Vendajes, vendas para lesiones y torceduras - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Vendajes

Lunes 19 de junio del 2017, 11:15 am, última actualización

Los vendajes son tiras de tela u otros materiales para envolver una extremidad y/o otras partes del cuerpo lesionadas, es decir, que hayan sufrido heridas (protegen contra posibles infecciones), fracturas, esguinces y luxaciones, además de que ayuda a controlar hemorragias

Vendas, Vendajes, Heridas, Fracturas, Quemaduras

En casi todos los casos se emplean compresas o apósitos, los cuales son almohadillas de gasa o de tela que pueden ser colocados directamente sobre la herida para absorber sangre y otros fluidos.

Las vendas varían en tamaño y en calidad del material, siendo las más utilizadas:

  • Vendas de gasa. Rollo de algodón suave, poroso y ligero que se amolda fácilmente a cualquier contorno.
  • Vendas elásticas adhesivas porosas. Proporciona un soporte firme y una compresión en el tratamiento de torceduras, sujeción de vendajes y otras lesiones. El adhesivo permite que la piel transpire y el sudor salga aun cuando las capas se superpongan.
  • Vendas elásticas de algodón. Se utilizan cuando se necesita una compresión suave en el vendaje
  • Vendas de algodón. Se emplea como protección antes de un enyesado; evita roces e irritaciones, así como que el vello se adhiera al yeso impidiendo así molestias y comezón.
  • Vendas de papel. Se utiliza encima del algodón para evitar que se endurezca o se pegue al yeso.
  • Vendas de yeso. Es una venda de algodón impregnado en yeso, para una inmovilización asegurada.
  • Venda triangular. Generalmente es de tela resistente y su tamaño varía de acuerdo al sitio donde vaya a vendar; por su forma se puede utilizar en diferentes partes del cuerpo, ya sea doblada o extendida o bien como cabestrillo (se explica adelante).

¿Qué hacer?

Hay distintas formas para colocar una venda, pero por el sitio en el que se llevan a cabo las más utilizadas son: 

  • Cabestrillo. Se utiliza para sostener a mano, brazo o antebrazo en caso de heridas, quemaduras, fracturas, esguinces y luxaciones. Para colocarlo, pon el antebrazo de la víctima ligeramente oblicuo, es decir, que la mano quede más alta que el codo; ubícate detrás de la víctima y coloca la venda triangular extendida, lleva el extremo inferior de la misma hacia el hombro del brazo lesionado; amarra los dos extremos de la venda con un nudo hacia un lado del cuello (de preferencia del costado en el que se ubica la lesión), nunca sobre los huesos de la columna vertebral; deja los dedos descubiertos para controlar color y temperatura.
  • Vendaje para codo o rodilla. Se le identifica también como en ocho o de tortuga. Con la articulación semiflexionada, se efectúan dos vueltas circulares en el centro de ésta, para proseguir con cruzados en “8”, de forma alternada sobre brazo y antebrazo, o pierna y muslo. No debe inmovilizar totalmente la articulación.
  • Vendaje para tobillo o pie. Comienza con dos vueltas circulares a nivel del tobillo, luego varias vueltas en 8 que abarquen alternativamente pie y tobillo, para terminar con dos vueltas circulares a la altura de este último y la fijación de la venda
  • Vendaje para mano y dedos. Se inicia haciendo dos vueltas circulares a nivel de la muñeca, en seguida se lleva la venda hacia el dedo, donde se efectúan 2 vueltas hacia la punta del dedo y se regresa hacía atrás, que son fijadas con dos circulares a nivel de la base del dedo; siguen varias espirales en “8” entre éste y la muñeca, para acabar con dos circulares de fijación a nivel de esta última.

Vendajes para manos

  • Vendaje para el ojo. Su utiliza cuando el globo ocular debe estar protegido por un apósito. Inicia dando dos vueltas circulares a nivel de frente sujetando el borde superior de la compresa; luego se dirige la venda hacia el ojo afectado, se tape a éste y se pasan las vendas por debajo de la oreja del mismo lado; la maniobra se repite tantas veces como sea necesario para cubrir completamente el ojo.
  • Vendaje para la cabeza o capelina. Para efectuarlo se precisan dos vendas, con una de ellas se efectúan dos vueltas circulares en sentido horizontal alrededor de la frente, procurando que la última cubra la punta de la otra, la cual se hará pasar desde las sienes a la mandíbula y luego subirá por el lado opuesto al que se inicia el proceso. Se vuelve a efectuar una circular a la altura de la frente con la primera venda, de modo que quede aprisionando el cabo inicial de la segunda. Cuando el apósito que protege alguna herida sea cubierto y asegurado, se fijan ambas vendas empleando ganchillos para ese fin.

