Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Mastopatía fibroquística, señal de alerta

Miércoles 05 de febrero del 2014, 02:32 pm, última actualización.

Las mujeres mexicanas son altamente propensas a padecer mastopatía fibroquística, es decir, pequeñas bolitas en los senos que pueden no ser causa de alarma, siempre y cuando se detecten a tiempo; a continuación te decimos cómo.

Mastopatía fibroquística, señal de alerta

Mastopatía fibroquística, no confundir con fibrosis quística

Aunque mucha gente suele hablar de “fibrosis quística en senos” para referirse a la “mastopatía fibroquística”, esto es incorrecto, pues mientras esta última se presenta como consecuencia de cambios hormonales en la ovulación y antes de la regla, la fibrosis quística es enfermedad genética que provoca acumulación de moco espeso y pegajoso principalmente en los pulmones.

Dicho lo anterior, hay que señalar que los cambios hormonales favorecen la retención de líquido en diferentes partes del cuerpo, siendo los senos una de las más comunes, razón por la que suelen inflamarse, ser sensibles al tacto y provocar cierto dolor, pero una vez que el periodo pasa es normal que esa acumulación de fluido desaparezca, sin embargo, hay ocasiones en que se adhiere y forma protuberancias en forma de pequeñas bolitas llamadas quistes, lo que los médicos identifican como “mastopatía fibroquística”.

Este padecimiento es benigno y muy común en mujeres menores de 50 años, sin embargo, de no atenderse a tiempo puede provocar malestar, ya que se acumula gran cantidad de protuberancias.

Detecta fácilmente la mastopatía fibroquística

Practica la autoexploración mamaria una semana después del inicio de la menstruación. Es sencillo, sigue estos pasos:

  • Desnuda de la cintura hacia arriba ponte frente a un espejo y coloca tus manos sobre la cintura (sitúa codos y hombros hacia delante). Posteriormente, pon los brazos por encima de tu cabeza, presionándola ligeramente. En cada una de estas posiciones debes observar detenidamente tus senos y verificar si hay diferencias entre ellos, por ejemplo, alteraciones de color, tamaño, forma y textura.
  • Levanta tu brazo izquierdo, y con las yemas de los dedos centrales de tu mano derecha, presiona suave pero firmemente el seno izquierdo, trazando círculos imaginarios alrededor de la mama siguiendo el sentido de las manecillas del reloj. Inicia en el punto más alejado del pezón hasta llegar a éste; en la misma posición, palpa tu axila con mayor presión para comprobar que no haya ningún bulto. Haz lo mismo con tu seno derecho.
  • Acuéstate y coloca una almohada bajo tu hombro izquierdo y sitúa el brazo de ese mismo lado detrás de tu cabeza. Palpa el seno izquierdo con la mano derecha trazando círculos imaginarios al igual que en el paso anterior y también revisa tu axila. Repite la operación con el seno derecho.
  • Ponte de pie y presiona ligeramente cada uno de tus pezones entre los dedos índice y pulgar, de esta manera podrás detectar si hay secreciones, asimismo, levántalo junto con la areola para comprobar si existe movilidad.

En caso de que detectes alguna bolita, abultamiento o fluidos verifica de nuevo después de que haya terminado tu menstruación, si la condición permanece consulta de inmediato a tu ginecólogo porque podría tratarse de mastopatía fibroquística, o bien, ser una tumoración que derive en problemas mayores.

Diagnóstico y tratamiento para la mastografía fibroquística, ¡sí hay solución!

Existe una prueba de diagnóstico llamada sonomamografía, la cual le permite al ginecólogo determinar el tamaño y cantidad de quistes. El tratamiento que se prescribe en un principio (si el problema no ha avanzado) se basa en medicamentos que tienen como mecanismo de acción disolver los quistes, pero hay ocasiones en que son ineficaces y tiene que recurrirse a sencilla intervención quirúrgica.

Lo más recomendable para todas las mujeres en edad reproductiva es practicarse la autoexploración una semana después del inicio de la menstruación, además de consultar periódicamente al ginecólogo y limitar el consumo de sal y café, sustancias que propician la retención de líquidos.

Esta sugerencia aplica también para aquellas mujeres a las que se les haya practicado la histerectomía (el retiro del útero), pues aunque no exista la menstruación las funciones hormonales siguen presentes.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Suspender medicamentos para controlar el asma en verano, agrava los síntomas en otoño.

Logo Comscore