Estructura del hueso

Estructura del hueso

 

El hueso es tejido duro que constituye la mayor parte del esqueleto y consta de elementos orgánicos (células y matriz) e inorgánicos (minerales).  Sus componentes son:

  • Cartílago. Tejido firme, pero flexible, que cubre los extremos de los huesos en una articulación.
  • Disco epifisiario.  Se sitúa en los huesos largos e indica el sitio de unión entre epífisis (extremo del hueso) y diáfisis (porción cilíndrica), y está presente sólo en los huesos en crecimiento.
  • Periostio. Membrana externa que contiene nervios y vasos sanguíneos que nutren al hueso.
  • Hueso compacto. Parte superficial lisa y muy dura del esqueleto.
  • Hueso esponjoso. Se encuentra dentro del hueso compacto y aunque no es tan duro como éste, tiene cierta resistencia.
  • Endostio. Tejido que cubre la pared interna de la cavidad medular del hueso.
  • Cavidad medular. Espacio que contiene la médula ósea en la diáfisis de un hueso largo.
  • Médula ósea. Sustancia espesa cuya función consiste en producir células sanguíneas.
  • Abertura. Permite la entrada de vasos nutrientes.
  • Vasos nutrientes. Conducen sustancias al interior del hueso para proporcionar nutrientes y permite la salida de las células que se forman en él.