación del seno, con lo cual se busca reincorporarla a la vida normal. Ahora bien, cabe destacar que la mastectomía realizada en estas pacientes puede ser unilateral o bilateral (amputación de uno o ambos pechos, respectivamente). En el primer caso, una vez reconstruido y cicatrizado el seno, se procede a ‘pintar' la areola y pezón tomando como referencia la tonalidad del otro seno, si lo hay; lo importante es proporcionarle apariencia natural, por lo que es preciso manejar luces y sombreados”, explica el Dr. Guisa de Alba.

Cuando la cirugía fue bilateral, se toman medidas para definir la posición de las zonas a “trazar”, según la edad de la mujer, ya que mientras mayor sea ésta se presenta cierta caída del busto.

“Antes del procedimiento, la paciente es sometida a prueba de sensibilidad a los pigmentos —para cerciorarse de que no haya reacción alérgica—, ya que debemos recordar que hay personas muy sensibles. Para ello, ocho días antes del tratamiento se aplica pequeña cantidad de tinta detrás del oído o entre los dedos de los pies, esto es, zonas que siempre están cubiertas y expuestas al sudor. Si la mujer presenta comezón, irritación o erupción puede ser alérgica, y para confirmarlo recibe una segunda aplicación, pero ahora en el seno; si los problemas continúan (1 de cada 1000 pacientes desencadena este tipo de reacción), se descarta el procedimiento”, detalla el entrevistado.

Es importante tener presente que los pigmentos utilizados se elaboran a base de óxido de hierro, el cual se diluye en ciertas sustancias, como alcohol isopropilíco, glicerina y agua; algunos otros incluyen hidróxido de aluminio, cromo o dióxido de titanio, metales que tienen la propiedad de aportar distintas tonalidades.

Una vez finalizada la micropigmentación, los cuidados son tan sencillos como aquellos que se proporcionan a una herida, es decir, evitar asolearse, no exponerse a fuentes de agua salada ni vapor, lavar la zona con jabón antibacterial y aplicar antibiótico en crema recomendado por el médico. Asimismo, es fundamental elegir un establecimiento confiable, que utilice instrumentos estériles y desechables (agujas, instrumental y tintas), además de que el experto que lo realice vista en forma similar a los cirujanos, es decir, con bata, guantes, cubreboca y gorro.

Pérdida de color

“A los 30 días valoramos a la paciente y determinamos si es necesario retocar el color pues, aunque el pigmento puede mantenerse en la piel de 2 a 4 años (en ciertas personas de 8 a 10 años), es posible que se aclare. Esto depende del índice de descamación natural de la epidermis, profundidad a la que se implantó el pigmento, si la superficie es grasa (tiene más posibilidad de perder el tinte) o seca (ofrece mayor fijación), si se tuvo exposición a fuentes de calor excesivo (pues al dilatarse o abrirse los poros las moléculas de color escapan) y de cómo reaccione el sistema defensivo del organismo”, señala el Dr. Guisa de Alba.

Respecto al último punto referido, el especialista explica que “cuando se rompen los vasos sanguíneos durante la micropigmentación se desencadenan ciertas respuestas, una de ellas es la llegada de macrófagos (uniones de glóbulos blancos), los cuales engloban a los cuerpos extraños, así que en este caso podrían atacar a las moléculas de color. Sin embargo, se trabaja con pigmentos que pasan por interesante proceso que consiste en recubrirlos con silicón, y como éste no interactúa con el organismo, permite ‘engañar' al macrófago evitando que se ‘lleve' el color”.

Sólo resta decir que se ha comprobado que las mujeres que se han sometido al método de micropigmentación recuperan su seguridad y reafirman parte de la feminidad que habían perdido a causa de la mutilación quirúrgica.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore