Heridas en la cabeza

    SyM
Heridas en la cabeza, Qué hacer ante una lesión en la cabeza
Aunque los síntomas suelen resolverse por sí solos, jamás debes menospreciar una herida en la cabeza.

 Accidentes, caídas o práctica deportiva riesgosa son causas comunes de lesión en la cabeza, que puede manifestarse con sangradoabundante debido a la gran cantidad de vasos sanguíneos que posee el cuero cabelludo.

Por lo general, este problema se atiende con relativa facilidad, ya que el cráneo brinda considerable protección al cerebro y los síntomas suelen resolverse por sí solos; sin embargo, jamás debe menospreciarse una herida en la cabeza.

En niños, por ejemplo, una hemorragia que no se atiende adecuadamente, puede causar desvanecimiento y bajo pulso cardiaco debido a que los pequeños son más sensibles que los adultos a la pérdida del vital fluido, en tanto que recibir fuerte impacto (aunque no existan muestras externas de lesión), puede desencadenar sangrado e inflamación al interior del cráneo, comprometiendo la vida.

¿Qué hacer ante una lesión en la cabeza?

  • Tranquiliza a la víctima.
  • Revisa a la persona afectada para saber si tiene lesiones en otras partes del cuerpo. La preocupación por la herida en la cabeza podría hacer que se ignoren otras que también requieren atención.
  • Si el golpe no ocasionó sangrado, aplica compresas frías o hielo para bajar la hinchazón; de cualquier forma, es probable que haya inflamación (chichón), pero la baja temperatura ayudará a calmar el dolor.
  • En caso de sangrado, aplica presión directa en la herida con un vendaje limpio durante 15 minutos; si el fluido empapa el paño, coloca más lienzos.
  • Utiliza guantes u otro tipo de protección para evitar contacto directo con la sangre y prevenir el contagio de enfermedades.
  • En heridas pequeñas, lava la superficie con agua y jabón una vez que el sangrado se haya detenido o reducido; luego, cubre la lesión con gasa limpia y vendajes.
  • Si una cortadura es profunda, continúa sangrando o los extremos de la piel no se unen con facilidad, intenta cerrarla con vendoletes (pedacitos de cinta adhesiva cortados en forma de “moño”) mientras trasladas al paciente al servicio médico o pides ayuda al personal de emergencias. Esto puede acelerar la curación, reducir el riesgo de infección y minimizar el tamaño de la cicatriz.
  • Llama al servicio médico de inmediato si el afectado sufre pérdida de conciencia, presenta área hundida o esponjosa en la cabeza (fractura) o hay fragmentos de huesos visibles; también cuando percibas salida de sangre o fluido de color claro a través de oídos o nariz.

¡Precaución!

  • No apliques hielo directamente sobre la piel, podrías dañar los tejidos; mejor, colócalo dentro de un paño limpio antes de utilizarlo.
  • Evita ejercer presión en heridas con lienzos o paños sucios para detener la hemorragia.
  • Jamás debes mover al paciente si existe la sospecha de que se ha lastimado la columna vertebral.
  • Evita presionar el cráneo en caso de fractura, así como elevar las piernas del lesionado si hay hemorragia.
  • No permitas que una persona con lesión mediana o severa en la cabeza, realice deportes de contacto (futbol, futbol americano, béisbol, básquetbol o voleibol, por ejemplo), al menos, hasta que un profesional de la salud la haya examinado a fondo.

Medidas de prevención

Es preciso vigilar la evolución del herido durante las primeras 24 horas después del accidente o impacto (incluso por la noche), para identificar indicios de lesión interna grave que no se hubieran detectado y ameriten ayuda especializada.

Muchas lesiones y golpes en la cabeza pueden evitarse a través si:

  • Utilizas cinturón de seguridad cuando viajes en automóvil u otro vehículo; además, los niños deben emplear asientos de seguridad.
  • Usa casco para las siguientes actividades: andar en bicicleta o motocicleta, patinar, andar a caballo o esquiar.
  • Evita correr en pisos resbalosos.
  • No practiques clavados en aguas poco profundas o zonas que no conozcas.
  • Si tienes armas de fuego en casa, guárdalas descargadas y en un lugar cerrado con llave; almacena las municiones en un sitio distinto.

¿Cuándo acudir al médico?

  • En caso de que la persona se desmaye en cualquier momento después de haberse lesionado, cambia su estado de ánimo abruptamente o no recuerda haberse lastimado.
  • Al percibir que la víctima habla de manera extraña, es decir, repite las mismas preguntas una y otra vez, o tiene dificultad para decir su nombre, dirección, edad, fecha y lugar donde se encuentra.
  • Si la vista borrosa no se quita después del primer minuto o se observan cambios considerables en el tamaño de las pupilas.
  • Cuando la persona tiene debilidad o entumecimiento de un lado del cuerpo, o bien, sufre dolor de cabeza muy fuerte.
  • En caso de que al afectado sufra vómitos después de las primeras dos horas de haberse lesionado, o si los vómitos violentos no desaparecen después de los primeros 15 minutos; también si sufre ataques o convulsiones.
  • Al observar desgano, sueño más profundo de lo normal y dificultades para despertar.
  • Si después de golpearse la cabeza, a la persona le sale sangre o líquido transparente de los oídos y/o nariz.
  • Cuando no es posible detener una hemorragia o es necesario coser una herida.

Consulta a tu médico.

descarga este artículo en PDF