Parto libre: opciones para dar a luz - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Parto libre: derecho a conquistar

Lunes 14 de noviembre del 2016, 02:55 pm, última actualización

Es extraño, pero verdadero: a pesar de que cientos de miles de mujeres dan a luz cada día en las distintas regiones del planeta, la mayoría no tiene opción de elegir el método de parto y sufre imposición del personal médico, mismo que suele aconsejar la práctica de cesárea.

Parto libre: derecho a conquistar

Cierto es que los avances tecnológicos en torno a la Medicina han maravillado al mundo por su efectividad en la realización de labores que se antojaban imposibles para el ser humano; sin embargo, un acontecimiento tan natural como el nacimiento requiere más de la experiencia del profesional en la materia (muchas veces una partera) que de los últimos adelantos científicos.

No obstante, en épocas recientes el alumbramiento se ha convertido en acto donde la mujer ocupa el lugar de mera espectadora y no de protagonista, como debería ser, en aras de satisfacer el deseo de los médicos por atender al mayor número de pacientes posible y, con ello, engordar sus bolsillos. Sí, porque hay que recordar que en México las aseguradoras no cubren los costos de hospitalización por parto natural, sino solamente los de quienes se someten a cesárea (nacimiento mediante corte quirúrgico en el abdomen).

Ante esta realidad, entusiastas mujeres fundaron en noviembre de 2007 la agrupación Parto Libre, A.C., misma que persigue el objetivo de “promover la atención humanizada del embarazo y el nacimiento del bebé mediante actividades de difusión, educación, enlace, atención de calidad y apoyo a la mujer en edad reproductiva”. Ejemplo de lo anterior ha sido la organización, por vez primera en México, de la Semana Mundial del Parto Respetado, iniciativa originada en Francia en 2003 y que se desarrolla simultáneamente en Argentina, España, República Checa, Brasil, Uruguay y Venezuela, además de su nación de origen.

Papel principal

Guadalupe Landerreche Gómez-Morín, secretaria de Parto Libre, establece en charla exclusiva con Salud y Medicinas que la mujer debe ser considerada protagonista dentro de de dicho evento, además de ser ella quien señale cuáles son sus necesidades biológicas y emocionales a los profesionales que la están auxiliando.

“El parto respetado es aquel en el que la mujer está acompañada de la gente que ella quiere, donde no se hace intervención alguna por rutina (como acostarla e impedirle el movimiento, por ejemplo) y, en cambio, se sigue el proceso como la futura madre desea que ocurra. Hablamos de un alumbramiento sin agresión, donde la tecnología está disponible, pero no se usa de manera innecesaria, permitiendo que madre e hijo permanezcan unidos la mayor parte del tiempo”, asevera la directiva de dicha institución.

A su vez, la entrevistada considera que es de “importancia suprema” permitir que el neonato se quede junto a su progenitora desde el primer momento en que se integra a su nuevo entorno. En este sentido, enfatiza, cortar el cordón umbilical tan rápido como se acostumbra en ocasiones no es lo más indicado, “toda vez que permanecer algunos minutos en unión (hasta que se dejan de sentir palpitaciones en el cordón) mejora la adaptación del bebé al ambiente y le ofrece mayor posibilidad de que sus sistemas vitales se regularicen”.

Aunque pocos lo toman en cuenta hoy día, considera Landerreche Gómez-Morín, la permanencia del recién nacido con su madre favorece el inicio de la lactancia, la seguridad del niño y su tranquilidad. Por ello, sería ideal promover el concepto alojamiento conjunto, que significa que el bebé permanezca siempre en el mismo cuarto que su progenitora mientras se encuentran en el hospital o lugar del alumbramiento.

No obstante, apunta la activista, “es de lo más común que los médicos hagan que el niño nazca antes de tiempo, convirtiéndolo desde este momento en ser inmaduro que tiene que ir a la incubadora. Esto parece normal para muchos pero, al estar separado de su madre, el pequeño no recibe leche materna, sino de fórmula, y no es lo mismo. Estoy de acuerdo en que esto se haga en caso de vida o muerte, pero la mayoría de las veces ocurre por comodidad de los galenos”.

En el mismo sentido se pronuncia Glenda Furszyfer, vicepresidenta de la misma organización civil, quien refrenda el derecho de la madre para decidir la manera como nace su hijo y las condiciones en torno a este acontecimiento.

En la medida en que haya más mujeres informadas, con plena conciencia de sus derechos y de las opciones para dar a luz, asegura Furszyfer, “vamos a tener más experiencias positivas que animen a otras futuras madres. El parto es más que un evento fisiológico: marca el antes y después en la vida de la mujer, de su familia y del propio bebé, porque cada vez es más frecuente conocer los resultados de estudios que señalan que la forma en que el ser humano nace es determinante en muchos de los factores que ocurrirán en su vida futura”.

Ahonda la especialista: “Queremos que cambien los modelos sociales que existen en México para que el parto sea mucho más gratificante y respetuoso, y para que las mujeres recuperemos el protagonismo que nos corresponde”.

No se vale

Al parecer, las madres han abandonado su derecho a dirigir su propio parto, como si no fueran capaces de explicar las molestias que sienten y la manera en que obtienen alivio. Es por ello que, explican las entrevistadas, debe seguirse al pie de la letra lo señalado en la norma mexicana de atención a la mujer durante el parto, la cual especifica que no debe realizarse ninguna intervención rutinaria, no debe aplicarse suero o que la mujer no debe ser enviada a una cama e impedirle que se mueva.

“Estar acostada es la peor posición que existe en estos casos, porque anatómicamente hace que la pelvis se aplaste y haya menos circulación sanguínea; es tan simple como conocer los principios básicos de Anatomía y saber que dicha postura es desfavorable”, asevera Glenda Furszyfer, quien agrega que la tecnología no debe relevar la experiencia del médico o especialista (“un monitor no sabe lo que está sintiendo la mujer”), y que es incorrecto, por citar otro caso, que se rompa la fuente artificialmente. En pocas palabras, se deben respetar los tiempos de cada caso, antes y durante el alumbramiento.

Otro elemento a destacar es la importancia de contar con ambiente de intimidad, pues aunque no solemos verlo así, dice la entrevistada, “el parto es un acontecimiento sexual, de manera que requiere ambiente que lo propicie, atmósfera con iluminación tenue y temperatura superior a 26 grados, pues está comprobado que la mujer que siente frío no logra la dilatación necesaria para permitir el paso del bebé”.

También es recomendable que durante el alumbramiento se encuentre la menor cantidad de gente posible, pues de esta forma la madre se relaja mejor, y quizá sea bueno decir que algo tan sencillo como el agua caliente opera como analgésico natural.

En resumen, estipula la entrevistada, “es ideal que la mujer se permita preguntarse qué tipo de parto quiere, pero también que los profesionales le consulten esto. En otras palabras, es necesario que médicos se adecuen a las necesidades de la paciente, y no al contrario”.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore