Estereotipos: modelos de conducta a seguir - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Estereotipos, no dejes que te afecten

Jueves 05 de enero del 2017, 04:26 pm, última actualización

Todos, casi por instinto, tenemos en algún momento la necesidad de experimentar sentido de pertenencia, de encajar en determinado grupo, pero para lograrlo es necesario cumplir ciertos requisitos, así que solemos adoptar modelos de conducta o estereotipos que se arraigan tanto en nuestro ser, que parece que forman parte de nuestra naturaleza.

Estereotipos de género, Moda in, Imitación y aprendizaje social, Tribus urbanas, Modelos de conducta
Estereotipos, no dejes que te afecten

Estereotipos y moda in 

La sociedad se encarga, mediante distintos medios, de señalar lo que es fashion, nice o cool (moda in) al mostrarnos modelos a seguir, los cuales, la mayoría de las veces, no corresponden a la realidad. 

Con frecuencia nos bombardean con mensajes e imágenes que asocian cuerpos extremadamente delgados con belleza y perfección; el consumo de tabaco y alcohol con madurez y ser persona “de mundo”; algunas marcas de ropa con gente VIP (very important people); administración de drogas ilícitas (como cocaína, heroína y estupefacientes) con “estar en onda” y ser de clase adinerada, y adquirir los últimos adelantos tecnológicos con éxito. Hay miles de ejemplos sobre moda in, cuya repetición constante por cada vez mayor número de personas da lugar a los estereotipos

“En efecto, estos últimos se refieren a actos repetitivos a manera de ritual; por ejemplo, peinados, forma de hablar y vestimenta. Se relacionan mucho con los modelos, los cuales son el punto de referencia a imitar, por ejemplo, actores, cantantes, deportistas o personajes políticos”, comenta el Dr. Marco Eduardo Murueta Reyes, quien se desempeña como presidente de la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología (Amapsi), ubicada en México, D.F. 

Si bien los estereotipos pueden llegar a tener efectos destructivos, es importante considerar que cuentan con un lado positivo. De acuerdo con el entrevistado, generan identidad y, a través de ellos y los modelos, se deriva cierto sentido de pertenencia

No obstante, cuando inducen a vicios como tabaquismo, alcoholismo y drogadicción; a tratar de alcanzar el “ideal” de belleza mediante la delgadez sin importar las afectaciones que pueda sufrir el organismo, o bien, a tener actividad sexual de manera irresponsable, resultan altamente nocivos. 

“Lo anterior sucede porque, mediante dichos rituales, los jóvenes quieren sentirse adultos. Además, existe una paradoja, pues desean ser diferentes a determinada generación, pero terminan siendo iguales a otra”, señala el especialista, quien también es docente de la carrera de Psicología en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

En la actualidad, añade el Dr. Murueta Reyes, mucha gente no tiene a quién admirar, y esta falta de modelos genera desesperanza, estancamiento y sensación de ir a la deriva. Otro problema se presenta cuando dichos referentes son negativos, por ejemplo: narcotraficantes, delincuentes o algunos personajes de televisión o cine de conductas criticables. 

Imitación y aprendizaje social

La imitación es proceso mental que permite el aprendizaje social y es responsable de propagar conductas a partir de la observación de un modelo (un individuo o un grupo), ya sea por creer que es ejemplo a seguir, a fin de obtener su aprobación, o para formar parte de un grupo, como ocurre con las tribus urbanas

Todos tenemos tendencia a la imitación, aclara el  experto, por ejemplo, esta permite aprendieras a hablar durante la infancia. Además, siempre se está rodeado por modelos a seguir, en principio padres y familiares, pero a partir de la adolescencia la situación cambia. 

“Esto se debe a que necesitas otro tipo de referencias; empezaste una época de mucha energía, nuevo pensamiento y deseas novedades. Por tanto, buscas seguir todo lo opuesto a tus progenitores”, refiere el Dr. Murueta Reyes. 

Existen estereotipos que abarcan distintas características, como clase social, edad, religión, género o etnia (población humana en la cual los miembros se identifican entre ellos), entre muchas otras. En este contexto, los medios de comunicación tienen gran poder, pues a través de múltiples estrategias comerciales logran establecer modelos de conducta o apariencia que la mayoría de las personas trata de adquirir. Desde luego, la transmisión de los mismos tienen otras vías, como la educación formal (que se ofrece en escuelas) e informal (la que se brinda en el hogar, la calle y otros lugares). 

Atender a la televisión, radio o revistas implica abrir la mente a extensa serie de ideas e imágenes que, por un lado, reflejan la realidad, pues informan y entretienen, pero también presentan una visión reducida y tendenciosa de cómo vivir, pensar, vestir y ser. 

Por ejemplo, a través de los comerciales de algún almacén que muestra modelos vistiendo las novedades de la temporada, se establece cómo deben lucir las personas para verse bien con esa ropa e inconscientemente hay quienes tratan de ser así, y al ver una y otra vez la publicidad se incrementan las ganas de ajustarse al estereotipo establecido. 

Estereotipos de género

Desde el momento de nacer se inculcan gran cantidad de estereotipos de género, los cuales se imprimen en la mente porque, de alguna manera, forman parte de la realidad. 

Por ejemplo, tras conocer el sexo del recién nacido se determina qué ropa debe vestir, cómo será su habitación e, incluso, se discrimina entre los juguetes para bebés: muñecas para niñas, figuras de acción para niños. Posteriormente, los medios de comunicación se encargan de fortalecer la imagen distorsionada de los roles de género: 

  • Femeninos. Se muestra a la mujer ideal feliz, espontánea, inteligente, respetable, socialmente aceptable, deseable e influyente. No contradice lo que se le indica, es complaciente, servicial y atenta; físicamente es delgada, con silueta perfecta y bellas facciones. 
  • Masculinos. Siempre se presenta al hombre fuerte, valiente, adinerado, independiente, cabeza de familia, agresivo, rebelde, con iniciativa, activo, trabajador, emprendedor, no sentimental, protector, sexualmente potente y siempre joven. En general, se le valora por su trabajo o estatus en alguna institución. 

A pesar de vivir en una cultura de estereotipos que aparentemente privilegia al hombre sobre la mujer, en realidad afecta negativamente a ambos, al constituirse en patrones o “paradigmas” divisionistas que no permiten el descubrimiento, desarrollo y expresión de cualidades y valores propios del ser humano; en cualquier caso, tales estereotipos de género son falsas representaciones de lo que es un hombre o una mujer, pero lamentablemente buen porcentaje de la población lo acepta.

“El mundo se encuentra en cruda competencia y la dispersión hace que se busque el abuso como forma de sobresalir. Todo este deterioro responde a los modelos negativos, y ahora ya no se tienen los mismos ideales; de hecho, a los jóvenes les parece ridículo pensar que el mundo puede ser mejor”, acota el Dr. Murueta Reyes.

SyM - Karina Galarza / Lizbeth Castillo Yáñez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Abuso sexual, también en la escuela


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore