Knismesis y gargalesis: ¡seguro has tenido estas cosquillas! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

10 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Imprimir

Knismesis y gargalesis: ¿qué son?

  • En 1897 los psicólogos Stanley Hall y Arthur Allin nombraron knismesis y gargalesis a los tipos de cosquillas que sentimos los seres humanos. Aunque no se les conozca así a menudo, estas palabras describen sensaciones comunes y tan simples que pueden provocar desde cierto picor, ¡hasta ataques de risa! 1-12

    En 1897 los psicólogos Stanley Hall y Arthur Allin nombraron knismesis y gargalesis a los tipos de cosquillas que sentimos los seres humanos. Aunque no se les conozca así a menudo, estas palabras describen sensaciones comunes y tan simples que pueden provocar desde cierto picor, ¡hasta ataques de risa!

  • Knismesis son las cosquillas ligeras acompañadas de sensación de picor, como las que sientes cuando un insecto camina por tu mano. Este fenómeno requiere reducidos niveles de estimulación, es decir, basta el contacto con una pluma de ave para generar una respuesta, por lo que no siempre causa risa. 2-12

    Knismesis son las cosquillas ligeras acompañadas de sensación de picor, como las que sientes cuando un insecto camina por tu mano. Este fenómeno requiere reducidos niveles de estimulación, es decir, basta el contacto con una pluma de ave para generar una respuesta, por lo que no siempre causa risa.

  • Las cosquillas más intensas se conocen como gargalesis; además de que producen risa debido a la repetida aplicación de presión en zonas sensibles del cuerpo, se asocian al juego entre personas. Sin embargo, esta respuesta tiene cierta mezcla de placer y dolor, incluso pueden provocar movimientos incontrolados del cuerpo. 3-12

    Las cosquillas más intensas se conocen como gargalesis; además de que producen risa debido a la repetida aplicación de presión en zonas sensibles del cuerpo, se asocian al juego entre personas. Sin embargo, esta respuesta tiene cierta mezcla de placer y dolor, incluso pueden provocar movimientos incontrolados del cuerpo.

  • Las cosquillas son un juego que tuvo importante papel en la evolución del hombre, pues enseñaron a los más jóvenes a interactuar con su grupo y a entrenarse para la guerra: se cree que las zonas corporales más sensibles (costados del torso, plantas de los pies, axilas y cuello) son puntos vulnerables, por ello, el reflejo de protección prepara al individuo para la defensa. 4-12

    Las cosquillas son un juego que tuvo importante papel en la evolución del hombre, pues enseñaron a los más jóvenes a interactuar con su grupo y a entrenarse para la guerra: se cree que las zonas corporales más sensibles (costados del torso, plantas de los pies, axilas y cuello) son puntos vulnerables, por ello, el reflejo de protección prepara al individuo para la defensa.

  • Más allá de knismesis y gargalesis, las cosquillas en hombres y mujeres son diferentes. Ellas, por ejemplo, las experimentan con más intensidad y frecuencia en la planta del pie, lo que parece tener un componente sexual; se cree que logran orgasmos con mayor facilidad si sienten cosquillas en el pie. 5-12

    Más allá de knismesis y gargalesis, las cosquillas en hombres y mujeres son diferentes. Ellas, por ejemplo, las experimentan con más intensidad y frecuencia en la planta del pie, lo que parece tener un componente sexual; se cree que logran orgasmos con mayor facilidad si sienten cosquillas en el pie.

  • Los hombres, en cambio, notan más las cosquillas en las zonas erógenas directas, como genitales o pecho. En ambos géneros, los científicos comparan esta respuesta con el orgasmo, pues estos procesos suponen placer mental, un 6-12

    Los hombres, en cambio, notan más las cosquillas en las zonas erógenas directas, como genitales o pecho. En ambos géneros, los científicos comparan esta respuesta con el orgasmo, pues estos procesos suponen placer mental, un "final feliz" que sigue a un estado de alerta inicial, el cual posteriormente se apaga.

  • ¿Por qué no podemos hacernos cosquillas? El cerebelo (parte del cerebro que controla la coordinación muscular) tiene la capacidad de predecir el cosquilleo, por tanto, anula la sensación antes de que ocurra. Si el cerebro sabe que al mover tu mano causarás cosquillas, cancela la respuesta, pues no hay sorpresa, ni efecto imprevisible. 7-12

    ¿Por qué no podemos hacernos cosquillas? El cerebelo (parte del cerebro que controla la coordinación muscular) tiene la capacidad de predecir el cosquilleo, por tanto, anula la sensación antes de que ocurra. Si el cerebro sabe que al mover tu mano causarás cosquillas, cancela la respuesta, pues no hay sorpresa, ni efecto imprevisible.

  • Otra característica de estas sensaciones es que resultan más o menos agradables según la persona que las cause y la indefensión que sintamos en ese momento. En otras palabras, cuanta más gente haya frente a ti, ¡más cosquillas tendrás! Además, si las provoca alguien que te gusta, ¡más las disfrutarás! 8-12

    Otra característica de estas sensaciones es que resultan más o menos agradables según la persona que las cause y la indefensión que sintamos en ese momento. En otras palabras, cuanta más gente haya frente a ti, ¡más cosquillas tendrás! Además, si las provoca alguien que te gusta, ¡más las disfrutarás!

  • Además de favorecer la formación de lazos, la risa generada por cosquillas (que otros nos hacen) es señal de salud mental. Solo las personas con esquizofrenia pueden hacerse cosquillas a sí mismas, pues creen que su pensamiento no les pertenece (les ha sido 9-12

    Además de favorecer la formación de lazos, la risa generada por cosquillas (que otros nos hacen) es señal de salud mental. Solo las personas con esquizofrenia pueden hacerse cosquillas a sí mismas, pues creen que su pensamiento no les pertenece (les ha sido "insertado" en su cerebro) y, por tanto, quien las hace sonreír es "otro".

  • Los niños las disfrutan más que los adultos. De hecho, las cosquillas conllevan cierta jerarquía, es decir, el sujeto que las hace actúa como dominante y quien las recibe, como sumiso. Por ejemplo, un abuelo puede hacerle cosquillas a su nieto, pero al revés será menos probable (aunque, por amor, son capaces de fingir que se divierten). 10-12

    Los niños las disfrutan más que los adultos. De hecho, las cosquillas conllevan cierta jerarquía, es decir, el sujeto que las hace actúa como dominante y quien las recibe, como sumiso. Por ejemplo, un abuelo puede hacerle cosquillas a su nieto, pero al revés será menos probable (aunque, por amor, son capaces de fingir que se divierten).

  • Tener autocontrol sobre sus impulsos nerviosos y ser capaz de aguantar la risa hace que algunas personas no sientan cosquillas; incluso, tener cierta apatía para reírse es otra razón por la que algunos jamás se divierten si reciben una 11-12

    Tener autocontrol sobre sus impulsos nerviosos y ser capaz de aguantar la risa hace que algunas personas no sientan cosquillas; incluso, tener cierta apatía para reírse es otra razón por la que algunos jamás se divierten si reciben una "guerra de cosquillas".

  • Los científicos aseguran que, como muchas cosas en la vida, las cosquillas disminuyen a partir de cierta edad (se habla de la cuarta década de vida), quizá por el hecho de que con el tiempo aprendemos a 12-12

    Los científicos aseguran que, como muchas cosas en la vida, las cosquillas disminuyen a partir de cierta edad (se habla de la cuarta década de vida), quizá por el hecho de que con el tiempo aprendemos a "dominar" el impulso nervioso que desata la risa. Y tú, ¿aún disfrutas las cosquillas?

Siguiente
Anterior

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.


Pregunta al médico, Atención médica virtual gratuita Centros de información en temas de salud, Cuidados de la salud Noticias sobre salud, Suscripción artículos de salud especializados

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore