"Niños mariposa", víctimas de epidermólisis bullosa - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

"Niños mariposa", víctimas de epidermólisis bullosa

Martes 11 de abril del 2017, 05:23 pm, última actualización.

Quien sufre epidermólisis bullosa enfrenta lucha constante por su salud, pues continuamente aparecen en cualquier parte de su cuerpo ampollas que, además de dolorosas, corren el riesgo de infectarse y poner en riesgo su vida. Conocer los síntomas que padece un niño con “piel frágil como alas de mariposa”, es la mejor forma de apoyarlo a él y a sus familiares.

"Niños mariposa", víctimas de epidermólisis bullosa

La epidermólisis bullosa (EB) o ampollosa es afección hereditaria que se presenta desde el nacimiento, dura toda la vida y para la cual no existe cura en la actualidad.

De acuerdo con la Fundación Debra México, asociación civil dedicada al estudio y atención de pacientes con este trastorno, en México existen alrededor de 30 a 40 mil personas afectadas, de ahí que se considere enfermedad poco frecuente en la que la piel y mucosas son tan frágiles que fácilmente se lastiman y se forman ampollas, razón por la cual a los pequeños se les llama comúnmente “niños mariposa”.

La principal preocupación de quien está a cargo de un pequeño con este padecimiento es la posibilidad de que las lesiones se infecten, por lo que curar sus heridas y prevenir traumatismos son tarea cotidiana.

El origen de la EB se atribuye a serie de alteraciones (genéticas) de las sustancias (proteínas) que intervienen en la unión de las capas de la piel, es decir, dermis y epidermis; si bien cada caso es único, en general todos se agrupan en tres tipos: 

  • Simple. Se caracteriza por aparición de lesiones en manos y pies donde las ampollas cicatrizan sin mayores complicaciones (no se pierde tejido), y los síntomas mejoran con el tiempo. Incluso, los casos leves llegan a permanecer sin diagnosticar hasta la edad adulta.
  • De unión (juntural). Suele afectar las mucosas oculares, cavidad oral, vía urinaria, esófago y faringe.
  • Distrófica. Las ampollas surgen a nivel profundo en la dermis y al cicatrizar las heridas poco a poco van complicando el movimiento de manos y pies, ya que provocan retracción en las articulaciones, es decir, pegan la piel entre los dedos. Al mismo tiempo, las lesiones se extienden sobre las membranas mucosas de boca, faringe, estómago, intestino, vías respiratorias y urinarias, e interior del los párpados y córnea.

Cabe señalar que también existe un tipo poco frecuente cuya transmisión no es genética, se trata de la epidermólisis bullosa adquirida, la cual se manifiesta en adultos de más de 50 años y está ligada a otras afecciones, como la enfermedad de Crohn. 

De los síntomas a la evaluación

Dependiendo del tipo de trastorno los síntomas de epidermólisis bullosa pueden variar, pero generalmente incluyen:

  • Pérdida de cabello (alopecia).
  • Ampollas. Pueden aparecer al momento de nacer, posteriormente alrededor de los ojos y nariz, o bien, como resultado de un traumatismo menor o cambio en la temperatura.
  • Dificultad para alimentarse y deglutir debido a lesiones en el interior de la boca y garganta.
  • Aparición de granos blancos diminutos (milios).
  • Problemas dentales, por ejemplo, caries.
  • Deformidad o pérdida de las uñas.
  • Llanto ronco, tos u otras dificultades respiratorias.

Identificada alguna (o todas) de estas señales, el médico puede confirmar el diagnóstico apoyándose principalmente en pruebas genéticas, biopsia y exámenes especiales de muestras de piel. 

Cuidados para la piel frágil de “mariposa”

Proteger la piel y prevenir que se formen ampollas es la tarea que enfrentan a diario los padres de un “niño mariposa”, por lo que cualquier medida que facilite su labor es de vital importancia, entre ellas:

  • Evitar el calor excesivo en su habitación, manteniendo una temperatura uniforme.
  • Aplicar loción en la piel del pequeño para reducir la fricción y mantenerlo humectado.
  • Vestirlo con ropa suave al tacto y de materiales frescos para evitar que sude (algodón, por ejemplo).
  • Ponerle guantes a la hora de dormir para impedir que se arañe o lastime al rascarse.

