¿Pingüinos en la cama?... Síndrome de bajo deseo sexual

  • SyM - Alejandro Robles
¿Pingüinos en la cama?... Síndrome de bajo deseo sexual

El síndrome de bajo deseo sexual (SBDS) es un problema común en las mujeres; sin embargo, existen alternativas que puedes seguir para superarlo.

Aunque pienses que esta situación únicamente te afecta a ti, en realidad no es así, de acuerdo con Eusebio Rubio Aureoles, doctor en Sexualidad Humana por la Universidad de Nueva York, entre 20 y 30% de las mujeres presenta SBDS, el cual se incrementa con la edad. Sin embargo, señala que únicamente 10% de los casos se diagnostican como trastorno sexual, esto debido a que ya interfiere en la vida cotidiana, de otra manera, la baja de deseo sexual no se considera una afección de la salud femenina, pues la mujer puede continuar sus actividades normalmente.

¿Cómo saber si el síndrome de bajo deseo sexual me está afectando?

Si presentas los siguientes rasgos, es posible que padezcan SBDS: 

  • No tienes pensamientos sexuales.
  • Careces de iniciativa para comenzar la actividad sexual.
  • Padeces ausencia de fantasías eróticas.
  • Te sientes mal contigo misma por esta situación.
  • Tu relación de pareja se deteriora.

Mi salud femenina se está viendo afectada... ¿Por qué me pasa a mí?

De acuerdo con el director general de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A.C. (Amssac), las causas más comunes del síndrome de bajo deseo sexual son:

  • Depresión.
  • Conflictos de pareja.
  • Alteraciones hormonales.
  • Trastornos bioquímicos en el cerebro.

El también egresado de la carrera de Medicina por la Universidad La Salle apunta que la proporción de mujeres que consulta a su médico por este problema es baja debido a que desconocen las alternativas terapéuticas.

Afortunadamente, hay tratamientos para el síndrome de bajo deseo sexual y la efectividad depende de un buen diagnóstico para detectar cuáles circunstancias lo están generando y entonces poner en marcha la terapia específicamente diseñada para atender el problema. Por ejemplo, si la causa es depresión, se requiere terapia psicológica y farmacológica para curarla y, por ende, para recuperar tu vida sexual.

¿Quién puede ayudarme?

Lo recomendable es acudir con el especialista en terapia sexual en instituciones como Amssac, donde te pueden brindar la asesoría indicada a precio razonable.

El Dr. Rubio Aureoles destaca la importancia de buscar información al respecto, ya sea en sitios de Internet especializadas como el de esta asociación o a través de otras fuentes, de esta manera estarás mejor preparada para enfrentar el SBDS. En este sentido, te recomienda dos libros: La mujer sensual, escrito por Lyle Stuart y Yo amo mi vulva, cuyas autoras son Dina Cedano, Liz Cabrel y Silvia Maza.

descarga este artículo en PDF