Beso de Singapur, ¡sólo para amantes expertos!

  • SyM - Jenny Ramírez
Beso de Singapur, ¿cómo se hace?
El beso de Singapur es técnica sexual que consiste en succionar el pene ¡con la vagina!

A diferencia de la felación (que se hace con la boca), el beso de Singapur es técnica sexual que consiste en succionar el pene, ¡pero con la vagina! ¿Suena difícil? Sólo es cuestión de práctica y tendrás la satisfacción de orgasmos intensos.

Besos en el pene, ¡pero sin la boca!

También conocido por el término árabe kabazza o pompoir en francés (aunque algunos prefieren llamarlo "tocar la flauta"), el beso de Singapur, como su nombre lo indica, surgió en Asia. Ahí, prostitutas introducían y sacaban el pene de sus clientes con tan sólo los movimientos de succión de su vagina. Las geishas agregaron el uso de los músculos abdominales.

La posición de la Amazonas (mujer arriba del hombre) es la más recomendable para practicar el kabazza, pues los hombres se sentirán más excitados visualmente por el cuerpo de su pareja y por asumir el rol pasivo.

Pero no sólo brinda beneficios al sexo masculino: al practicar la técnica del beso de Singapur, las mujeres tienen mayor contacto con su punto G, y con ello la probabilidad de lograr la eyaculación femenina. Por si fuera poco, la pelvis se fortalece y mejora la elasticidad vaginal, logrando con esto tener relaciones sexuales más placenteras y, a su vez, reducir el riesgo de incontinencia.

Paso a paso del beso de Singapur

No desesperes si no obtienes resultados a la primera. Para saber cómo hacer el beso de Singapur tendrás que trabajar continuamente durante semanas (incluso un par de meses).

El paso previo es identificar los músculos de tu suelo pélvico con los ejercicios de Kegel. Los detectarás fácilmente cuando vayas a orinar y detengas la micción un par de veces. Después podrás hacerlo en seco y en cualquier lugar, ¡nadie lo notará! Haz 15 contracciones rápidas y 15 lentas. Tras 30 repeticiones, descansa, haciéndolos un máximo de dos veces al día.

Ya identificados estos músculos, ¡a practicar el beso Singapur con tu pareja!:

  1. Colócate encima de tu pareja al momento de la penetración (esta postura te permitirá controlar los movimientos pélvicos).
  2. Introduce suavemente el pene masajeándolo con los músculos de tu vagina y jugando con la profundidad de la penetración. Mete primero sólo la punta del pene (glande) y apriétalo en la entrada de tu vagina.
  3. A continuación, la penetración será media y apretarás a mitad de tu vagina.
  4. Continúa penetrando suavemente hasta el fondo y masajea con tu vagina: aprieta los músculos, mantén y relaja. Repite las veces que desees.
  5. Finaliza sacando el pene rápidamente y volviendo a repetir la secuencia, si así lo desean.

Kabazza ¡nivel experta!

¿Recuerdas que dijimos que las geishas agregaron el uso de los músculos del abdomen a esta técnica? Pues con ellos se consigue un "efecto aspiradora" en la vagina, ¡así sí te encantarán las abdominales!

  • Introduce el glande y un poco más ocupando hasta 5 cm desde la entrada de tu vagina. Aprieta y succiona elevando el abdomen bajo y metiéndolo como si tu ombligo quisiera tocar tu espalda.
  • Desplaza tu pelvis hacia atrás y arquea tu espalda sacando el pecho para facilitar la succión. Para este "truco" puedes contener la respiración unos segundos.

Practica el beso de Singapur a solas para disfrutarlo en privado (con ayuda de un dildo) o antes de tener relaciones con tu pareja. Verás que no es complicado ¡y sí muy placentero!

descarga este artículo en PDF