El arte de vivir en pareja, ¿cómo tener una relación saludable? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

El arte de vivir en pareja

Martes 20 de junio del 2017, 04:44 pm, última actualización.

Vivir en pareja se ha convertido en verdadera odisea, pues las responsabilidades laborales de ambos y el cuidado de los hijos arrebatan el tiempo que se quisiera pasar junto al ser amado. Sin embargo, no todo está perdido y, aun en este caos, la convivencia es posible.

Vivir en pareja, Relación en pareja saludable
El arte de vivir en pareja

Pareja, pilar institucional

Si lo vemos desde otro punto de análisis, también podemos afirmar que vivir en pareja se ha convertido en campo de batalla por los cambios sociales ocurridos en las últimas décadas. Por ejemplo, ahora podemos ver casos en que la mujer, convertida en competidora de alto nivel en el campo profesional, puede ser quien lleva la delantera en los ingresos familiares, lo cual, a pesar de la "nueva" mentalidad del género masculino, no deja de representar presión para quien tradicionalmente desempeña el papel de proveedor.

Sea como sea, y a pesar de que el índice de divorcios cobra alarmante notoriedad, hay quienes apuestan por la supervivencia de la pareja como institución en la que puede existir sana relación, donde el crecimiento sea igualitario y se aprenda que los conflictos pueden evitarse o enfrentarse en comunión.

"Acarreo" de creencias se refleja en la pareja

Por desgracia, uno de nuestros primeros problemas para comprometernos a realizar dicho trabajo empieza casi desde nuestro arribo a este mundo. "Desde la más tierna infancia, casi todos somos lastimados psicológicamente porque nos educan personas adultas que, a su vez, arrastran heridas emocionales que nunca pudieron sanar. Luego, nos ponen a competir a unos con otros en la escuela, donde siempre hay alumnos más inteligentes que nosotros, con mayor habilidad académica, y de nuevo somos lastimados".

Así lo explica Rubén Armendáriz Ramírez, experto en Programación Neurolingüística y Psicología Transpersonal, quien explica que "llegamos con este cúmulo de heridas emocionales a la universidad, donde también algún maestro severamente perturbado aporta su cuota de daño, y posteriormente aterrizamos en empleos donde muchas veces nos espera un jefe déspota, intolerante y que nos humilla, evidentemente herido en su sensibilidad humana. Para terminar con el cuadro, nos unimos a una pareja cuya historia emocional es igualmente dolorosa, de modo que los conflictos se multiplican".

Por si fuera poco, en otros aspectos de nuestra vida social también somos susceptibles a ser lastimados, como sucede cuando alguna palabra ofensiva, gesto, mirada o rumor social negativo es lanzado en nuestra contra, y a partir de estas heridas nos formamos una imagen de nosotros mismos que muchas veces es errónea.

Este panorama, dice el autor de Viviendo sin conflicto, genera una serie de heridas que se transforman en verdaderas barreras que nos impiden relacionarnos sanamente y que propician un proceso de separación, temor, resistencia, evasión y aislamiento.

Relación de pareja saludable y sin apegos

Armendáriz Ramírez revela secretos que pocos conocen, lo cual se explica porque la gran mayoría de los seres humanos seguimos patrones que nos hacen muy similares. Así, el también autor de La esencia de la felicidad y Un abrazo para el alma, señala que debemos aspirar a vivir con mente tranquila y clara, porque de esta forma podemos contemplar cómo la gran mayoría de nuestros problemas emocionales, incluidos los que tienen que ver con la pareja, carecen de motivo de existencia.

"Hay que conocernos para luego aprender a conocer a nuestra pareja", señala el autor, y establece que debemos sentir amor, pero sin apego, porque actuar de esta última forma significa que requerimos tener al otro. "La necesidad de posesión surge cuando tememos perder alguna propiedad, y si nos referimos a nuestra contraparte amorosa, sentimos miedo de que muera. Es en este preciso instante que el amor queda contaminado con nuestra necesidad, y lo que era armonía original se transforma en desesperación".

Entonces el afecto vuelve al mundo de todos los días y lo perdemos de nuestro corazón. El amor es suave, considera, y si no se prodiga de esta manera se torna tormentoso y difícilmente dura mucho tiempo, pues los sentimientos apasionados surgen del desequilibrio en la personalidad o de las presiones del entorno que generan inseguridad.

Vivir sin conflicto

Lo que establece Armendáriz Ramírez puede aplicarse a todas aquellas personas con las que convivimos, pero si nos enfocamos a la pareja vale la pena considerar las siguientes recomendaciones:

  • Tratar de hacer algo por ella o él, pero no por obtener reconocimiento, sino por amor.
  • Siempre que sea posible, ayudarle, pero sin empeñarse ni desgastarse en ello si no está al alcance. Primero hay que cuidar de uno mismo, la salud y necesidades propias, porque quien se siente mal, difícilmente puede ayudar a su pareja.
  • Nunca hay que tratar de ejercer control sobre la vida del otro, ni agredirlo o "corregirlo" con ataques que sólo causan controversias. Es mejor ayudar a crecer sin dominación ni violencia.
  • Debemos recordar que dar respiro a quien está al lado es dárselo a uno mismo.
  • De vez en cuando es necesario "cerrar las puertas" personales y tomar un descanso para tener momentos de autoexploración y reencuentro con el propio ser. Es muy positivo amar a la pareja, pero este sentimiento debe partir de la autoestima.
  • Es importante mantener independencia y recordar que todo individuo es valioso tanto solo como viviendo en compañía.

Para el experto en Programación Neurolingüística, vivir sin conflictos y establecer relación de pareja saludable y en constante crecimiento se logra a partir de que podamos quitarnos de encima toda clase de miedos, ansiedades, anhelos, deseos e ilusiones vanas. Nuestra vida se ha vuelto tan superficial, vacía y monótona que generalmente queremos escapar de aquello que repudiamos, pero no debemos huir, sino comprender lo que sucede en torno nuestro.

Si queremos comprender a la pareja y que ésta se sienta feliz con nosotros, abunda el especialista, "no debemos obligarla, forzarla, compararla ni negarla, sino observarla cuidadosamente, con ternura, calidad, afecto y con todos sus inconvenientes. Este camino se recorre a solas, para luego poder transmitirlo en la vida diaria".

Asimismo, lo más sano es que cada uno de nosotros reflexione si está preparado y desea vivir en pareja, porque quizá la independencia y privacidad son más importantes que una relación estable. Después de todo, no hay que perder de vista que vivir con alguien y proyectar el futuro significa gran compromiso.

"Puede vivir en pareja quien ha conseguido la unidad interior y no experimenta contradicciones marcadas; de lo contrario, su atención está bastante dividida y, por tanto, conflictuada", concluye el psicólogo.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore