Knismesis y gargalesis: ¿qué son?