Cuando aparecen ampollas el médico puede recomendar el uso de fármacos pediátricos o infantiles para reducir el dolor (analgésicos), y vendas especiales; sin embargo, en ocasiones el tratamiento no consigue impedir la infección, la cual se identifica a través de señales como:

  • Enrojecimiento y calentamiento alrededor de un área abierta de la piel.
  • Pus o descarga amarillenta.
  • Formación de costra en la superficie epidérmica.
  • Una línea o raya rojiza debajo de la piel que se esparce hacia afuera del área de la ampolla.
  • Heridas que no cicatrizan.
  • Fiebre o escalofrío. 

En estos casos, el médico habitualmente prescribe alguna solución para enjuagar la herida, antibiótico tópico (ungüento) y oral, así como una cubierta especial para las heridas o úlceras que no sanan.

Alimentar a un “niño mariposa”, otra batalla

Un “niño mariposa” puede experimentar grandes dificultades para comer si tiene ampollas en la boca y garganta, por lo que corre riesgo de desnutrición. Para enfrentar este problema se aconseja:

  • Utilizar biberón con chupón especial o gotero para proporcionarle alimentos líquidos.
  • Ofrecerle sopas, bebidas lácteas, puré de papas, natillas y pudines.
  • Evitar alimentos duros o quebradizos (por ejemplo, galletas o panes) que pueden agravar las lesiones internas.
  • Cuando el niño ya tenga edad para probar alimentos sólidos, suavizarlos tanto como sea posible (con agua, leche o jugos de fruta), a fin de que pueda consumirlos con facilidad.
  • No servirle los alimentos demasiado calientes.

Para algunos tipos de EB la mejor alternativa terapéutica es la cirugía, sobre todo cuando el esófago se ha reducido debido a cicatrices e impide que los alimentos pasen naturalmente de la boca al estómago (si las ampollas en los dedos de manos o pies han provocado que éstos se unan, también es posible que el médico sugiera cirugía para separarlos). 

Como caricia

La forma de vestir al bebé puede reducir las molestias en su piel. Lo mejor es ponerle trajes de una sola pieza, de tejido suave y costuras planas. Además, se debe evitar que permanezca desnudo, ya que existe riesgo de daño por el roce que se produce al golpear las piernas o frotar los brazos contra el pecho.

Las prendas deben estar fabricadas con telas de algodón que le permitan mantenerse fresco, no hay que olvidar que los cambios bruscos de temperatura o una elevación de la misma pueden ocasionar la aparición de ampollas.

En cuanto a higiene, se aconseja el uso de agua tibia y secado con toalla suave, con leves toques, evitando cualquier tipo de fricción.

La deshidratación de la piel favorece la aparición de lesiones en el paciente, por lo que es vital vigilar siempre la humectación cutánea y minimizar la posibilidad de que sufra prurito o comezón. Para ello se aconsejan productos que contengan sustancias como glicerina, propilenglicol, sorbitol, urea, ceras, vitaminas (A y E), colágeno y filtros solares; los cuales deben ser aplicados con la mayor suavidad posible.

Finalmente, conviene señalar que tener antecedentes familiares de esta enfermedad es factor de riesgo, por lo que si una pareja planea un embarazo, es preciso que antes busque asesoría de un especialista en genética para conocer las probabilidades de transmitir este trastorno a sus hijos.

Durante el embarazo la EB puede diagnosticarse mediante una biopsia de las vellosidades coriónicas (placenta). Asimismo, la fetoscopía puede ser utilizada exitosamente para determinar si un bebé aún no nacido está afectado; en esta prueba se inserta un instrumento especial directamente en el útero para observar al feto y tomar muestras de sangre y biopsias de piel.

SyM - Laura Ruiz

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Artes marciales, en defensa de la salud


Ver más...

Sabías que...

Cuando no duermes lo suficiente, actúas como si hubieras bebido demasiado, pues las neuronas que controlan la memoria y percepción visual reducen su actividad.




Comscore