Medidas para una higiene íntima adecuada - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sexualidad e higiene, excelente pareja

Jueves 02 de marzo del 2017, 11:02 am, última actualización

No solo las personas sexualmente activas deben ser responsables de su higiene de la zona genital, todos debemos seguir medidas de limpieza y autoexploraciones que ayuden a evitar infecciones de transmisión sexual o adviertan sobre alguna alteración que pueda presentarse.

Sexualidad e higiene, excelente pareja

Tanto por uno mismo como por la pareja, la higiene íntima debe practicarse todos los días con la finalidad de evitar la aparición de infecciones de transmisión sexual, las cuales al principio se manifiestan mediante molestias, ardor, comezón o mal olor, y de no atenderse pueden representar un problema más serio e incómodo.

Cada individuo procurará atenciones especiales para su aseo personal de acuerdo con su sexo, pero en general debe ser cuidadoso por la delicadeza de esta zona corporal y, ante todo, constante y atento porque los genitales se encuentran próximos a los orificios de salida de orina y materia fecal, lo que facilita la presencia de bacterias y hongos (siendo más frecuente la Candida albicans), que generan infecciones de transmisión sexual.

Aunado a esto, la piel de vulva o pene cuentan con una serie de pliegues que facilitan la acumulación de restos de orina y secreciones diversas (medios ideales para la proliferación de microorganismos), por lo que exigen más atención que otras regiones corporales. A continuación una serie de consejos básicos para una higiene íntima adecuada.

Hombre limpio, hombre sano

En los varones es ampliamente recomendable recurrir a baño diario en el que sus genitales se laven de la misma manera que otras partes del cuerpo; no basta con dejar que la espuma "caiga" en los genitales o que el agua "se lleve" el jabón, sino que se debe ser más minucioso sobre todo en los pliegues de la piel. De igual manera, la zona debe secarse con toalla limpia para evitar la permanencia de humedad. Un pene no circuncidado deberá limpiarse con mayor atención en la zona del glande (cabeza del miembro viril), echando hacia atrás completamente el prepucio (piel que cubre la punta del pene) con la finalidad de evitar acumulación de fluidos o células muertas.

En cualquier caso, toda secreción extraña puede ser resultado de una infección, así que debe ser consultada con el médico. También es importante que todo varón lave sus manos antes y después de orinar, con la finalidad de no alojar bacterias de las manos en los genitales y viceversa.

Luego del baño se presenta el mejor momento para realizar un autoexamen de genitales con la finalidad de detectar la aparición de cáncer en testículos, el más común entre hombres jóvenes pero que también tiene un índice de recuperación del 90% si se detecta a tiempo. Además, este proceso dura sólo 1 ó 2 minutos una vez al mes.

Gracias al agua caliente utilizada en baño o ducha, la piel del escroto (piel que contiene los testículos) se encuentra más relajada, y en general es ideal para detectar posibles alteraciones. Durante la autoexploración se examinará un testículo a la vez; cada glándula se enrollará y comprimirá suavemente con los dedos índice y pulgar; mientras se realiza esto se intentará sentir la presencia de algún bulto en la superficie, alguna variación en el tamaño, si se han endurecido o hay alguna diferencia con respecto a la revisión anterior.

Es posible que el epidídimo (masa muy rizada e irregular de tubos que almacenan el esperma en la parte posterior del testículo) se note duro al tocarlo, pero no debe confundirse con un tumor, que es más rígido y en forma de bulto; asimismo, pequeña línea firme entre los testículos es normal. En cambio, si se nota una prominencia, llaga o algún cambio notable, no quiere decir que se tenga cáncer pero es importante que el varón asista lo antes posible al médico.

Limpieza en mujeres

La vagina secreta fluidos que permiten mantener humedad y acidez en su interior para impedir el desarrollo de microorganismos dañinos; sin embargo, factores como estrés, contacto sexual sin protección, cambios hormonales, tratamientos prolongados con antibióticos y deficiente higiene íntima pueden alterar este mecanismo, favoreciendo el desarrollo de infecciones.

Existen principios básicos para la limpieza de la zona íntima femenina que son sencillos de seguir y que contribuyen a evitar estas molestas afecciones. De inicio podemos mencionar que después de cada deposición debe tenerse precaución en la higiene para no provocar infección genital: la limpieza deberá realizarse en dirección de la vagina al ano para evitar que los gérmenes se diseminen y se alojen en los genitales o en vías urinarias.

Es suficiente lavar los genitales con jabón suave y agua una vez al día, durante la ducha diaria; no es conveniente que la mujer enjabone entre los labios vaginales, ya que sólo irritará los tejidos de la vulva. Salvo prescripción médica, las mujeres no deben utilizar desodorantes vaginales, pero en caso de que se prescriba el uso de spray para la higiene íntima, éste nunca debe dirigirse directamente hacia la vulva; en caso de irritación debe suspenderse el uso de inmediato y consultar al ginecólogo.

Aunque las duchas vaginales "lavan" el tapón de moco que protege la entrada de la matriz de microorganismos infecciosos, en ocasiones son recomendadas por algunos médicos durante la menstruación; de ser así, la mujer debe tener cuidado de que el mango de la ducha no esté muy cerca para reducir la presión del líquido y evitar que los microorganismos vaginales sean arrastrados hacia el útero, donde pueden causar una infección.

Finalmente, diremos que después del coito, un lavado vaginal es ineficaz como anticonceptivo y además poco recomendable, ya que destruye la flora vaginal aumentando los riesgos de infección.

Como medidas para prevenir infecciones vaginales, pueden seguirse también estos sencillos consejos:

  • Secar cuidadosamente la región genital después de la ducha, baño o luego de nadar. La ropa se deberá cambiar siempre que esté húmeda.
  • Utilizar siempre una toalla personal para el aseo.
  • Usar ropa interior de algodón en lugar de aquella fabricada con materiales sintéticos.
  • Evitar ropa ajustada.

Cualquier anormalidad debe reportarse

La higiene diaria y observación constante permiten a cualquier persona habituarse a sus genitales, zona de nuestro cuerpo que continúa siendo un tabú, por lo que de esta forma se facilita la detección de cualquier cambio.

En el caso de las infecciones genitales femeninas es típica la secreción de un líquido blanco amarillento y espeso por la vagina, a veces de mal olor y asociado a picazón y ardor genital; en cambio, los varones generalmente presentan pocas molestias, aunque suelen ser característicos picazón, pequeños granos, ardor o irritación en el glande o prepucio. Cualquiera de estos síntomas en hombre o mujer es motivo de consulta médica.

Finalmente, considera que procurar higiene personal adecuada es una manera más de mostrar afecto a uno mismo y a la pareja, ya que es velar tanto por la salud personal como por la del ser querido.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore