Cómo prevenir el virus del papiloma en las niñas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Niñas: cómo protegerlas del virus del papiloma

Martes 20 de junio del 2017, 10:41 am, última actualización

Reducir el riesgo de contraer alguna infección por virus del papiloma humano es el propósito de las vacunas que actualmente se aplican en México.

Niñas: cómo protegerlas del virus del papiloma

Cuando los padres deciden que su hija de 9 ó 10 años reciba la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), le están brindando la posibilidad de evitar una infección en el futuro cuando inicie su actividad sexual. Aunque parece muy anticipado por la corta edad de la menor, en realidad es el momento idóneo para protegerla contra ese grupo de microorganismos responsables de distintos trastornos, desde lesiones benignas y curables, hasta afecciones que pueden comprometer su vida.

Verrugas y lesiones más graves

Autoridades de la Secretaría de Salud anunciaron recientemente programa de vacunación universal contra VPH para prevenir el desarrollo de cáncer cervicouterino a todas las niñas de 9 años de edad con un esquema de tres dosis: la de inicio, la segunda a los seis meses, y la tercera a los 60 meses.

Se sabe que este grupo de microorganismos está conformado por más de 150 distintas clases. Algunas pueden causar verrugas o papilomas, que son tumores benignos (no cancerosos); sin embargo, otras se relacionan con ciertos tipos de cáncer y se denominan de “alto riesgo”, oncogénicos o carcinógenos. Muchos (más de 40) pueden transmitirse de una persona a otra por medio del contacto sexual (en la región de los genitales, del ano o la boca), aunque a la fecha no se sabe a ciencia cierta cuándo ocurre la infección.

La mayoría de infecciones por VPH transcurre sin síntomas y desaparece sin algún tratamiento; no obstante, en ocasiones la enfermedad se mantiene durante largo tiempo haciendo necesaria la atención médica (provoca anomalías celulares que se pueden detectar). De hecho, la infección por VPH de alto riesgo es la principal causa del cáncer de cuello uterino (cérvix) y, en México (según datos del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva), es la segunda causa de muerte en la mujer.

 Es importante señalar que casi todas las mujeres serán infectadas por VPH en algún momento de su vida, aunque muy pocas padecerán cáncer de cuello uterino, ya que generalmente el sistema de defensas (inmunitario) suprime o elimina los virus. Solamente aquellos padecimientos que no desaparecen en muchos años (persistentes) pueden resultar en cáncer de cuello uterino.

Sin riesgos

Actualmente se sabe que el uso correcto y constante del condón puede reducir la transmisión de VPH; sin embargo, las partes no cubiertas por el preservativo pueden infectarse por el virus, por lo que este método no proporciona protección completa contra la transmisión de infecciones.

Otro recurso preventivo son las vacunas. En México actualmente se comercializan dos efectivas en la prevención de infecciones: una es llamada vacuna bivalente porque está dirigida a los tipos 16 y 18 de VPH los cuales son denominados de alto riesgo (provocan 70% de cánceres de cuello uterino y de ano), en tanto la segunda es vacuna cuadrivalente debido a que además de combatir los virus antes señalados, añade protección contra los tipos 6 y 11 de VPH, que originan 90% de las verrugas genitales. Ambas se administran mediante inyecciones en tejido muscular y han demostrado brindar protección hasta por 8 años, que es el tiempo máximo de investigación de seguimiento hasta ahora.

Conviene destacar que ambos medicamentos funcionan como otras inmunizaciones contra infecciones virales, es decir, los investigadores que las desarrollaron (algunos pertenecientes al Instituto Nacional de Cáncer, de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos) descubrieron que sus componentes podían crear una reacción (de anticuerpos) capaz de proteger al organismo de la enfermedad, formando partículas semejantes a virus que no infecciosos, porque si bien carecen de carga genética (ácido desoxirribonucleico, ADN), pueden “pegarse” a células y estimular el sistema inmunitario para que produzca anticuerpos que impidan a papilomavirus completos infectar células en el futuro.

Mayor seguridad

El hecho de recibir estas vacunas (que no protegen contra todos los tipos de VPH causantes de cáncer) requiere, asimismo, que la mujer se realice continuamente el papanicolau, es decir, examen para detectar cáncer de cuello uterino y los cambios precancerosos.

Cabe agregar que las vacunas son efectivas solamente si se administran antes de la infección por VPH, por ello se ha recomendado suministrarlas a niñas menores de edad que no son sexualmente activas. De hecho, se ha determinado que el momento propicio es desde los 9 años, excepto que el médico indique lo contrario, o bien, en caso de embarazo.

Asimismo, estudios clínicos han demostrado que se trata de vacunas seguras y bien toleradas, en tanto los efectos secundarios que generan no van más allá de dolor o inflamación en el sitio de aplicación.

 Además de ser administradas por instituciones de salud del gobierno federal y de niveles estatales, la comunidad médica (ginecólogos, principalmente) puede informar a las pacientes sobre las características que deben cumplirse para recibir la vacuna, así como precios y momento en que deberán aplicarse la dosis.

 De esta manera, proteger a las niñas de cara al futuro en materia sexual, puede ser una realidad desde este momento.

SyM - Laura Ruiz

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Abuso sexual, también en la escuela


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore