Cáncer de cuello uterino o cáncer cervicouterino - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cáncer de cuello uterino

Lunes 26 de junio del 2017, 01:39 pm, última actualización.

El organismo humano contiene millones de millones de células, cuyo núcleo guarda el ácido desoxirribonucleico (ADN), es decir, el código genético (herencia). Esta molécula controla el proceso de división y crecimiento celulares; empero, aquellas consideradas cancerosas crecen sin control hasta formar una masa (tumor), la cual destruye los tejidos sanos y se extiende a otras partes del cuerpo (metástasis), de modo que puede causar la muerte.

Cáncer de cuello uterino, Cáncer cervicouterino, Cáncer cervical
Cáncer de cuello uterino

¿Qué es?

  • El cáncer cervicouterino o cáncer de cuello uterino es el que se presenta en el cérvix, es decir, la parte más baja del útero o matriz (lugar donde crece el bebé durante el embarazo). Es causado por varios tipos del virus del papiloma humano (VPH), el cual se contrae por contacto sexual.
  • Si las lesiones ocasionadas por el VPH no se descubren y tratan en etapa temprana, estas células anormales pueden convertirse en células cervicales precancerosas y, más tarde, en cáncer. Esto puede tardar varios años, aunque en algunos casos puede suceder en el corto plazo.
  • El cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte en mujeres en México. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera esta neoplasia como prevenible; no obstante, persisten niveles elevados en entidades con menor desarrollo económico y social, relacionado con pobre acceso y deficiente calidad de los servicios en estas áreas.

 ¿Cómo se diagnostica?

  • Es difícil detectar este trastorno en sus primeras etapas de desarrollo. Sin embargo, conforme avanza, se pueden observar los siguientes síntomas: sangrado vaginal después del acto sexual, entre periodos de menstruación o después de la menopausia; flujo vaginal con sangre que pudiera ser excesivo y con olor desagradable, y dolor en el área de la pelvis o durante el coito.
  • Cuando el mal está avanzado aparecen falta de apetito, pérdida de peso, fatiga, dolor en pelvis, espalda y piernas, inflamación en una sola pierna, sangrado vaginal profuso, fuga o filtración de orina o heces por la vagina y fracturas.
  • La detección primaria de esta neoplasia se hace por medio de la prueba de citología vaginal o Papanicolau, la cual ayuda a detectar células anormales en el revestimiento del cuello antes de que puedan convertirse en células precancerosas o cáncer cervicouterino.
  • Dicho estudio toma sólo unos minutos y se realiza mientras la mujer no esté menstruando Los resultados ayudan al médico a decidir si es necesario realizar más exámenes.
  • También puede realizarse colposcopía, examen que emplea un instrumento especial (colposcopio) que permite la observación detallada de las células de la vagina y cuello del útero.
  • El desarrollo del cáncer cervical generalmente es muy lento y comienza como afección precancerosa, la cual es cien por ciento tratable. Por ello es tan importante que las mujeres se practiquen el Papanicolau regularmente. De hecho, la mayoría de las pacientes a quienes se les diagnostica cáncer cervical en la actualidad no se han sometido a estudios vaginales regulares o no han tenido seguimiento por resultados anormales. 

¿Cómo se trata?

  • Las lesiones pequeñas se extirpan o destruyen a través de crioterapia (congela células anormales), terapia con láser (cauteriza el tejido anormal) o escisión electroquirúrgica con asa (uso de electricidad para erradicar lesiones).
  • En casos avanzados, los tres métodos contra el cáncer cervicouterino son cirugía, radioterapia y quimioterapia. El abordaje puede incluir dos o más de estas terapias.  El plan de tratamiento también incluye visitas específicas de seguimiento al médico, las cuales pueden incluir radiografías, biopsias, pruebas de sangre y otras exploraciones. 

Prevención

  • Utilizar preservativo o condón para prevenir el contagio de enfermedades venéreas.
  • Aplazar el comienzo de la vida sexual.
  • No fumar (el tabaquismo aumenta el riesgo de cáncer).
  • Limitar el número de parejas sexuales.
  • Realizar consultas periódicas al ginecólogo. Aunque éstas pueden variar según el historial médico de cada mujer, lo usual es lo siguiente: un examen anual tras el primer encuentro sexual o a partir de los 18 años, hasta los 30. Una revisión anual al cumplir los 30 y hasta los 70. De los 70 años en adelante queda a discreción del especialista determinar la periodicidad del Papanicolau.
  • Aplicar la vacuna contra el virus de papiloma humano

Fuentes:

  • Secretaría de Salud. Micrositio Cáncer Cérvico Uterino [en línea]. 2010.
  • Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Dirección de Prestaciones Médicas. imms.gob.mx [en línea]. 12 de octubre de 2009.
  • Merck Sharp & Dohme. MSD Estar Bien [en línea].
  • Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos/Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Cáncer cervical. Portal MedlinePlus [en línea]. 27 de diciembre de 2009.
  • Fundación Ginecológica sobre Cáncer. La Campaña Nacional de Educación Pública sobre el Cáncer Cervicouterino [en línea].

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore