Brucelosis, enfermedades de los animales en lácteos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Brucelosis, cuando los lácteos atacan

Jueves 20 de abril del 2017, 10:25 am, última actualización

Muchas enfermedades se generan a partir del consumo de alimentos, principalmente porque están en descomposición, pero en otros casos ni apariencia ni sabor denotan que pueda haber problemas, como sucede con la brucelosis, oculta en lácteos y derivados.

Brucelosis, cuando los lácteos atacan

Se reconoce como zoonosis a aquellas enfermedades de los animales transmitidas en forma accidental al ser humano. Dentro de esta categoría se ubica la brucelosis, padecimiento infeccioso cuyos agentes causales son diferentes especies de bacterias del género Brucella presente en vacas y cabras, principalmente, por lo que la forma más común de trasmisión es a través de la ingestión de su carne o de leche, queso fresco, mantequilla, crema y otros derivados no pasteurizados.

No obstante, también cerdos y ovejas son portadores del dañino microorganismo que se aloja en secreciones y excrementos, por lo que la contaminación al hombre puede ocurrir por contacto con carne o placenta de animales infectados; de este modo, los grupos en riesgo de contraer la enfermedad son trabajadores de rastros, carniceros, granjeros y veterinarios. Cabe destacar que los gérmenes pueden penetrar al hombre a través de mucosas lesionadas o por las vías respiratorias, aunque la piel es la entrada más frecuente en el medio rural, ya que basta una lesión para que se abra la puerta a los gérmenes dañinos.

Recurrente en mujeres, peligrosa en hombres

Las estadísticas indican que la brucelosis es más frecuente en mujeres de cualquier edad, pero que los daños a largo plazo pueden ser más peligrosos en el hombre.

Una vez dentro del organismo humano, las brucellas pueden estar entre 5 días y 2 semanas sin causar molestias, pero al paso de este tiempo habrá:

  • Escalofríos y fiebre, con elevación por las tardes.
  • Dolor de cabeza muy intenso, además de muscular y articular.
  • Estreñimiento y vómito.
  • Falta de apetito, pérdida de peso y debilidad.
  • Aumento de tamaño del bazo, hígado y ganglios linfáticos.

Es común que estos síntomas de brucelosis desaparezcan por unos días, pero que reaparezcan pronto, siguiendo este patrón durante varios meses. Quienes reciben atención oportuna suelen recuperarse en 2 ó 3 semanas, pero puede haber complicaciones serias, como:

  • Infección del sistema nervioso central (meningoencefalitis).
  • Inflamación de testículos (orquitis) y de la vesícula biliar (colecistitis).
  • Lesiones articulares.
  • Acumulación de pus en hígado (absceso hepático), limitando su funcionamiento.

Tratamiento

Para reconocer con exactitud al microorganismo causante de los síntomas de brucelosis, el médico deberá solicitar un estudio especializado al laboratorio (llamado prueba de aglutinación para Brucella), de manera que se aísle al germen de la sangre u otros tejidos. Una vez determinado, se procederá a la administración combinada y prolongada de antibióticos para evitar recaídas.

¿Cómo prevenir? Desde finales del siglo XIX se observó que la leche participaba en la difusión de importantes enfermedades, ya que en ella se aloja gran variedad de microorganismos dañinos, de ahí que el científico francés Louis Pasteur se preocupara por crear un método que pudiera eliminarlos para de esta manera disminuir los riesgos de contraer enfermedades.

La técnica se denominó pasteurización, y consiste en elevar a grandes temperaturas cualquier líquido (no sólo la leche) y bruscamente enfriarlo, de manera que los gérmenes patológicos mueren. El método es aplicado aun en nuestros días, empleando maquinaria de alta tecnología por la industria alimentaria, por lo que se recomienda consumir únicamente productos que garanticen haber pasado por este proceso.

Ahora bien, es importante que los animales infectados se sacrifiquen en cuanto se detecten, así como aplicar vacunas a las crías de cerdos y cabras, pues son altamente susceptibles de contaminación. Sirva como acotación que las vacunas para el ganado no son aplicables a las personas.

Como parte del proceso de comercialización, el transporte de lácteos hacia las zonas urbanas ha contribuido a la diseminación de la brucelosis, por lo que hay que extremar precauciones en cuanto a la elección de los productos que vamos a comer o beber, principalmente en los niños, quienes son altamente consumidores de leche por su alto valor nutricional.

SyM - Lido Coronado

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Abuso sexual, también en la escuela


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore