Tratamiento con Homeopatía para toda la familia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Homeopatía y familia van de la mano

Lunes 06 de marzo del 2017, 10:28 am, última actualización.

La Homeopatía ofrece respuestas a los problemas de salud de toda la familia de cualquier persona, sin importar género o edad, y por ello el especialista en esta terapéutica tiene la capacidad para convertirse en su médico de cabecera.

Homeopatía y familia van de la mano
Homeopatía y familia van de la mano

Uno de los aspectos más distintivos de la Medicina homeopática consiste en la capacidad de evaluar y atender al ser humano de manera global, por lo que en vez de enfocarse únicamente en el combate de síntomas y dolencias, se dedica a conocer al paciente como una persona íntegra. Para lograrlo, profundiza en su personalidad, descubre cuál es su desempeño laboral y, por supuesto, analiza su interacción con el grupo social con que mantiene una relación más estrecha: la familia.

En efecto, la llamada célula de la sociedad es determinante para gran parte de las condiciones de salud de cada individuo, de modo que los especialistas en Homeopatía no pierden de vista los intercambios que se establecen al interior de este grupo e, incluso, en ocasiones piden la colaboración de padres, hijos, pareja o abuelos en la terapia, o bien, asumen el rol de médico familiar.

Al respecto, la Dra. Claudia Díaz Ledezma, médica cirujana por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, en el Distrito Federal) y especializada en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN, también en la Ciudad de México), explica que “es común que una persona acuda con nosotros por recomendación o por curiosidad; luego, como le complacen los resultados que obtiene y le agrada mucho que la relación entre médico y paciente sea más horizontal, de tú a tú, desea compartir esto con sus familiares y por eso los refiere con nosotros. De ahí que muchas veces no sólo atendemos a un paciente, sino a todos sus seres queridos”.

La entrevistada comenta que hay ocasiones en que sólo una persona acude a consulta, pero lo hace acompañada de otras de todas las edades (hijos, papás, abuelos), y esto permite que poco a poco se formen vínculos fuertes entre el médico y toda una familia.

Mayor compromiso

Es innegable que atender a todos los integrantes de una familia tiene ventajas notables para el médico homeópata ya que, por ejemplo, puede contar con registro completo y abundante de la historia grupal; no obstante, esto también implica mayor responsabilidad.

Explica la Dra. Díaz Ledezma: “tenemos que prepararnos muy bien, a conciencia, y actualizarnos sobre el diagnóstico y los padecimientos de cada grupo de edad. Nuestra situación es diferente a la del pediatra, que se especializa en niños; el geriatra, que sólo se enfoca en los adultos mayores; el ginecólogo, que atiende a las mujeres, o el obstetra, que sólo da tratamiento a embarazadas”.

La entrevistada, que también cuenta con diplomado en Homeopatía de México, A.C. y es psicoterapeuta egresada del Instituto de Psicoterapia Gestalt (hoy Universidad Gestalt de América) con subespecialidad en terapia de pareja y sexualidad, reconoce que la especialización tiene puntos a favor o en contra: por un lado, se puede ser más específico en el diagnóstico y la atención, pero por otro se pierde contacto con la totalidad del paciente, su familia y la gente de diferentes edades.

Así, abunda, los médicos que aplican la terapéutica creada por Samuel Hahnemann “debemos saber cómo se comunica cada grupo de edad y tener la habilidad para estar al nivel del niño, el adolescente, el abuelito y la mujer o el hombre adultos”.

Por otra parte, la Dra. Claudia Díaz explica que una relación duradera del médico con una familia exige particular atención. “Tenemos que mantenernos alerta porque conocer a nuestros pacientes durante años no significa que no podamos equivocarnos; al contrario, podríamos confiarnos en determinado momento y confundir un conjunto de síntomas, de modo que debemos trabajar para evitar ese tipo de errores”.

No existe una “fórmula mágica” para lograrlo sino que, opina la entrevistada, “el secreto radica en que siempre tenemos que aprender más, actualizarnos. En mi caso, precisamente el contacto con la gente me hizo ver que además de la carrera de Medicina y la especialidad en Homeopatía, necesitaba más conocimientos. Por eso, para ofrecer mejor atención, estudié Psicología como segunda licenciatura y me he dedicado a tomar varios diplomados”.

¿Personas o familias enfermas?

A pregunta expresa, la especialista adscrita a la Asociación Nacional de Médicos Homeópatas Cirujanos y Parteros en el Distrito Federal Dr. Mateo Rubio Septién indica que, en efecto, hay ocasiones en las que el médico homeópata debe involucrar a los familiares, pues algunos padecimientos requieren la intervención de otras personas de esta célula social.

En tal situación encontramos la atención de los trastornos de la alimentación, cáncer, adicciones y varios padecimientos psicológicos, como depresión. Por suerte, los medicamentos homeopáticos pueden ser empleados por personas de diferentes edades y son útiles tanto para tratar problemas físicos como de la esfera emocional, de modo que ayudan a manejar emociones como tristeza, decaimiento o carácter explosivo.

“Hay ocasiones en las que no hablamos de una persona enferma, sino de una familia enferma. Si observamos el caso del alcoholismo es muy probable que sólo un individuo manifieste el problema con la bebida, pero sin duda afecta a su pareja y a los hijos, y más si hay actos de violencia”, detalla la Dra. Díaz Ledezma.

Otros casos que ejemplifican este hecho son “los pacientes con anorexia y bulimia, que suelen ser mujeres adolescentes, pero sin duda los padres deben involucrarse, porque también tienen que ver con estos trastornos, cuyo origen está en heridas emocionales que se generan en la niñez. El cáncer también nos muestra esta relación y debe llamar la atención de los especialistas sobre lo que le ocurre a los familiares; conocí el caso de un hombre que murió por esta causa, y a raíz del impacto emocional su hija desarrolló otra enfermedad”.

A pesar del alcance y versatilidad de la Homeopatía, la entrevistada señala que es muy importante que el médico especializado en este sistema médico terapéutico reconozca sus límites y encauce a quienes lo requieren con otro especialista.

“Mucha gente cree que no nos apoyamos en estudios o en otras disciplinas, pero muchas veces pedimos exámenes de laboratorio o de imagen, o dirigimos al paciente al cirujano, al psicólogo, al traumatólgo o, en ciertos casos, a los servicios de urgencia. Esto debe ser parte de nuestra preparación”, sentencia la experta.

Finalmente, redondea la Dra. Claudia Díaz, el médico homeópata tiene la capacidad y los conocimientos para crear buenos lazos con sus pacientes y beneficiar a toda la familia, y no debe olvidar que esto representa mayor compromiso y preparación constante. “Es importante que hagamos nuestro mejor esfuerzo para cometer el menor número posible de errores, y cuando caigamos en uno tenemos que ser muy honestos y decirlo”.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Infantil

Abuso sexual, también en la escuela


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore