Niños inapetentes, ¿problema de salud o de conducta? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Agosto 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Niños inapetentes, ¿problema de salud o de conducta?

Miércoles 22 de marzo del 2017, 01:27 pm, última actualización

Una de las grandes preocupaciones de los padres y, por ende, motivo frecuente de consulta al pediatra, es la inapetencia infantil, pues de inmediato se piensa que los pequeños padecen grave enfermedad, lo que en la mayoría de casos no es así. ¿Qué hacer ante esta situación?

Niños inapetentes

 

"No tengo hambre", "eso no me gusta" y "no quiero comer" son frases que a diario escuchan muchos padres cuando ofrecen los alimentos a sus hijos. La mayoría de las veces lo anterior responde más a problemas de conducta que de salud, ya que al menor se le llega a permitir que coma sin disciplina ni horario, además, con frecuencia se le premian las buenas acciones con golosinas, y ello les quita el hambre.

Por otra parte, también hay que considerar que algunas veces los progenitores, en el afán de que sus vástagos coman, recurren al regaño o castigo, lo que en consecuencia ocasiona que el pequeño perciba la hora de la comida como algo aterrador y se muestre más renuente a alimentarse.

Ahora bien, ante todo, es necesario tomar en cuenta que los niños en edad preescolar manifiestan sentimiento de independencia y necesidad de explorar su medio, por lo que la mayor parte de su tiempo centran su atención en juegos y restan importancia a la alimentación.

Qué sucede

La etapa de inapetencia en los niños suele ser transitoria y variable, ya que hay momentos en que sólo les basta con tomar un poco de líquido para sentirse activos; otros días sólo prueban la comida y algunas veces comen muy bien pero, pese a tal desequilibrio, el incremento en su peso y talla no se ve afectado.

Aunque la mayoría de las veces la falta de apetito no obedece a problemas de salud, sí hay ocasiones en que se presenta a causa de enfermedades, por ejemplo, infecciones por parásitos intestinales, virus o bacterias que pueden atacar garganta, estómago o vías urinarias.

También es importante mencionar que cuando existen trastornos emocionales en el núcleo familiar y los niños perciben ambiente agresivo, hostil, violento o, incluso, indiferente hacia ellos, pueden manifestar su angustia mediante rebeldía para comer, lo que representa una forma de llamar la atención de los padres.

Medidas

Una alimentación saludable es un hábito que debe ser fomentado desde el momento en que al niño se le introducen alimentos diferentes a la leche, por lo es recomendable ofrecerle verduras antes de las frutas, pues con esto tendrá, en lo sucesivo, menos preferencia hacia lo dulce y se acostumbrará a ingerir con el mismo agrado cualquier comestible.

El horario fijo para comer es otra medida importante, pues si permitimos que los pequeños tengan acceso a alimentos y golosinas constantemente y sin horas establecidas, se favorece el consumo excesivo y desordenado, lo que también propiciará que sólo coman por antojo (especialmente la llamada "comida chatarra") y rechacen los comestibles de alto valor nutricional. Pero esto no es todo, pues es necesario que la diversidad de platillos que se les ofrece sea amplia, ya que de esta manera aprenderán a comer de todo y no se fastidiarán de un menú en especial.

Pero cuando la inapetencia en niños sanos comienza a convertirse en problema puede recurrirse, previa prescripción del pediatra, a estimulantes del apetito. Sin embargo, antes de decidirse por esta opción pueden ponerse en práctica las siguientes estrategias:

  • Aunque el pequeño coma poco, es importante que cuando beba algún líquido sea lo más nutritivo posible, por ejemplo, en lugar de darle un refresco se le puede ofrecer un jugo natural.
  • Es necesario servir tres tipos de alimentos, y aunque no consuma todo el contenido del plato es probable que los pruebe y comience a aceptar nuevos sabores y texturas.
  • Cuando sea posible, hay que ofrecer comestibles que satisfagan más de un requerimiento nutricional, por ejemplo, queso (se obtiene calcio y vitamina A), melón (aporta vitaminas A y C) o lentejas (proporcionan carbohidratos y hierro).
  • Se recomienda controlar la ingesta de azúcares, lo que prevendrá caries dentales y sobrepeso.
  • Es muy importante que toda la familia adopte los mismos hábitos, pues no sería justo ni conveniente que mientras la mamá cena pan dulce con leche a su hijo le dé espinacas con chayote. Esto, además de estimular al pequeño a comer, mejorará la nutrición de todos.
  • Nunca hay que obligarlo a que se termine todo lo que se le ha servido, ya que esta actitud origina que perciba la alimentación como castigo.
  • Es importante procurar que primero ingiera comestibles sólidos y después líquidos, pues de esta forma se evita que su estómago se llene de agua y rechace la comida.
  • En caso que el menor no quiera sentarse a comer sin su juguete, se le puede permitir que lo tenga a un lado, pero sin manipularlo.
  • Muchas veces los padres realizan acrobacias, obras de teatro y malabares para que su hijo se alimente, lo cual debe evitarse debido a que conforme pasa el tiempo el niño exige función a cambio de comer.
  • Hay que considerar que el estrés puede afectar el apetito, por lo que es pertinente mantener ambiente relajado y placentero.
  • Los alimentos pueden ser más atractivos para los infantes si se les ofrecen en presentaciones especiales, por ejemplo, en forma de caras, aviones, carros o animales.
  • Si el niño no quiere comer no hay que proporcionarle golosinas ni frituras, pues hay personas que argumentan "por lo menos que consuma un dulce", lo que ocasiona que el chico sólo acepte comestibles con bajo valor nutricional.
  • Nunca se debe negociar con el niño, ya que muchas veces con tal de que coma se le ofrecen regalos o dinero, lo cual origina actitud manipuladora.

Aunque en ocasiones alimentar a los niños se convierte en labor titánica, es importante tener paciencia y procurar que desde edad temprana desarrollen buenos hábitos, lo que no necesariamente significa prohibir las golosinas, sólo deben dosificarse. Y recuerda que es fundamental que toda la familia participe, pues no hay mejor estrategia que predicar con el ejemplo.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Tips básicos para el regreso a clases


Ver más...

El tabaco provoca atrofia vascular y esclerosis del cuerpo cavernoso, que conducen a reducción de la longitud del pene en erección hasta por 1 cm.




Comscore