Mal aliento - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Mal aliento

Viernes 18 de marzo del 2016, 12:40 pm, última actualización

Aproximadamente 80% de los casos de mal aliento son atribuidos a la presencia de gérmenes que fabrican gases azufrados, pues se ha comprobado que en pliegues de lengua y espacio entre dientes y encías anidan miles de bacterias llamadas anaerobias (no requieren oxígeno para vivir), las cuales descomponen proteínas y carbohidratos contenidos en alimentos, sangre, secreciones mucosas y células muertas del interior de mejillas produciendo gases pestilentes, como sulfuro de hidrógeno y metil mercaptano.

Mal aliento, Halitosis, Higiene bucal
Mal aliento

Lo anterior suele presentarse al no seguir adecuada y constante higiene bucal (tres veces al día o después de ingerir algún alimento), ya que ello permite que las bacterias se alimenten de los restos de comida y la descompongan; a esto se suma el hábito de fumar, que además de causar mal aliento lesiona a las encías. Dichos factores promueven el desarrollo de ciertos padecimientos, los cuales tienen en común la halitosis o mal aliento, entre ellos se encuentran:

  • Caries. Proceso infeccioso que destruye paulatinamente a los dientes.
  • Cálculo. Ocasiona inflamación de encías y pérdida de dientes.
  • Disminución de la saliva. Hay personas que tienen tendencia a padecer sequedad en la boca debido a administración de algunos medicamentos (por ejemplo, antihistamínicos), beber poca agua, respirar a través de la boca, roncar, padecer estrés y tener edad avanzada.
  • Gingivitis. Infección del tejido que da soporte a las piezas dentales que se manifiesta con inflamación crónica, irritación y sangrado.
  • Enfermedad periodontal. Se extiende hasta la pulpa de dientes y muelas, lo que causa hemorragias, enrojecimiento y dolor de encías, sensación de que éstas se tornan fláccidas, secreción de pus y pérdida de piezas dentales.

Cabe destacar que muchas veces el mal aliento es ocasionado por el consumo de ciertos alimentos y líquidos, por ejemplo, ajo, cebolla, pescado, leche, huevo, condimentos, col, brócoli, café y alcohol, ya que estos comestibles contienen sustancias olorosas que recorren el sistema sanguíneo y se terminan exhalando por la boca.

A su vez, las dietas rigurosas o denominadas "de hambre" también ocasionan halitosis debido a que dan lugar a un estado conocido como ketosis, que se caracteriza por inducir la producción de ácidos en la sangre debido a que el organismo no recibe adecuado aporte de carbohidratos y tiene que recurrir a las grasas almacenadas en el cuerpo para obtener energía.

Pero eso no es todo, ya que el estómago también llega a tener cierta participación, pues hay quienes sufren tránsito gástrico muy lento, es decir, el proceso de degradación y aprovechamiento de los alimentos tarda más de lo normal, por lo que las bacterias causantes de gases y olores desagradables permanecen en la zona estomacal durante más tiempo. Lo mismo sucede cuando no hay suficiente ácido gástrico, el cual colabora en el proceso digestivo.

Otras causas del mal aliento incluyen algunos padecimientos, como diabetes, mal funcionamiento del hígado, enfermedades pulmonares y respiratorias, (sinusitis, inflamación de amígdalas, neumonía o desviación del tabique), trastornos en riñones, gastritis, colitis, úlceras, regurgitación o reflujo del alimento del estómago hacia el esófago. Además, hay casos crónicos originados por alteraciones locales, el caso más común es cuando alguien tiene las amígdalas con criptas, es decir, pequeños orificios en los que se acumulan restos de alimentos que suelen entrar en estado de descomposición.

¿Qué hacer?

Para percatarse si se padece halitosis es recomendable preguntárselo a personas de confianza, esto se debe a que las fibras sensitivas del nervio olfativo (localizadas en la parte superior de la nariz) se acostumbran a los olores, por lo que es casi imposible percibir los aromas propios. Una vez que se tienen signos de mal aliento, el diagnóstico final lo proporciona un aparato llamado halímetro, el cual detecta y mide la emanación oral de gases volátiles azufrados.

Si el resultado es positivo, se sugiere como primera medida practicar higiene bucal exhaustiva, misma que incluye el cepillado regular de dientes y encías, uso de enjuagues bucales con acción bactericida, hilo dental y limpieza de lengua; siempre se debe recurrir a lo anterior después de consumir alimentos. Si se usa prótesis dental y puentes removibles deben ser lavados y desinfectados de acuerdo con las recomendaciones del odontólogo, especialista al que debe visitarse cada 4 ó 6 meses para que vigile la salud bucal y realice limpieza profunda con aparatos y soluciones especiales.

También es necesario procurar el consumo de productos naturales con gran contenido de clorofila, como perejil, espinaca y cilantro, y evitar en lo posible ajo, cebolla y condimentos. Asimismo, para estimular la producción de saliva puede recurrirse a la masticación de chicles sin azúcar, hacer cinco comidas ligeras al día y beber de 2 a 3 litros de agua.

Al detectarse el mal aliento lo mejor es acudir al odontólogo, ya que proporcionará diversas medidas para solucionar el problema; en caso que la causa sea alguna enfermedad, remitirá al paciente a otro especialista que la pueda tratar, pero siempre valorando los problemas bucales e instruyendo sobre higiene bucal adecuada

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Abuso sexual, también en la escuela


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore