Centro de Salud Infantil / Prevención

Abusadores sexuales, identifícalos y aleja a tus hijos

Ingresar a nueva escuela, convivir con desconocidos y hacer amigos son retos que los niños deben superar pero, ¿estás preparado para evitar el abuso infantil? ¿Sabes cómo es un pederasta?

 

Abuso sexual de niños

Proteger a los hijos de los abusadores sexuales es un deseo que los padres comparten, sin embargo no todos saben hacerlo, pues ignoran cómo identificar a un pederasta, especialmente si tomamos en cuenta que muchos parecen encantadores o personas amables, por ello difícilmente se podría sospechar que representan grave peligro para un niño o niña.

Para conocer los rasgos de los pederastas, toma la siguiente información como una guía:

  1. No existe una característica física, profesión o tipo de personalidad que compartan todos los abusadores de niños; al contrario, pueden pertenecer a cualquier sexo o raza, además sus preferencias religiosas, ocupaciones y pasatiempos son sumamente variados.
  2. Los abusadores sexuales suelen ser atentos, muy agradables y se esfuerzan por resultar simpáticos a los niños.
  3. Si quieres saber cómo es un pederasta, tomo en cuenta que, por lo general, se trata de personas conocidas e, incluso, familiares: padres, abuelos, tíos, primos, padrastros; algún maestro, entrenador, vecino, sacerdote o amigo de confianza. Según estadísticas, en más de 90% de casos de abuso sexual infantil, la víctima ha estado en contacto con su agresor de alguna manera.
  4. Uno de los principales rasgos de los pederastas es que siempre están buscando pretextos para pasar tiempo a solas con niños, los llenan de regalos o hablan de tener una relación "especial" con determinado pequeño.
  5. Para saber cómo identificar a un pederasta también es importante señalar la diferencia con un pedófilo. El primero comete abuso sexual de niños, mientras que el segundo únicamente siente atracción erótica hacia ellos, es decir, no siempre lleva a cabo un abuso sexual infantil.
  6. La mayoría de abusadores sexuales son hombres (independientemente de si sus víctimas son de género masculino o femenino) que sufrieron algún tipo de violencia en su pasado (ya sea física o sexual), o bien, padecen alguna enfermedad mental, por ejemplo, trastorno del estado de ánimo o de la personalidad.
  7. Ya sean homosexuales o heterosexuales, los hombres tienen la misma probabilidad de ser abusadores. En cuanto a mujeres abusadoras, se sabe que tienden a lesionar más niños que niñas.
  8. El comportamiento de los pederastas suele incluir marcado interés  en los niños y desinterés por los adultos, o bien, tienen empleos que les permiten estar cerca de los pequeños.
  9. Otro de los rasgos de los abusadores sexuales es el grooming, este término se refiere al proceso que el potencial abusador emprende para ganar la confianza de un niño y, a veces, también de los padres. A lo largo de meses o años, el abusador se convierte en un amigo de confianza de la familia, ofreciéndose a cuidar a los niños, llevarlos de compras o de viaje. Muchos de los agresores no abusarán de un niño hasta haberse convertido en alguien de confianza.
  10. Los abusadores de niños buscan pequeños vulnerables a sus tácticas, porque carecen de apoyo emocional o no reciben suficiente atención en casa, de ahí que a menudo intentan convertirse en la figura “paterna” para el infante. Incluso, algunos se aprovechan de los hijos de padres solteros que no pueden supervisarlos con mucha frecuencia.

Cómo hablar con los hijos del abuso sexual

Además de que conozcas el comportamiento de los pederastas, la seguridad de tu hijo también depende de la información que le brindes y para ello:

Saber cómo hablar con los hijos del abuso sexual es indispensable, ya que el tema forma parte de las reglas generales de seguridad de la familia.

Síntomas de abuso sexual

Es muy importante conocer las señales de advertencia que los niños muestran cuando han sido agredidos por abusadores sexuales.

Por ejemplo, si el pequeño o pequeña actúa de forma distinta, aborda el problema para averiguar qué está pasando y pregúntale con frecuencia cosas acerca de su día, sus actividades en la escuela o con los amigos.

Asimismo, si tu hij@ tiene pesadillas y no hay explicación para ellas, o si tiene cambios de humor o desarrolla un nuevo o inusual temor hacia ciertas personas o lugares, esos podrían ser síntomas de abuso sexual.

Si tu hij@ te dice que se siente incómod con alguna persona en especial, eso es suficiente para protegerlo y alejarlo de ella, no importa si se trata de un reconocido miembro de la escuela, del grupo de amigos de la comunidad o parece incapaz de cometer abuso sexual de niños.