Evita

  • Realizar maniobra alguna si no tienes idea de cómo hacerlo, ya que puedes complicar la situación del afectado.
  • Perder la calma; esto puede desesperar a la persona que está atendiendo.
  • En lo posible, no cubras los dedos de las manos o de los pies.
  • Tocar las heridas con las manos sucias, boca o cualquier otro material sin desinfectar.
  • Lavar heridas profundas o por fracturas expuestas; únicamente cúbrelas con apósitos estériles y dirige de inmediato al afectado al médico.
  • Tocar los coágulos de sangre.
  • Coser una herida, pues esto es asunto de un médico.
  • Poner algodón absorbente o tela adhesiva directo sobre heridas o quemaduras.
  • Vendar una articulación en extensión, porque al doblarlo se dificulta su movimiento.
  • Aplicar vendajes húmedos, demasiado flojos o apretados.

Recuerda

  • Mantener la calma, tranquilo y sereno.
  • Aleja a los curiosos, pueden inquietar más al lesionado.
  • En caso de apósito, emplear gasa esterilizada siempre que sea posible.
  • Utilizar la venda más adecuada para los fines del vendaje, es decir, venda angosta para envolver una mano o muñeca, mediana para un brazo o tobillo y ancha para la pierna.
  • Iniciar el vendaje sosteniendo el rollo de la venda en una mano y la punta en la otra; no desenrolle de manera excesiva la venda.
  • No comenzar ni terminar el vendaje directamente sobre una herida o un área en la que sea probable que el paciente ejerza presión, por ejemplo, cara posterior del muslo.
  • Iniciar el vendaje desde el punto más lejano al corazón (porción distal) hacia el más cercano a éste (proximal) y de la interna a la externa; con ello se pretende evitar la acumulación de sangre en la zona vendada. Por ejemplo, si el vendaje es en el brazo comience por la mano hasta llegar al codo o axila, según sea necesario.
  • Vendar de manera uniforme y firme; la tensión y la presión deberán mantenerse iguales durante todo el proceso.
  • En caso de apósito, cubrir prolongando el vendaje unos centímetros más en cada extremo.
  • Dejar los extremos distales de la zona vendada libres, para poder comprobar la fluidez sanguínea, movilidad y sensibilidad; las señales de mala circulación son adormecimiento y hormigueo de la zona.
  • Antes de iniciar el vendaje, se colocará la zona afectada en la posición en la que debe quedar una vez vendada.
  • Durante la colocación del vendaje se cubrirán con algodón los salientes óseos y las cavidades naturales, como axilas o ingles.
  • El extremo final de la venda se puede sujetar por distintos sistemas:
    • Con un pasador o un lienzo.
    • Cortando la venda por la mitad y uniendo los extremos mediante un nudo.
    • Doblando la venda hacia atrás en dirección opuesta a la que se llevaba.
    • Cuando se llega al punto en el que se ha realizado el doblez, se hace un nudo con el cabo suelto de la venda.
    • Utilizando un ganchito especial para este fin.

Cuándo acudir al médico

  • Cuando se trate de una herida profunda o haya fractura expuesta, envenenamiento, ausencia de pulso, conocimiento y/o respiración.
  • Después de examinar la circulación en el área debajo del vendaje y encuentre la piel en un tono azuloso o pálida, o puede sentirse fría.
  • Cuando la hemorragia no se puede contener, o siendo lenta, dura más de 4 a 10 minutos.
  • En caso de cuerpo extraño en la herida que no se desprende fácilmente con el lavado.
  • Si la herida es ancha y larga y necesita ser suturada, o bien si ha sido contaminada con polvo, tierra u otro elemento.
  • Si se han cortado tendones o nervios (particularmente heridas de la mano).
  • Si se trata de mordedura (animal o humana).
  • Ante cualquier lesión en los ojos.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Peligros de la automedicación en niños


Ver más...

El ponche mexicano contiene tantos nutrientes (minerales, vitaminas y calorías), que se ha incluido en la dieta de los astronautas que habitan la Estación Espacial Internacional.




Comscore