Adicción a la adrenalina en deportes extremos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Adrenalina o… ¡adicción al peligro!

Martes 06 de diciembre del 2016, 04:35 pm, última actualización.

La adrenalina suele asociarse a los llamados deportes extremos o actividades físicas de alto riesgo, como el bungee. Pero, en realidad, se trata de hormona que cumple funciones específicas muy importantes.

Deportes extremos, Exceso de adrenalina, Adición la peligro
Adrenalina o… ¡adicción al peligro!

Conducir un auto a gran velocidad, lanzarse en paracaídas, surfear bajo una tormenta y nadar entre tiburones son actividades fuera de lo común que tienen inusitado éxito debido al exceso de adrenalina que permiten segregar. Quienes las han vivido encuentran difícil explicar la sensación de enfrentar al peligro “cara a cara” y el deseo de repetir la hazaña. 

Cantidades normales vs. exceso de adrenalina

También llamada epinefrina, esta hormona fue aislada por primera vez por el químico japonés Jokichi Takamine y, desde entonces, diferentes estudios han señalado que cantidades normales de adrenalina en el cuerpo permiten el correcto funcionamiento de los triglicéridos (principal tipo de grasa en el cuerpo humano), así como el óptimo aprovechamiento de azúcares por parte del organismo. 

Cuando el cerebro percibe pánico o furia, ya sea real o potencial, envía señales a las glándulas suprarrenales (que forman parte del sistema endocrino y se localizan sobre los riñones), las cuales vierten en el torrente sanguíneo dos hormonas, adrenalina y noradrenalina, responsables de aumentar la presión arterial y la frecuencia del ritmo cardíaco, liberar el azúcar almacenada en el hígado y relajar ciertos músculos. 

Muchas veces no nos damos cuenta, pero las pupilas se dilatan para agudizar la visión, se erizan las raíces del cabello, las vías respiratorias se expanden para que entre más aire y la transpiración aumenta; asimismo, se mantiene el cuerpo frío y los músculos reciben más sangre por si hubiera necesidad de entrar en acción. 

Cabe mencionar que en algunos casos de emergencia, por ejemplo cuando las maniobras de reanimación no funcionan ante un paro cardiaco, la adrenalina se usa para restablecer el latido del corazón mediante inyección intravenosa. Por su parte, pacientes con asma suelen emplear medicamentos a base de esta hormona para abrir las vías respiratorias. 

Escenarios que amenazan la seguridad del individuo causan mayor producción de esta sustancia, obligando a escoger entre dos alternativas: escapar o enfrentar el peligro, reacciones que en múltiples ocasiones realizamos de forma distinta a como lo haríamos si tuviéramos la calma necesaria para decidir qué hacer, ya que el exceso de adrenalina disminuye el pensamiento racional, haciéndonos menos propensos a tomar en cuenta las consecuencias de nuestros actos. 

Así, el reto para quienes están conscientes de que enfrentan al peligro está en controlar el miedo y, de esa forma, ir en busca de lo desconocido. No obstante, el desafío puede convertirse en adicción a la adrenalina, ya que cada vez se necesitan dosis más fuertes para encontrar satisfacción bajo el pretexto de eliminar el estrés. 

Es aquí cuando la vida se pone en riesgo, pues aunque los deportes extremos son bastante seguros para poder disfrutarlos al máximo, la exigencia lleva al individuo a transgredir las fronteras de lo normal y desarrollar una especie de adicción al peligro

Actualmente se investigan los impulsos de esta motivación, pues cada vez son más los adictos a la adrenalina que viven en constante competencia con ellos mismos, más que con los demás, ya que se imponen retos más intensos. 

Otros deportes de menor riesgo son capaces de estimular al cerebro para que produzca dopamina, hormona responsable de la sensación de bienestar, pero es claro que jugar futbol los fines de semana no generará la misma sensación que amarrarse los pies a una soga de 30 ó 40 metros sujeta a la orilla de un puente y dejarse caer al vacío.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore