Centro de Salud Femenina / Artículos

Pielonefritis, peligrosa infección de vías urinarias

Si tienes urgente necesidad de ir al baño, ardor al orinar, fiebre y dolor abdominal que se extiende a la espalda, es probable que sean síntomas de pielonefritis, enfermedad que puede dañar tus riñones de por vida si no la atiendes oportunamente. ¡Infórmate!

Infecciones del tracto urinario

El aparato urinario comprende una serie de órganos, conductos, músculos y nervios que en conjunto producen, almacenan y transportan orina. Unos se encuentran en la parte superior (vías urinarias altas):

Y otros en la parte inferior:

Los médicos explican que la mayoría de infecciones en vías urinarias comienzan en la porción inferior debido a que las bacterias son capaces de entrar por la uretra y trasladarse hasta llegar a la vejiga.

Al hacerlo, pueden provocar distintas infecciones, por ejemplo, cistitis si ocurre en la vejiga o uretritis (en uretra), o bien, pielonefritis, infección que ocurre en los riñones cuando los microorganismos alcanzan dichos órganos.

Causas de pielonefritis

Considerada entre las infecciones de vías urinarias altas comunes, esta enfermedad suele ser provocada por bacterias (principalmente Escherichia coli) que ingresan al tracto urinario, donde superan las defensas naturales del organismo y generan malestares.

Los especialistas saben que varios factores pueden causar pielonefritis como:

Tipos de pielonefritis

Las molestias pueden aparecer sin aviso y hacerte pasar un mal día. Por ejemplo, puedes sufrir dolor abdominal que se extiende a la espalda (sobre todo unilateralmente, es decir, sobre el riñón afectado), sensación de ardor o dolor al orinar, así como necesidad frecuente de hacerlo, sangre en la orina, náusea y vómito, además de fiebre, señales que se interpretan como síntomas de pielonefritis aguda.

Si el problema persiste, se denomina pielonefritis crónica, condición rara pero no menos peligrosa en la que los síntomas ocurren durante un tiempo prolongado (aparece también pérdida de peso involuntaria, malestar general y disminución del apetito) debido a que la inflamación no se resuelve totalmente.

De hecho, una de las complicaciones de esta infección puede derivar en pielonefritis xantogranulomatosa, que se caracteriza por la formación de abscesos granulomatosos (formación de pus), destrucción renal grave y propagación de la bacteria por la sangre (septicemia) al resto del cuerpo.

Análisis de orina para diagnóstico

El médico puede suponer que tienes una infección renal basándose en tus signos y síntomas; para confirmar o descartar sus sospechas, puede solicitar una muestra de orina a fin de determinar el origen del problema.

Además de pedir un análisis de orina (se buscarán bacterias bajo el microscopio), es probable que el médico requiera también análisis de sangre o pruebas de imagen (pueden ayudar a identificar una obstrucción en el tracto urinario) con el propósito de establecer un diagnóstico completo.

A partir de esta información, es posible definir el tratamiento de pielonefritis, el cual generalmente incluye el uso de antibióticos, pues como señalamos, la mayoría de casos se deben a infecciones bacterianas; al cabo de uno o dos días, los síntomas comienzan a desaparecer.

Sin embargo, es importante tomar todo el medicamento aun si has dejado de presentar síntomas, de lo contrario, la infección puede reaparecer en poco tiempo.

Igualmente, el médico recomienda al paciente beber muchos líquidos para eliminar los microorganismos a través del tracto urinario y complementar la terapia con medidas en casa como:

¿Cómo prevenir infecciones de vías urinarias?

Existen diversas formas de reducir el riesgo de pielonefritis, las cuales además de eficaces, son bastante simples, por tanto, no es difícil incorporarlas a tu vida cotidiana:

Prevenir enfermedades como pielonefritis y sus complicaciones es posible si sabemos cómo ingresan las bacterias a las vías urinarias. Ahora que lo conoces, ¡ocúpate de reducir los riesgos!