Cómo convivir con el sentimiento de culpa - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Por mi culpa, por mi gran culpa

Jueves 22 de junio del 2017, 12:33 pm, última actualización

A través de la historia hemos constatado que el sentimiento de culpa ha sido una emoción terrible y penosa, tanto así que prácticamente todas las culturas han inventado innumerables maneras para suavizarla. Sin embargo, existe la posibilidad de convivir sanamente con este sentimiento, ¿quieres saber cómo?

Por mi culpa, por mi gran culpa

Es evidente que el sentimiento de culpa ha convivido con el hombre desde su mismo origen, como también lo es que ha creado innumerables maneras para no combatirlo frontalmente, por ejemplo, los sacrificios, tanto de animales como humanos, ofrendas y dádivas de cereales y dinero (como el diezmo que se entregaba a las autoridades eclesiásticas para eliminar las faltas cometidas en la tierra), sin olvidar la confesión religiosa ante un sacerdote y la correspondiente penitencia.

Valga decir que en Israel, por ejemplo, los pecados del pueblo eran periódicamente cargados en el "chivo expiatorio", animal que arreaban hacia el desierto para que se alejara y se perdiera en sus arenas llevándose consigo la culpa del pueblo.

El sentimiento de culpa va más allá de sentir vergüenza o arrepentimiento por transgredir las normas establecidas, incumplir lo que se debe de hacer o violar la escala de valores que marca la sociedad, pero es un hecho que el problema comienza cuando a una persona se le atribuyen responsabilidades que no le corresponden, lo que comúnmente provoca que se sienta culpable sin motivo aparente.

Esto último se entiende más claramente cuando se acude en busca de la definición que ofrece el psicoanálisis, el cual señala que la culpabilidad es un sistema de motivaciones inconscientes que explican comportamientos de fracaso, conductas delictivas y una actitud de autosufrimiento. Por ello, desde esta perspectiva, identificar a la culpa con un sentimiento debe asumirse con algunas reservas, pues el sujeto implicado muchas veces no se siente culpable a nivel de lo que se conoce como experiencia consciente.

Origen

La culpa, según los especialistas, tiene su origen en la niñez, resultado de persistente labor por parte de los padres, los cuales, a veces sin saberlo, nos arrojan a la vida independiente llenos de remordimientos, lo que repercutirá en nuestro desenvolvimiento laboral, familiar y de pareja.

Esto último se refuerza con la opinión de tres reconocidos psicoanalistas del siglo XX:

  • Sigmund Freud. Las relaciones con el padre son el origen del sentimiento de culpa.
  • Erich Fromm. Padres autoritarios debilitan la voluntad de sus hijos mediante los sentimientos de culpa.
  • Erik Erikson. Los padres desarrollan culpa y vergüenza en sus hijos abochornándoles con su intransigencia.

¿Qué la fomenta?

Los expertos en psicología clínica y psicoanálisis explican algunas de las causas de la culpa:

  • El castigo verbal, físico, miedo o amenaza, lo que también provoca respuestas agresivas.
  • Los castigos psicológicos: amenazas, chantajes, ("ya no te quiero", "así correspondes a los sacrificios hechos por ti") suscitan sentimientos de culpabilidad.
  • La culpa también aumenta si el ambiente familiar es cerrado, con pocos contactos afectivos.

Este tipo de mensajes y actitudes taladran la voluntad de un individuo que no podrá desarrollarse plenamente hasta que no comprenda, conscientemente, que lo que le causa inquietud, miedo o desesperanza se debe a factores que le han inculcado y que la mayoría de las veces le provocan vergüenza en lugar de una "culpabilidad sana".

¿Culpabilidad sana?

Un individuo que se enfrente frecuentemente a sentimientos de culpa puede recuperar lo perdido, en tanto busque en su interior las causas de su malestar y sustituya poco a poco el "ello" por el dominio del "yo" (consciente), lo que significa que mientras posea mayor entendimiento de lo que le ocurre tendrá mejor desarrollo personal. Es decir, aprenderá que es bueno tener emociones positivas, aquellas que alegran la vida, dan calor y calidad a experiencias personales.

Con ello se coloca la primera piedra para dejar de ser una persona que "fracasa al triunfar", por ejemplo, aquella que tiene éxito en una conquista amorosa largamente ansiada y siente que no lo merece, o quien ante una promoción profesional de mayor responsabilidad, prestigio y retribución económica experimenta cierta sensación de fracaso psicológico o emocional.

Quien experimenta una culpabilidad sana corresponde a las siguientes consideraciones:

  • Aquel al que le duele haber causado daño a otros y afirma: "Lo que más duele es ver que, por mi culpa, los demás lo pasan mal", ya que pone énfasis en el daño causado a otros, más que en las consecuencias negativas que pueden recaer sobre él; se enfrenta con miedo a un posible castigo y a perder el afecto de alguna persona.
  • Cuando alguien se siente culpable y no asume las responsabilidades derivadas de su mal, su culpabilidad no es sana. Vivir exclusivamente para la culpa es una desviación, pues no se hace nada para reparar lo que se hizo mal.
  • Un individuo sano confesará su culpa y asumirá sus responsabilidades, pero para ello hay que ser consciente del error cometido.
  • Quien convive con una culpa sana trata de buscar soluciones, reparar el daño y compensar los efectos negativos que causó.

Culpa patológica

Existen seres insensibles que no se detienen ante nada y, cual villano de telenovela, son capaces de hacer cualquier cosa para destacar o tener alguna pertenencia, comúnmente actúan al margen de la ley y muchas veces son calificados como psicópatas o sociópatas.

Estas "joyas" de la humanidad son impulsivos, irresponsables, incapaces y, por supuesto, imposibilitados para experimentar algún tipo de emoción, es decir, no pueden sentir culpa. Logran saber si una cosa está bien o mal, pero no sienten ninguna sensación de arrepentimiento ni de compasión, les da igual robar, violar, mentir o herir a un semejante, fallando sus emociones sociales.

No alcanzan a ver en el momento las consecuencias de sus actos y les resulta muy difícil aplazar la satisfacción de sus necesidades primarias. Mienten y se engañan, pretenden convencer y convencerse con falsos argumentos, además de estar imposibilitados para integrarse a un grupo normal, aceptar las normas establecidas o colaborar en algún proyecto común y constructivo.

En resumen, se puede afirmar que la culpa es un sentimiento válido si es que cometemos un error y estamos dispuestos a repararlo, pero si este sentimiento nos acompaña frecuentemente y no somos responsables de aquello que nos achacan sería un buen momento para hacer un alto en el camino, pues vivir con esta carga es vivir a medias.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore