Isoflavonas, sustancias que previenen cáncer - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Isoflavonas, protectoras de la mujer

Miércoles 05 de abril del 2017, 04:04 pm, última actualización

Los vegetales nos aportan sustancias de efecto muy positivo, llamadas fitoquímicos o fitonutrientes. Las isoflavonas se encuentran entre ellas, y son de gran importancia porque ayudan a prevenir el cáncer y reducen molestias en el embarazo y menopausia.

Isoflavonas, Soya y vida saludable
Isoflavonas, protectoras de la mujer

Las culturas asiáticas despiertan una curiosidad especial por la majestuosidad de su cultura, pero también porque han creado un estilo de vida saludable que se caracteriza por llevar una existencia más prolongada y feliz.

A raíz de esto, la Medicina occidental ha centrado su atención en el estudio de hábitos y dietas propios de la región, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, lo que le ha permitido alcanzar descubrimientos notables. En este sentido, "desde hace 4 ó 5 décadas se ha observado que las mujeres asiáticas presentan bajo índice de cáncer de mama respecto a sus congéneres de otras zonas del planeta, y a partir del decenio 1980-90 ha quedado claro que esto se debe al consumo de soya, tipo de frijol o leguminosa que es la principal fuente de una familia de sustancias con diversas cualidades protectoras para el organismo: isoflavonas".

Así lo explica la Dra. Marybel Yáñez Martínez, especialista del centro Nutrición Clínica, Pediátrica y en el Embarazo (Sí-Nutre), quien añade que las investigaciones a detalle han permitido la identificación de elementos que no son estrictamente nutrimentos, pero que tienen papel destacado en la prevención de enfermedades.

Las isoflavonas, que forman parte de un grupo más extenso de compuestos llamados flavonoides, "benefician a la mujer y al hombre porque actúan como antioxidantes (disminuyen el envejecimiento celular y el riesgo de padecer cáncer), además de que ofrecen protección contra problemas cardiovasculares (de vías sanguíneas y corazón). Sin embargo, la más favorecida es ella, pues estos compuestos también funcionan como estrógenos naturales (fitoestrógenos)", por lo que regulan su balance hormonal en distintas etapas y condiciones de su vida.

Innumerables atributos poseen las isoflavonas

La familia de las isoflavonas se compone de numerosas sustancias, aunque son tres de ellas las que destacan por sus propiedades terapéuticas: daidzeína, genisteína y gliciteína. A decir de la Dra. Yáñez Martínez, las investigaciones en el área de salud no han podido describir a detalle todos sus mecanismos de acción, pero de momento ha quedado claro que estos compuestos tienen los siguientes efectos:

  • Influencian el metabolismo de las hormonas sexuales y su actividad en el organismo.
  • Intervienen en la producción de proteínas y de enzimas intracelulares (indispensables para numerosas funciones de células y tejidos, como la asimilación de alimentos).
  • Actúan como factores de crecimiento (sustancias que sirven para establecer la comunicación entre células).
  • Disminuyen la cantidad de lipoproteínas que provocan problemas cardiovasculares (en corazón y vías sanguíneas).
  • Funcionan como antioxidantes, es decir, bloquean a los radicales libres, que son moléculas que se relacionan con envejecimiento celular y la aparición de células cancerosas.

Debido a todo esto, se ha concluido que las isoflavonas son de gran utilidad en:

  • Embarazo. La nutrióloga indica que "durante la gestación se incrementa el nivel de hormona gonadotropina coriónica humana, que es la responsable de molestias como vómito, mareo y dolor de espalda. Las isoflavonas ayudan a controlar su producción excesiva y, sin alterar el desarrollo del embrión ni a la madre, aminoran los síntomas".
  • Prevención del cáncer. Daidzeína y genisteína son útiles para evitar el surgimiento de tumores, principalmente los relacionados con la actividad hormonal de la mujer, como son los que aparecen en senos, útero o matriz y cuello del útero. Ello se debe a que bloquean a los radicales libres, que alteran la estructura genética de las células (ácido desoxirribonucleico o ADN), pero también porque frenan la formación de vasos sanguíneos  que pudieran nutrir a los tejidos cancerosos.
  • Alivio a los síntomas de la menopausia. Al actuar como sustitutos de los estrógenos, "compensan la falta de hormonas que ocurre durante el climaterio y que tiene muchas manifestaciones negativas (sofocos, ansiedad, fatiga, sequedad vaginal, sudor nocturno y cambios en el estado de ánimo). Por ello es ideal su consumo en esta etapa de la vida de la mujer".
  • Reducción del riesgo de enfermedades circulatorias. Las isoflavonas regulan los niveles de colesterol e inhiben la formación de coágulos y placas de grasa en las vías sanguíneas que, al desprenderse y viajar por la sangre (trombos o émbolos), pueden obstruir el suministro de sangre en corazón o cerebro y desencadenar infartos (trombosis o embolia).
  • Mejoramiento de la salud ósea. "Las sustancias que se obtienen de la soya ayudan a que los huesos absorban más calcio, y esto es muy favorable durante el embarazo y la tercera edad. Por este motivo hay ya suplementos de dicho mineral a los que se les adiciona vitamina D (ayuda a la mineralización del sistema óseo) e isoflavonas para mejorar su efectividad", asegura Yáñez Martínez.

Vale la pena indicar que las investigaciones científicas han demostrado que estas sustancias también aportan beneficios a la salud del hombre, pues se ha descubierto que son efectivas para proteger al varón contra el agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática) y para evitar o retardar el crecimiento de tumoraciones en esa sección del aparato urogenital.

¿Dónde encontrar a las isoflavonas?

La nutrióloga Marybel Yáñez subraya que la mejor fuente de isoflavonas es la soya, por lo que es muy recomendable consumir esta leguminosa y sus derivados en forma habitual.

Sin embargo, aclara que "los productos que se elaboran con esta clase de frijol en su estado natural (harina tostada, carne vegetal, germinados, leche y tofu) contienen mayor cantidad de sustancias protectoras, mientras que los que usan soya fermentada (miso y salsa o tamari) no las poseen de manera tan abundante, aunque en este caso las isoflavonas son más biodisponibles, es decir, pueden ser absorbidas y utilizadas con mayor facilidad por el organismo".

Por otra parte, la especialista asegura que, de acuerdo con diferentes estudios, la cantidad de isoflavonas que se deben consumir dependerá del efecto que queramos tener:

  • Cuando se trata de disminuir la concentración de colesterol, es suficiente un consumo diario de entre 60 y 90 miligramos diarios de compuestos protectores (25 a 50 gramos de proteína de soya).
  • Para la prevención de cáncer de mama, próstata y colon, la ingesta diaria será 50 a 70 miligramos (20 a 40 g de proteína de soya).
  • Si el objetivo es el control de los síntomas de la menopausia, la dieta deberá incluir 50 a 75 miligramos (20 a 45 g de proteína de soya).
  • En el tratamiento de osteoporosis en mujeres posmenopaúsicas serán necesarios, cada día, de 60 a 80 miligramos de isoflavonas (aproximadamente 40 g de proteína de soya).

Aunque estas cifras pueden alcanzarse con ayuda de suplementos alimenticios, lo más aconsejable es cubrir las necesidades mediante la dieta. Para ello es de gran utilidad conocer la siguiente tabla de equivalencias que muestra la cantidad aproximada de alimento en que podemos encontrar de 25 a 50 miligramos de isoflavonas:

ALIMENTO

CANTIDAD

Proteína aislada de soya

12 a 36 g

Frijol de soya maduro

18 a 42 g

Harina de soya tostada

18 a 30 g

Harina de soya desgrasada

31 a 46 g

Texturizado de soya (carne vegetal)

20 a 30 g

Tofu (queso de soya)

120 a 370 g

Leche de soya en polvo sin aditivos

25 a 30 g

Leche de soya líquida

300 a 600 ml

Finalmente, la Dra. Yáñez Martínez aclara que la mujer puede beneficiarse con el consumo de soya desde el inicio de su etapa reproductiva (pubertad o adolescencia), y recuerda que "las isoflavonas son muy seguras, pues hasta la fecha no se han reportado contraindicaciones". Sin embargo, la especialista recomienda que quienes decidan incluir en su alimentación productos ricos en estas sustancias protectoras, deben consultar primero a un nutriólogo para establecer las cantidades más adecuadas, según sus necesidades.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore