Niños superdotados, pero al fin niños - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Niños superdotados, pero al fin niños

Lunes 19 de junio del 2017, 11:36 am, última actualización

Quizás has recibido quejas de tu hij@ por indisciplinad@, poco atent@ en clase o escaso apego a la autoridad y, al mismo tiempo, ha mostrado interés en actividades artísticas o temas poco comunes para su edad, como Astronomía o Química. Si es así, tal vez tu pequeñ@ se parte de los niños superdotados y te conviene conocer cómo educarlo.

Niños superdotados

Niños sobredotados en México

En realidad, los casos de sobredotación intelectual son más comunes de lo que imaginamos, pues se estima que hasta 4 de cada 100 hogares mexicanos albergan a alguno de los llamados niños sobredotados. También es cierto que se tiene una imagen errónea de ellos, pues no son "sabelotodos" ni adultos pequeños que se valgan por cuenta propia. Simplemente, son niños que requieren educación especial.

Es importante que los padres conozcan las características de los niños superdotados para establecer un juicio adecuado y desarrollar la estrategia más conveniente, pues si se subestima o sobreestima a estos chicos con base en sus aptitudes, sus emociones y cualidades pueden verse afectadas.

¿Cómo saber si mi hij@ es superdotad@?

Normalmente, son niños que hablan a temprana edad, aproximadamente entre los 6 y 9 meses de nacidos, aunque sus primeras palabras las pueden pronunciar a los 3 meses; de igual manera, empiezan a leer o escribir desde muy pequeños, incluso sin ayuda. Les atraen imágenes, melodías y juegos complejos; asimismo, son pequeños preguntones sobre temas no muy usuales: arte, ciencia, realidad mundial o hasta aquellos relacionados con vida y muerte.

Son niños que aprenden muy rápido, muy curiosos, poseen buen sentido del humor y tienen excelente memoria para lo que les interesa. De igual forma, tienen una capacidad intelectual innata hacia el trabajo y creatividad, no se limitan a memorizar, sino que sacan sus propias conclusiones a partir de lo que saben. También poseen un carácter independiente y no les gusta someterse a normas estrictas, por lo que pueden ser niños desobedientes o inconformes.

Dado que los niños superdotados asimilan en unos cuantos minutos lo que a sus compañeros les cuesta media hora entender, muchos muestran poco interés, se aburren en clase y prefieren dedicarse a jugar en el salón, dibujar o realizar otras actividades. Por eso es frecuente que los profesores los confundan con pequeños de lento aprendizaje o indisciplinados. De hecho, de acuerdo con el Centro de Atención al Talento (Cedat), 84% de los niños sobredotados tienden a ser distraídos en clase.

Tampoco son necesariamente quienes tienen mejores calificaciones, pues aunque hay materias que dominan como pocos, en otras su rendimiento es bajo. Recordemos el caso del célebre físico Albert Einstein, creador de la Teoría de la Relatividad, quien cursó la universidad prácticamente fuera del salón y con la condena a cuestas de su maestro de griego: "tú nunca llegarás a nada".

Tales actitudes de aparente desinterés por el estudio suelen contrastar con su actitud en casa, ya que son niños que preguntan mucho, observan animales con vivo interés durante horas (las hileras de hormigas transportando alimento, por ejemplo) o realizan actividades que exigen destreza manual o artística.

Conviene aclarar que hablamos de rasgos generales, no todos estos pequeños muestran todas estas características u otras como acusada madurez emocional o capacidad de liderazgo. Desafortunadamente, estos atributos llevan a muchos padres a errar su actitud hacia los infantes, pues el término "niños genio" les hace creer que es necesario enrolarlos en sinfín de actividades para que rinda su potencial.

Tengo un hijo sobredotado, ¿qué hago?

Contra lo que se podría pensar, en la mayoría de los casos no debe hacerse nada especial, ni "bombardearlos" con un sinnúmero de actividades en el día a fin de aprovechar su capacidad intelectual. Los niños sobredotados son como cualquier otro, sólo que tiene necesidades educativas y de atención diferentes.

Lo mejor es conocer cómo motivar a un niño superdotado, más no obligar al pequeño o pequeña a aprender, proveyéndole material conforme lo vaya pidiendo, siempre respetando sus gustos y posibilidades económicas de los padres. Tan perjudicial es forzar a un chico a aprender a tocar el violín si no le gusta la música como responder a sus preguntas con "eso lo aprenderás cuando seas mayor".

La desmotivación ante las iniciativas de los niños superdotados no es conveniente, pues en su frustración pueden desarrollar tendencias agresivas (verbales o físicas y rebeldía) o pasivas (fantasear, evitar a la gente o no defenderse si es agredid@).

En estos casos es importante que los padres de familia creen vínculos con profesores e, incluso, cuenten con la opinión de orientadores sociales o psicólogos. Ya que los niños sobredotados suelen tener grandes aspiraciones, elevada opinión de sí mismos, poca tolerancia a la frustración e, incluso, rasgos neuróticos innatos, es necesario orientarlos antes de los 7 años para evitar que sus capacidades se atrofien por falta de estímulo.

Generalmente, cuando se les enriquece con actividades para niños superdotados los problemas desaparecen por sí solos. También es benéfico que tenga contacto regular con chicos con su misma capacidad intelectual, a la vez que padres y profesores establezcan estrategias educativas en conjunto.

Para este fin, en México la Secretaría de Educación Pública (SEP) cuenta con un Programa de Fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa (PFEEIE), que brindan orientación y educación especializada.

Gracias a estos recursos los niños sobredotados aprenden metodologías de investigación y desarrollan sus aptitudes de acuerdo a sus necesidades y gustos, considerándolos como niños sobresalientes en algunos aspectos aunque descuidados en otros.

Es importante destacar que la mejor ayuda a los niños superdotados la proporcionan sus padres al no hacerlos sentir raros o como si fuesen adultos pequeños, pues hay que considerar que aunque son diestros suelen mostrarse tristes cuando están solos.

Si quieres conocer más información sobre la sobredotación intelectual, consulta:

  • Federación Mexicana de Sobredotación Intelectual (FEMESI): www.femesi.org.mx
  • Centro de Atención al Talento (Cedat): www.cedat.com.mx
  • TelSEP: 3601-7599 en el Distrito Federal y Área Metropolitana, o al 01 800 288 6688 para el interior de la República, sin costo.

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Peligros de la automedicación en niños


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore