Material de curación en botiquín de primeros auxilios - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Material de curación

Miércoles 21 de junio del 2017, 07:53 pm, última actualización

En ningún botiquín de primeros auxilios debe faltar el material de curación, el cual es indispensable para limpiar, desinfectar y cubrir heridas, cortaduras, quemaduras y picaduras de insectos, lesiones que reúnen las siguientes características:

Material de curación
  • Heridas leves. Daños en las capas superiores de la piel que no originan abundante sangrado o hemorragias, no afectan órganos vitales y no son grandes; aparecen en forma de raspones y cortaduras pequeñas. Son ocasionadas por pequeños accidentes dentro y fuera de la casa, los cuales son propiciados por distracción, prisas y cansancio; requieren atención menor, aunque deben observarse normas de higiene básicas para evitar infecciones, las cuales incluyen lavado de la zona con agua y jabón, así como la aplicación de algún antiséptico.
  • Heridas mayores. Se les denomina de esta manera cuando las lesiones afectan a capas profundas de la piel o si se complica con hemorragia abundante. En algunos casos se retienen fragmentos de cuerpos extraños que originaron la lesión, como vidrios, piedras o residuos de madera. Se curan con relativa facilidad si son atendidas adecuadamente a través de técnicas de primeros auxilios o por un especialista, y si se lleva a cabo apropiado control de su desarrollo evitando una infección.
  • Quemaduras. Lesiones sobre una superficie más o menos extensa del cuerpo ocasionadas por la acción de una fuente de calor, por ejemplo, objetos muy calientes, fuego, agua hirviendo o sobreexposición a los rayos solares. Se clasifican en distintos grados, según la lesión que sufran los tejidos: las quemaduras de primer grado sólo afectan la superficie o epidermis y se caracterizan por enrojecimiento de la piel y dolor. En las quemaduras de segundo, se forman ampollas, y las más graves son las quemaduras de tercer grado, pues la piel se deshace y deja expuesta la carne viva.
  • Picaduras de insectos. Se manifiestan con brotes de ronchas rojas en la piel que se producen cuando los insectos inyectan pequeñas cantidades de sustancias venenosas, las cuales dan lugar a dos tipos de reacciones: local, que produce dolor e inflamación en la zona de la picadura y la de tipo alérgico, que causa urticaria, hinchazón y dificultad para respirar. A causa del rascado pueden desarrollarse heridas.

Para atender las lesiones antes descritas se requieren diversos productos, los cuales conforman el material de curación, generalmente incluyen:

  • Agua oxigenada. Solución útil para lavar las lesiones.
  • Alcohol. Se usa para desinfectar instrumental y limpiar la piel, pero no es aconsejable emplearlo directamente en una herida porque irrita los tejidos.
  • Algodón. Auxiliar en la limpieza de la piel y en la aplicación de antisépticos.
  • Antisépticos. Sustancias que previenen infecciones al impedir el crecimiento de los gérmenes que comúnmente están presentes en toda lesión.
  • Apósitos. Almohadillas elaboradas con gasa que sirven para cubrir las heridas desinfectadas.
  • Compresa. Porción de gasa estéril lo suficientemente grande (30 a 40 cm) para que pueda extenderse más allá del borde de la herida o quemadura; asimismo, es útil para detener hemorragias.
  • Crema para quemaduras. Sólo está indicada para las quemaduras que afectan la superficie de la piel, también denominadas de primer grado.
  • Crema para picaduras. Controla los síntomas, por ejemplo, comezón, ardor e irritación.
  • Gasas estériles. Se usan para limpiar y cubrir heridas.
  • Hisopos. Son útiles para extraer cuerpos extraños, limpiar heridas y aplicar antisépticos en cavidades.
  • Suero fisiológico o solución salina normal. Sirve para limpiar o lavar heridas y quemaduras.
  • Vendas. Hay de distintos tamaños y llegan a ser necesarias para mantener apósitos y compresas sobre las heridas y quemaduras.
  • Vendas adhesivas. Se emplean para cubrir lesiones pequeñas.
  • Telas adhesivas. Permiten fijar en la piel gasas, apósitos, compresas y vendas.

¿Qué hacer en cada caso?

Es importante saber que en cada tipo de lesión se requerirá un manejo diferente, en el caso de heridas leves es fundamental:

  • Lavar muy bien con agua y jabón la zona lesionada.
  • Si hay tierra en la herida, se debe procurar retirarla en su totalidad, para lo cual se pueden usar algodón o gasa limpios y pinzas estériles (se esterilizan al hervirlas con agua durante 5 a 10 minutos, o bien sumergiéndolas en alcohol o algún otro antiséptico).
  • Para limpiar la herida y piel que la rodea se recomienda el uso de antisépticos, lo que puede apoyarse con un trozo de algodón o hisopo.
  • Si se trata de una herida por instrumento punzocortante (tijeras o cuchillo) que sangra, debe presionarse ligeramente a los lados de la lesión durante 10 minutos. Asimismo, pueden aplicarse ungüentos que ayudan a desinfectar y desinflamar estas lesiones.
  • Cubrir la herida con una gasa que permita ventilación y sujetarla con tela adhesiva.
  • Revisar periódicamente la herida y vigilar que no se presente infección.
  • Si la herida es muy pequeña, con una vendita adhesiva será suficiente.
  • Si el dolor y las molestias son intensas puede recurrirse a algún analgésico.

Si se trata de una herida mayor será conveniente:

  • Lavar la zona con agua y jabón, si es posible, utilizando para ello una jeringa sin aguja.
  • Frenar la hemorragia haciendo ligera presión a los lados de la herida, a intervalos de 10 minutos, pues esta acción detiene momentáneamente la circulación de la sangre y favorece la coagulación.
  • No trate de retirar los fragmentos de vidrio, piedra o madera.
  • Para saber si una cortada necesita ser cosida, se debe observar si los bordes de la herida se juntan por sí mismos; si es así, no requerirá sutura, en caso contrario, puede usar tela adhesiva para juntar los bordes de la lesión en lo que el afectado es trasladado al hospital más cercano.
  • Deben dejarse abiertas las heridas que son producto de la mordida de otra persona o de un animal -perro, gato, o cerdo-, porque de modo contrario existe gran riesgo de infección.
  • Para controlar el dolor se puede recurrir a un analgésico de venta libre.

En el caso de quemaduras se recomienda:

  • Colocar el área afectada bajo un chorro de agua fría, o bien sumergirla en este líquido durante 10 minutos; esto aliviara el dolor.
  • Se puede aplicar una pomada indicada para controlar las molestias ocasionadas por la quemadura.
  • En caso de quemadura menor en la boca, es necesario que la víctima tome agua fría, se enjuague y escupa.
  • Para calmar el dolor, se puede recurrir a un analgésico de venta libre.
  • Las quemaduras de segundo grado se distinguen por formación de ampollas, las cuales no deben reventarse, pero si ya se hizo, se deben lavar con mucho cuidado, con agua hervida y jabón.
  • Esterilizar un poco de vaselina calentándola hasta que hierva. Luego, debe untarse en una gasa limpia y cubrir con ella la zona afectada. Si no se tiene vaselina, es mejor dejar la quemadura destapada.
  • Si hay señales de infección, como pus, mal olor o fiebre, deben colocarse lienzos de agua tibia con sal (una cucharadita de sal por cada litro de agua) tres veces al día y acudir al médico.
  • En caso de una quemadura de tercer grado, se debe envolver la zona afectada con un trapo muy limpio y buscar ayuda profesional de inmediato.
  • Si hay quemadura por sobreexposición a los rayos ultravioleta del Sol (ondas electromagnéticas que atraviesan la capa de ozono que protege al planeta), conviene aplicar compresas de agua fría para reducir las molestias.

Para disminuir los síntomas por picaduras de insectos pueden ponerse en práctica los siguientes consejos:

  • Aplicar compresas frías en la zona dañada.
  • Si hay un aguijón visible debe quitarse con ayuda de pinzas.
  • No debe exprimirse ni friccionarse la picadura porque el veneno puede extenderse.
  • Existen algunos productos de venta libre que combaten la comezón y la inflamación, y otros que alivian el ardor y comezón.
  • Cuando se ha formado una herida a causa del rascado hay que lavar la zona con agua y jabón y, posteriormente, usar algún antiséptico para prevenir una infección.

Hay que tener en mente que el material de curación es fundamental en nuestro botiquín de primeros auxilios, pues nunca sabemos en qué momento podrá ser de gran utilidad mientras se recibe atención médica apropiada.

Consulta a tu médico

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Femenina

Perfil hormonal femenino infantil


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore