Sangrado durante el embarazo, ¿signo de alarma? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sangrado durante el embarazo, ¿signo de alarma?

Lunes 14 de noviembre del 2016, 05:15 pm, última actualización

Algunas mujeres presentan cierta hemorragia en la etapa inicial del embarazo, la cual confunden con ciclo menstrual inusual, en tanto que a otras les sucede a la mitad de la gestación. Hay muchas razones para esto; unas no son graves, pero otras requieren atención inmediata.

Sangrado durante el embarazo, ¿signo de alarma?

Este trastorno es motivo de alarma y una de las principales causas de preocupación de la mujer encinta, pues cualquier tipo de sangrado sugiere que algo no anda bien en el organismo. “En la tercera parte de las embarazadas, aproximadamente, aparece algún tipo de hemorragia vaginal durante el primer trimestre de la gestación, porcentaje que disminuye a 10% en el último tercio”, refiere la Dra. María Eugenia Alcalá Navarro, ginecobstetra egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la Ciudad de México.

Aunque en muchos casos no es grave, agrega la especialista, es fundamental investigar la causa del sangrado, para lo cual es preciso considerar en qué etapa del embarazo se encuentra la paciente. Esto se debe a que los motivos son diferentes cuando la hemorragia aparece antes de las 20 semanas de gestación o después.

Antes de las 20 semanas

En esta etapa del embarazo es cuando los sangrados suelen presentarse con mayor frecuencia, y si tienen lugar antes del tercer mes (12 semanas) es importante determinar si se trata de amenaza de aborto en fase avanzada.

“De inmediato debemos analizar la magnitud y cantidad del sangrado para tomar las medidas necesarias, como reposo, canalizar con suero intravenoso y administrar medicamentos antiespasmódicos o líquidos vía oral”, recomienda la Dra. Alcalá Navarro, quien señala que la hemorragia puede estar asociada a las siguientes condiciones:

  • Implantación de la placenta en el útero. En el momento en que el óvulo fecundado se instaura en el útero, existe la posibilidad de que se excrete pequeña cantidad de sangre, lo que sucede en el día 11 ó 12 después de la fertilización. Dura 1 ó 2 días, no aparece en todas las gestantes ni se sabe su causa exacta, pero no es de gravedad.
  • Amenaza de aborto. En este caso la hemorragia es mayor y es indispensable determinar si el embrión aún es viable o no, ya que esta condición sugiere que algo no está bien en el nuevo ser.
  • Aborto espontáneo. Cerca de 25% de las embarazadas sufren sangrado temprano, y la mitad de ellas aborta.
  • Infecciones. Las enfermedades de transmisión sexual pueden irritar o inflamar el cuello del útero, lo que lo hace susceptible a que sangre después de las relaciones sexuales o tras exploración ginecológica.
  • Embarazo ectópico. Sucede cuando el óvulo fecundado se implanta en alguna de las trompas de Falopio y no en el útero, lo que puede generar hemorragia vaginal, la cual va acompañada de dolor tipo cólico constante.
  • Hematomas interdeciduotrofoblásticos. Es la formación de pequeños lagos sanguíneos entre la superficie del útero y placenta; pueden ser causa de hemorragia que, en la mayoría de los casos, se reabsorbe.
  • Deficiencia en la producción de progesterona. Esta hormona es la que mantiene el embarazo y su falta puede provocar aborto.

Después de las 20 semanas

De acuerdo con la ginecobstetra, cuando los sangrados ocurren después del quinto mes de gestación se consideran otros problemas:

Placenta baja o previa.  Alteración donde el tejido placentario se fija muy cerca o sobre el orificio del cuello uterino, lo que puede dar lugar a pequeños desprendimientos de sus bordes que dejan al descubierto algunos vasos uterinos, mismos que producirán hemorragia de magnitud variable. Ésta puede manifestarse como leves manchas sanguíneas hasta franco sangrado vaginal.

Dependiendo del lugar donde se implante la placenta, el problema puede clasificarse de la siguiente manera:

  • De inserción baja. Cuando se ubica aproximadamente a 2 cm del orificio uterino, por lo que no es posible verla a través del canal de parto.
  • Marginal. En este caso la placenta se sitúa cerca del margen del orificio de la matriz, pero sin bloquearlo.
  • Parcial. Cubre parte del orificio del útero.
  • Completa. La placenta se encuentra sobre el orificio de la matriz cubriéndolo totalmente.

Como tratamiento se recomienda reposo, siempre y cuando la hemorragia sea leve, de lo contrario se requiere hospitalización, administración de hierro y transfusiones para evitar que la madre se desangre o sufra anemia grave.

Desprendimiento prematuro de placenta.

En la mayoría de los embarazos dicha estructura permanece unida con firmeza a la parte superior de la pared uterina; sin embargo, en algunas mujeres puede separarse. En estos casos, tiene lugar la aparición de coágulo entre placenta y útero o matriz que va causando el desprendimiento prematuro de placenta y que, obviamente, puede ocasionar la muerte del bebé y complicaciones severas a la madre. Este problema se presenta comúnmente después del 8o. o 9o. mes, poco antes del nacimiento.

Manejo de la gestante

“En el momento en que surja alguna hemorragia es muy importante que la embarazada acuda de inmediato a su ginecobstetra; en algunos casos es necesario hospitalizarla para practicarle estudios, como ultrasonido (imágenes) o análisis de sangre”, aconseja la especialista.

Cuando dicha situación se presenta al inicio de la gestación es necesario que la paciente guarde reposo en cama y se abstenga de tener relaciones sexuales. Si es originada por aborto, deberá evitarse el uso de tampones y esperar cuando menos 3 ó 4 ciclos menstruales antes de intentar embarazarse de nuevo.

“En caso de embarazo ectópico, se requerirá cirugía para extraer el óvulo mal implantado y controlar el sangrado interno. Cuando el problema es causado por placenta previa se hospitalizará a la mujer, y si el sangrado persiste y el bebé ya es viable, se recomienda cesárea”, acota la Dra. Alcalá Navarro.

Considera que cualquier hemorragia en mujeres embarazadas requiere revisión médica inmediata, así como seguir al pie de la letra las indicaciones del médico para salvaguardar la vida de la madre y el bebé.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore